Clase práctica de Derecho de daños (Parte II)

Hoy ha tenido lugar la segunda clase práctica de Derecho de daños. En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de contar no solo con la participación de Beatriz Selva sino también con la de su inseparable Álvaro Manzana. Como ya comente la semana pasada en el post “Clase práctica de Derecho de daños (Parte I)” es un placer contar con colaboradores como ellos en nuestras aulas. Ambos son abogados en ejercicio y antiguos alumnos de la CEU-UCH.

El caso propuesto en la sesión de hoy por Álvaro y Beatriz se refería a la SAP de Palencia 305/2012 en la que se discutía acerca de los daños producidos en un accidente de un camión que se estrella contra unos terneros que se cruzan con él en la carretera.

Igual que en el supuesto anterior hemos dividido a la clase en tres grupos: parte demandante, parte demandada y jueces. Los alumnos durante la primera hora de clase han tenido que estudiar el asunto en profundidad y preparar la defensa de cada uno de sus representados así como la prueba y los argumentos más adecuados para defender sus posturas.

Mediante este sencillo juego de rol los alumnos han podido vivir desde la propia experiencia qué se siente en la sala ya que en la segunda hora de clase han tenido que representar el juicio verbal.

En esta ocasión actuaban como parte demante (el camionero que se estrella contra las vacas) Juan Ignacio Font que nos ha convencido a todos de las secuelas morales que sufre desde el accidente pues desde entonces solo es capaz de soñar con vacas… Juan Ignacio ha asistido al juicio representado por el entusiasta y prometedor letrado Miguel Herráiz, que parecía que llevaba años dedicándose a la profesión.

Como parte demandada (representando a la entidad que gestionaba a la ganadería) Iván Martínez, que ha tenido que someterse al difícil interrogatorio del letrado de la parte contraria; y representándole el letrado Mario Cubells que pese a todas las adversidades que ha sufrido durante el juicio ha sabido dirigir a la perfección la defensa de su cliente.

Actuando como jueza cabe destacar la fantástica actuación de la alumna Natalia López que según sus propias palabras “estaba en su salsa” en el papel de su señoría. Ha dirigido el juicio a la perfección con las indicaciones y consejos de nuestros colaboradores Álvaro y Beatriz y finalmente ha acabado admitiendo la concurrencia de culpas y ha compensado la responsabilidad de las partes dictando una sentencia in voce perfectamente fundamentada.

Para dictar esta sentencia la jueza ha tenido que practicar la prueba aportada por las partes en la que había numerosa documental y también testifical.

Como testigos hemos contado con Álvaro Payá, vecino del dueño de la explotación agrícola que “lo vio todo” y con Martín Monrós como guardia civil de tráfico que intervino en el atestado.

Me gustaría para terminar agradecer a Beatriz Selva y a Álvaro Manzana su siempre activa colaboración con la Universidad. Entiendo que esta clase de actividades ayudan y mucho a nuestros alumnos, no solo porque es una manera de coger aire fresco frente a las muchas veces tediosas clases teóricas, sino porque de esta manera pueden vivir realmente el derecho y despertar su verdadera vocación. Y para ello es fundamental contar con profesionales como Álvaro y Beatriz. Gracias.

Por otro lado también quería agradecer su participación a los alumnos, todos y cada uno de ellos han trabajado mucho en estas dos sesiones que hemos realizado buscando pruebas, argumentos, preparando la defesa, a los testigos… Gracias también por vuestra participación e interés, espero que os haya servido de mucho la experiencia y deseo que en el futuro os vaya tan bien como a nuestros colaboradores de hoy.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.