Una alumna de la Universidad de Ginebra “practicando” en Valencia

Myriam nos enseña su aulaGracias a convenios de colaboración con Universidades europeas, en los grados de Educación de la UCH-CEU recibimos, cada vez más, alumnos de distintos puntos de Europa (Suiza, Polonia, Italia,..).

Myriam, alumna nuestra de la Universidad de Ginebra ha querido contarnos su experiencia de prácticas en el Col.legi Ave Maria de Penya-roja de Valencia.

Cher Myriam, ce fut un plaisir de travailler avec toi.

Cuando empecé mis Prácticas en el colegio concertado Ave Maria de Penya-roja de Valencia, tenía mucha aprensión. Para mí, alumna extranjera (nacida y criada en Suiza), la educación en España era un mundo desconocido. Después de tres meses de Prácticas y habiendo estado en dos ciclos de Primaria y con una profesora de pedagogía terapéutica, no puedo decir que la educación en España esté mejor o peor; simplemente es diferente.
La primera cosa que me llamó mucho la atención fue la proximidad que tenía la gente. Es decir, que todos se tuteaban, que sean los alumnos con los maestros, los docentes entre ellos independientemente de su carga (director, jefe de estudios, etc.) y además los padres y familiares con los profeTrabajos en la corchera del aulasores. Comparado a Suiza, donde la gente ya de por sí es muy reservada y fría, me sorprendió mucho. Pero al cabo de unos días, esto me parecía normal y es más, hasta pienso que puede ser beneficioso para todos. De una parte los alumnos tienen más confianza con el tutor lo que puede favorecer el aprendizaje; por otra parte, sentí como un espíritu de solidaridad y unidad más fuerte del que observé en Suiza.

Pienso que un abrazo, una caricia en el hombro, dulces palabras que sean para el alumno, entre docentes o con los familiares siempre será productivo y puede contribuir al bienestar de todos. Sin duda, este es uno de los aspectos que me impacto y que me llevaré a Suiza.

Otra dimensión que me sorprendió también, fue el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación. En todas las aulas en las que estuve, los docentes disponían de la pizarra tradicional (verde) y una blanca (en las que se pueden escribir con rotulador) en la que podían proyectar desde su Ipad videos, o paginas de un libro con el que estaban trabajando, etc. Las Tics hacían parte del aula, los maestros las usaban con facilidad y los alumnos lo podían aprovechar al máximo. Tenían también un aula de informática a disposición de los alumnos; así como una plataforma en la que los profesores subían todo tipo de materiales.

Sin embargo, algo que me costó mucho desde un primer momento, fue acostumbrarme al ruido. Que sea en la fila, en los pasillos o en clase, el ruido era continuo aunque de intensidad variada. Incluso, había días en los que iba a la Universidad por la tarde con dolor de cabeza. Este “alboroto” constante, puede ser debido al gran numero de alumnos por aula (treinta), comparando a Suiza donde son veinte (veintidós como máximo), se nota mucho la diferencia.

En conclusión, esta experiencia fue para mi muy enriquecedora. Ver cómo la Educación funciona en un país diferente al mío, me abrió la mente, me hizo tener nuevas perspectivas y por supuesto desarrolló mis conocimientos y competencias de futura docente.

Para terminar, recomiendo a todos –si se tiene la posibilidad– realizar unas Prácticas en el extranjero.
Es realmente una experiencia única e irrepetible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.