Fallas en el Colegio CEU San Pablo

Alba Martínez Bernabé en prácticas en el Colegio CEU San Pablo de Moncada

Soy estudiante de tercero de MAGISTERIO y hace aproximadamente un mes y medio empecé las prácticas. Para mí es una de las mejores experiencias de mi vida, una época de ilusión y descubrimiento.

Estoy en el aula de tercero de Educación Infantil, en una clase de 25 niños, en la que todos los días se aprende algo nuevo, tanto ellos como yo. Ver cómo crecen día tras día, cómo superan sus propias metas es algo increíble.

Algo que me ha gustado mucho en este periodo de prácticas y me gustaría comentar es el mes de marzo, las fallas. Es un mes lleno de color y alegría, ya que el colegio va haciendo actividades para adornar las aulas y los pasillos y pintando la falla.

En el aula, primero la maestra introdujo en la asamblea las fallas. Les preguntó a los alumnos si sabían qué eran, a lo que todos entusiasmados contestaron que sí. También les explicó que teníamos que preparar entre todos un muñeco de falla para montar una falla en el patio y así invitar a los padres a verla.

Algo que me encantó de esta asamblea fue cuando les preguntó si sabían qué se hacía con las fallas, a lo que todos respondieron mil anécdotas de fallas menos la correcta. Cuando les dijo que la falla se quemaba todos se quedaron asombrados; incluso, hubo alguno que dijo que eso no podía ser.

Una vez introducido el tema nos pusimos “manos a la obra” y empezamos a preparar todo el material y actividades de fallas para que los niños disfrutaran. En este mes los niños han pintado falleros y falleras y petardos. Han cantado canciones de fallas, han visto videos de las fallas y de la cremá.

En la actividad del dibujo del fin de semana muchos nos han contado que han ido a la cabalgata del ninot, que son falleros y han estado en su falla y que han ido a la mascletá. El día que el niño me explicó en la asamblea que había ido a la mascletá le dije que le explicara a la clase que era una mascletá y nos lo contó muy emocionado. Nos dijo que era un sitio donde tiraban muchas “pompetas” y hacían mucho ruido. En ese momento todos los alumnos empezaron a patalear en el suelo para imitar el ruido que hacía la mascletá. Fue algo mágico.

Y por supuesto, que no se me olvide, han participado en la elaboración del muñeco de fallas, una actividad que me encantó.

Los muñecos de fallas que hicimos en clase fue la Pitufina y el Pitufo pintor. Entre la tutora y yo preparamos los muñecos para luego pintarlos y decorarlos con los alumnos. Fue una experiencia muy agradable, porque los niños estaban muy ilusionados y aunque tengan tres años pintaban con mucho cuidado porque sabían que era algo importante.

Por fin llego el gran día, la cremá. Todos los niños vinieron con el blusón y el pañuelo. Durante el día hicimos actividades de fallas, fuimos a ver la falla y hacerse la foto de la clase. Y al final de la jornada, vinieron los padres para ver la cremá.

En el aula antes de salir les pusimos el pin fallero del CEU, que pintaron ellos días antes. Y salimos al pasillo con todas las clases donde nos esperaba la dolçaina y el tabalet. Todos cantamos canciones de fallas y animamos a los niños. Luego por cursos fuimos saliendo en desfile delante de los padres hasta llegar a la falla.

Allí había preparada una mascletá con botellas y cubos de plástico por los alumnos de Primaria y de la ESO. Fue increíble, me encantó la idea y les salió genial. Una vez sonó la mascletá empezó a quemarse la falla. Se podía ver como todos los niños de mi clase estaban disfrutando, era algo que aun no habían vivido ya que es su primer año en el colegio.

Fue una experiencia inolvidable, espero repetir más experiencias como esta.

Alba Martínez Bernabé.

Alumna de grado en Educación Infantil de la Universidad Cardenal Herrera-CEU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.