Problemas de la voz en docentes

693

 

El tipo de voz más proclive a dañar los órganos vocales es la “voz proyectada”, la que se utiliza para ejercer una influencia sobre otras personas, es decir, cuando estamos dando clase (subidas y bajadas de tono, comunicar y remarcar algo importante, reprender, recompensar, etc…).

 

Los nódulos de las cuerdas vocales son consecuencia de esfuerzos mantenidos de la voz y son una patología reconocida como enfermedad profesional para el colectivo docente.

Con afonía no se puede emitir ningún sonido, es una pérdida total de la voz, rara vez ocurre, siendo lo más probable padecer algún tipo de desorden de la voz que la desvía de alguna forma de lo normal, lo que se conoce como disfonía. Entre las principales causas se destacan los hábitos alimenticios, el consumo de tabaco e incluso la forma de hablar. Como causas secundarias hacer mención al polvo, como el que origina la tiza (puede irritar la garganta del docente), ambientes demasiado cargados, frío excesivo, causas nerviosas, ingestión de productos tóxicos, etc.

La necesidad de sobreesfuerzos vocales es mayor en Educación Infantil y en materias específicas como Idiomas, Música o Educación Física, ya que resulta imprescindible elevar el tono de la voz. Es un auténtico calvario tener una disfonía e intentar dar clase, y más aún cuando se juntan condiciones no adecuadas, veamos un ejemplo:

“Nos encontramos a primera hora de la mañana, con una disfonía funcional, en un aula de psicomotricidad con una acústica deficiente, con baja humedad y con una ventilación escasa, y tenemos frente a nosotros a un grupo de 20 niños de 3 a 4 años”

Las condiciones inadecuadas, la tensión generada por la propia tarea y el estrés producido por mantener el control de la clase va a influir directamente en la utilización de la voz. Desde luego no queremos llegar a esta situación y lo mejor es llevar a cabo medidas preventivas para que no suceda, aunque existan factores de riesgo que un docente no puede controlar.

RECOMENDACIONES

-Evita toser con frecuencia

-Evita gritar o hablar por encima del ruido ambiental

-Evitar el estrés, la fatiga y las tensiones a nivel emocional y muscular

-Respira adecuadamente

-Bebe mucha agua y evita el alcohol

-Detecta los primeros signos de fatiga vocal (dolor y sequedad en la garganta)

Sobre todo debes limitar el uso de la voz, dedica periodos de tiempo al reposo de la voz durante el día. Debes hablar lo justo, no te pongas a explicar a tu amigo que en la jugada el futbolista no se encontraba en fuera de juego…

*En el caso que se tenga una afonía o disfonía hay que acudir a un especialista para que se diagnostique la causa (vírica o por mal uso de la voz) para que te preescriba el tratamiento más adecuado. A modo de remedios caseros, se recomienda hacer gárgaras de salvia y miel, caramelitos con própolis e infusiones de clavo o jengibre con miel.

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.