Recoge tus cuchillos y vete

813
Vicente Lloret en la charla impartida recietemente en la UCH-CEU sobre salidas profesionales para Fisioterapia
Vicente Lloret en la charla impartida recietemente en la UCH-CEU sobre salidas profesionales para Fisioterapia

Así es como titula Vicente Lloret, nuestro colega y profesor asociado del Departamento de Fisioterapia de la UCH-CEU, una interesante disertación dirigida a nuestros estudiantes y futuros fisioterapeutas, siguiendo cierto símil gastronómico, ahora que esta materia es tan mediática… como también lo es nuestro amigo Vicente, autor del Blog “Diario de un Fisioterapeuta”

Vicente Lloret en su visita a la cadena SER con los fisioterapeutas Jesús Ramírz, Lirios Dueñas, Claudia Zilkens y José Ángel González
Vicente Lloret en su visita a la cadena SER con los fisioterapeutas Jesús Ramírez, Lirios Dueñas, Claudia Zilkens y José Ángel González

“En breve os convertiréis en profesionales de primera visita. Un paciente podrá entrar a vuestra consulta sin haber pasado necesariamente por otro profesional sanitario, haberse hecho una analítica, pruebas de imagen… y es posible que presenten patología severa, que atente contra sus vidas. Sois vosotros los que tendréis que identificar si ese paciente es candidato a recibir tratamiento de fisioterapia o si debe acudir a otro especialista. Tenéis una gran responsabilidad como fisioterapeutas y la diferencia entre desempeñar vuestro trabajo y desempeñar bien vuestro trabajo será la clave, entre otras cosas, de vuestra satisfacción laboral.

Hay que mantenerse actualizado, leer, estudiar y formarse de manera continuada. En el mercado formativo la oferta actual parece casi ilimitada. Es un negocio altamente lucrativo y por tanto aparecen semanalmente nuevos contenidos de dudosa calidad, impartidos por docentes sin apenas experiencia, repitiendo un discurso que han escuchado anteriormente y apenas han integrado o jamás han puesto en práctica. Cuidado con dónde gastáis vuestro dinero. Y digo gastar cuando en verdad debo decir invertir, puesto que vosotros sois la mayor inversión que podéis llevar a cabo. Invertid tanto como podáis en vuestro crecimiento profesional, esto es, en formación.

Pero no formación por formación. Tenéis que trabajar, tratar pacientes, enfrentaros a la realidad de la clínica, detectar vuestras debilidades lo antes posibles, exponeros ante los pacientes. Solo así podréis saber qué os suscita más interés, qué no se os da bien, en qué tenéis que centrar vuestra atención, qué es lo que veis con más frecuencia… y además es la mejor forma de aprendizaje. Lo que estudiéis, lo que practiquéis, como no lo repitáis con frecuencia, como no lo integréis a base de ser sistemáticos, metódicos, se os olvidará, será algo de poco valor. Necesitáis pacientes.

Tras recoger los cuchillos y salir de la academia, los puestos de trabajo a los que podréis optar con mayor frecuencia serán: locales de comida rápida o producción en cadena, donde da igual qué le pase al paciente, siempre se aplican los mismos tratamientos con distinto orden. Los bares y restaurantes donde sirven platos combinados. Allí tendréis más opciones aunque os ceñiréis a protocolos preestablecidos. Y por último la cocina de autor, mucho más personalizada, que no quiere decir que cada uno pueda hacer lo que le venga en gana según sople el viento, pero sí puedes permitirte conocer las expectativas de tu comensal, alergias, gustos, preferencias…

Un chef para el símil gastronómico de Vicente LLoret
Un chef para el símil gastronómico de Vicente LLoret

A la hora de presentar un currículum, el propietario de la clínica no se centrará  exclusivamente en cuánto habéis estudiado. La experiencia siempre es un grado. El 85% de vosotros acabará en la privada, así que es bastante factible que vuestra vida laboral transcurra en ese ambiente. Si no encontráis trabajo ya, id a una asociación, continuad vinculados a la clínica real, intentad ver tantos pacientes como podáis. Los necesitáis para evolucionar. No os quedéis parados. El movimiento, como profesión, es nuestro leit motiv. Sed un exponente de ello.

Cuando pones las noticias dan ganas de llorar. Siempre se escuchan historias grotescas de lugares remotos y hechos por suerte muchas veces infrecuentes. Parece que no pasa nada bueno y es por eso, creo, que iniciativas como Mr. Wonferful tienen tanto seguimiento. Y es que la situación de nuestra profesión en nuestro país es francamente desoladora. Con más de 50 universidades en España donde se imparte fisioterapia, cada año aparecen en un mercado saturado más de 5.000 nuevos fisioterapeutas. Es por esto que tenemos que tratar de no dejar llevarnos por la inercia de la profesión y aspirar a montar otra pequeña clínica más, y buscar alternativas con un valor añadido que nos hagan encontrar nuestro sitio en aquellos ámbitos donde todavía ni siquiera hemos comenzado a hacernos valer. Colegios, centros deportivos, artes escénicas, fábricas… pero no únicamente en un cubículo aplicando terapia manual. Trabajando en prevención, en promoción de la salud… pensad diferente.

Los que optéis por el autoempleo bien sea emprendiendo como clínica o los que decidan comenzar como autónomos, deben también formarse específicamente en gestión y no solo en aspectos únicamente técnicos. ¿Cuánto cuesta abrir diariamente mi centro? ¿Cómo fijo los precios de los diferentes servicios? ¿Qué implican los descuentos en mi cuenta de resultados?… y cuando hablamos de gestión, hablamos de tomar decisiones. ¿Cómo sé qué es lo que tengo que hacer con mis pacientes? En base a la información que recojo en mi anamnesis, las medidas de referencia de mi exploración física, aplico un tratamiento y revaloro para objetivar los cambios producidos por si hay que modificar la dirección de nuestro tratamiento. ¿Por qué no nos planteamos lo crítico que es tener capacidad para decidir en base a datos y no a suposiciones o creencias?

Tenéis una profesión que cambiará la vida de la gente. Somos nosotros los que nos imponemos los complejos relacionados con lo que la población espera de nosotros. Que si no tocamos a nuestros pacientes no vuelven, que lo que la gente espera cuando acude a fisioterapia es que le hagan un masaje y demás mitos aprendidos. Habrá gente que volverá a funcionar gracias a vuestra ayuda, que podrá volver a hacer cosas que había dado por perdidas, que mejorará sus capacidades, que aumentará su autonomía. La medicina es la ciencia que da años a la vida. La fisioterapia la ciencia que da vida a los años. Enhorabuena porque iniciáis un camino que posiblemente no es tan lineal como muchos pensaban antes de iniciarlo, pero en cada nuevo desafío tendréis la oportunidad de evolucionar y ayudar a que nuestra profesión evoluciones. Buena suerte.

Para los que quieran más información sobre el seminario de “salud empresarial” podéis hacerlo en el siguiente enlace: www.lafabricadelmovimiento.com

Escrito por: Vicente Lloret Vicedo

3 Comentarios

Dejar respuesta