Surf, Porto, Erasmus…¿cómo te lo explico?

Mi nombre es Gemma y el año pasado realicé una estancia de Erasmus en la Universidade do Porto, concretamente en el grado de Farmacia. Allí pasé lo que aquí equivaldría mi primer cuatrimestre del último año de la carrera. ¿Qué decir de todo ello?

Fundamentalmente que, si te lo estás pensando, te animo directamente a que lo hagas. Sea como sea, seguro que te va a resultar una experiencia súper enriquecedora y sólo vas a poder hacer de esta manera durante tu época universitaria. Como todo, vas a tener experiencias de todo tipo, pero creo que es una opinión muy común entre toda la gente que conozco, incluida yo, que merece la pena al 100%.

Foto de un viaje con la ESN a Vila Real y Viseu, Portugal.

En cuanto a la ciudad, personalmente me encantó. Tiene muchísima oferta cultural y de ocio, además de gastronómica. Es más bien pequeña, pero llena de cosas, dividiéndose a muy grandes rasgos entre el centro y la playa. Para, mí lo más cómodo era vivir en el centro, ya que es donde pasaba la mayor parte del tiempo, pero también es verdad que por la playa los alquileres suelen ser más baratos y te viene mejor si eres un gran aficionado al surf, o decides serlo estando allí. Es como todo, cuestión de prioridades. Además, te puedes sacar un bono-bus que resulta muy económico.

Respecto al alojamiento, creo que lo mejor es mirar con bastantes meses de antelación, incluso, si puedes, hacer un pequeño viaje en verano para ver las casas en persona. Conforme se acerca la hora de partida, las opciones suelen ser más caras y tal vez no tan vistosas. En mi caso, lo miré en julio-agosto y ya estaban muchas casas cogidas, aunque gracias a eso terminé en una residencia y pude hacer amistades de países diferentes. Además, todos los fines de semana nos dividíamos en grupos y cocinábamos cosas típicas del país de cada uno de la casa.

Primer día de surf en Matosinhos, Portugal.

Como estudiante, nada más llegar, te animan a participar en muchísimos planes a través de la ESN, donde puedes conocer gente muy diversa, y a través de la propia asociación de estudiantes de tu facultad, que, en mi caso, hacen numerosas actividades también.

Respecto al curso académico, este es muy similar al de aquí, siendo el tipo de evaluación y de dificultad parecidos, al menos en farmacia. El único percance es que hasta una o dos semanas antes, no se sabe la fecha exacta de los exámenes, por lo que vas a tener que estar al tanto y arriesgar un poco, si quieres hacer viajes. No obstante, creo que tenían intención de cambiar eso, por lo que tal vez sea diferente en los próximos cursos.

En cuanto a las asignaturas, una vez llegas y te registras, te dicen cuáles vas a poder cursar finalmente, por lo que cuanto antes llegues, antes podrás elegir también. En mi caso, tuve que replantearme la elección de algunas, ya que se solapaban, pero al final se acabó arreglando todo.

Atardecer desde Virtudes. Sin filtro.

Como punto positivo, los compañeros y profesores suelen ser bastante comprensivos y ayudarte en lo que pueden. Además, la facultad está al lado del Palacio de Cristal, parque al que te recomiendo ir a pasear o a ver el atardecer. A mi me pareció muy bonito. Del mismo modo, tampoco te puedes perder ver el atardecer desde el Jardim do Morro o desde Virtudes. La verdad es que estando allí me hice más fan si cabe de este tipo de vistas, pero eso ya lo irás descubriendo cuando llegues.

Respecto al idioma, no te preocupes si al principio no entiendes casi nada. Es normal si no eres gallego o has estudiado algo de portugués. Pero ya verás como, a las dos semanas o un par de clases te vas cogiendo. La universidad (UP) ofrece cursos de portugués para extranjeros o Erasmus, por lo que puedes aprovecharlos para ponerte un poco al día y así conocer a más gente también. Además, siempre hay otras opciones, como academias independientes o clases orales que ofrece la asociación de estudiantes de la facultad. Estas son gratuitas y también son una buena forma de aprender, aunque sea, lo básico. En mi caso, opté por este sistema, ya que con el propio programa Erasmus también puedes acceder a formación online.

El resto, depende de ti, de cómo decidas tomarte la experiencia. En mi caso aproveché para conocer un poco mejor al país vecino, de la mano de mis compañeros de residencia y probando toda clase de dulces, como los famosos pasteles de nata. Además, hice todos los viajes que pude, ya que los alrededores también son muy bonitos y, por ejemplo, hay autobuses a Lisboa por 10€, por lo que realmente, el balance ha sido muy positivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here