Bienvenido, Keith. Abrimos nuestras aulas al mundo.

Quedamos con él unos minutos antes de que asista a su sesión de bienvenida como estudiante Erasmus+, así que decidimos invitarle a un café en nuestra cafetería para poder charlar con él tranquilamente. “A ver cómo sabe el café acá”, nos comenta con una sonrisa. Cierto, se nos había olvidado que el café es todo un símbolo nacional en su país natal, Colombia.

Para empezar, queremos hablar con él de su expectativas y motivaciones a la hora de elegirnos como destino Erasmus+. Luego ya le preguntaremos por el café.

Se llama Keith y viene de Bucaramanga, una ciudad que se encuentra casi en el centro de Colombia, bastante cerca de la frontera con Venezuela. Nos comenta que es una ciudad tranquila y con mucho ambiente universitario, y que él estudia en la Universidad Santo Tomás. Su carrera, Derecho. Y ahora en la Universidad CEU Cardenal Herrera para vivir una experiencia internacional que, esperamos, sea inolvidable.

Keith, frente a nuestra Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas

Keith, la primera pregunta que nos viene a la mente es: ¿cómo acaba un estudiante colombiano haciendo su Erasmus+ en el CEU de Valencia?

La verdad es que, desde que entré en la universidad allá en Colombia, ya supe que quería tener una experiencia internacional. Ya en la presentación de mi universidad, nuestra Oficina de Relaciones Internacionales nos informó de que los estudiantes, tras superar aproximadamente el 50% de sus materias, tenían la opción de realizar una estancia de internacionalización.

En mi sexto semestre me puse a buscar las diferentes opciones existentes. Y una cosa ya la sabía: quería Europa. Por supuesto, existía la posibilidad de hacer un intercambio con otras universidades de Latinoamérica, algo que incluso puede resultar más económico…pero no era lo que yo buscaba. Yo quería, como solemos decir allá, cruzar el charco.

Me hubiese gustado Francia, pero no hablo francés, así que comencé a buscar diferentes alternativas en España. Busqué fotos de las diferentes ciudades, visité los perfiles de las universidades, me fijé sus planes de estudios… y finalmente me decanté por Valencia. Además, tengo a una amiga que se graduó conmigo acá y creo que tener un conocido siempre es una ayuda extra.

Por otro lado, creo que el CEU de Valencia comparte valores muy similares a los de mi universidad en Colombia. Ambas son universidades privadas y tienen un perfil humanista muy marcado. Digamos que congeniaban y parecía la opción más lógica.

Nos comentabas antes que llevas 10 días en Valencia y que es tu primera experiencia en Europa. ¿Qué tal estos primeros días, qué impresión te estás llevando de nosotros?

Hasta el momento todo ha sido positivo. Al llegar a Barajas me encontré con un aeropuerto enorme y mucho movimiento de personas, pero ya en ese momento la gente fue amable. La gente es muy amable en general aquí en España: si buscas una dirección y preguntas, enseguida las personas sacan su móvil, abren Google Maps y te muestran tu camino.

Nada más sacar el carnet jove, por ejemplo, pues se me extravió y tuve que volver a la oficina a tramitarlo de nuevo. Me dijeron amablemente que no tenía que pagar nada, que ya lo había abonado la primera vez. Fue un gesto muy bueno por parte de los funcionarios.

Y Valencia me gusta mucho: me encanta la organización de la ciudad, el sistema de transporte que tiene, ¡todo me enamora en valencia! Me encantó, por ejemplo, el paseo del Turia, que dicen que es como el Central Park de Valencia.

Tengo la sensación de que, cuando esto termine y vuelva a Colombia, ya me sentiré parte del CEU.

Hablas del carnet jove con mucha naturalidad, parece que ya empiezas a hablar valenciano y todo. Cuentas además con una ventaja sobre el resto de tus compañeros Erasmus+, que es el idioma.

Es cierto que acá en Valencia hay muchos avisos y nombres de calles en valenciano, pero no supone ningún problema en absoluto. No deja de ser una curiosidad cultural y, al final, uno deduce el significado por intuición. Ya sé, por ejemplo, que cognom significa apellido.

Y ya hablando de Derecho, ¿sabes lo que vas a estudiar aquí y cómo se articula nuestro plan de estudios?

Hasta ahora elegí muchas materias en torno al ámbito internacional: Derechos Humanos, Comportamiento Político y Electoral, Políticas de la Unión Europea… todo muy enfocado hacia lo internacional. Digamos que los sistemas español y colombiano no son muy distantes pero sí cambian ciertas cosas, aunque en lo internacional no hay grandes diferencias. Me pareció pertinente esta elección.

¿Es ese ámbito al que te quieres dedicar, el internacional?

En realidad, me llama mucho la atención la parte de Derecho Público, incluyendo Penal, Internacional, Administrativo… todo dentro del paraguas del Derecho Público. Además, es algo vocacional: yo quiero trabajar en mi tierra y dejar marca, hacer “algo” por mi país. Mis padres han estado desde siempre muy involucrados con los derechos humanos; mi madre ha trabajado con ACNUR, mi padre fue director de una ONG… Ese espíritu humanista lo llevo en la sangre: llegar a ser un profesional del Derecho para ver si puedo hacer algo por mi gente.

Keith, preparado para su experiencia Erasmus+ en la CEU UCH

Acabas de empezar, todavía no has aterrizado oficialmente en nuestra universidad: ¿recomendarías a otros compatriotas tuyos a que se lanzaran a esta aventura internacional?

Obviamente les diría que dieran el salto, que se atrevieran porque es algo que todos deberíamos vivir. No sólo por lo que te aporta en la parte profesional sino también en la parte humana. Les decía a mis padres y amigos allá en Colombia que yo venía acá siendo alguien, y volveré siendo otra persona.

Esto es para valientes, pero todo el mundo debería hacerlo porque además hay medios para hacerlo. Los latinoamericanos debemos dejar de pensar que venir a Europa es algo imposible: está nuestro alcance, por ejemplo, con este tipo de becas Erasmus+.

Gracias por compartir este momento con nosotros Keith. Esperamos que tu experiencia CEU en Valencia sea inolvidable.

Tengo la sensación de que, cuando esto termine y vuelva a Colombia, ya me sentiré parte del CEU.

Ya eres CEU. Bienvenido.

Keith termina de saborear su café con leche y nos dice: “¿Sabes qué? La verdad es que no está nada mal”. Prueba superada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.