¿Se hace un uso correcto de las estatinas?

Este mes hemos realizado un debate con los alumnos de 5º de farmacia en la asignatura de Atención Farmacéutica dirigido por el farmacéutico comunitario Francisco García Cebrián sobre el uso racional de las estatinas.

Francisco Garcia

En diversos estudios se obtuvieron unos valores medios poblacionales de colesterol total: 221 mg/dl, LDL de 141 mg/dl,  HDL 53 mg/dl (48 en hombres y 58 en mujeres) y 135 mg/dl para los TG 1. Llegando a la conclusión que entre el 50-69% de la población tiene el colesterol  ≥200, y el 20%  ≥ 250 2.

Las causas de las hiperlipidemias pueden ser: dietéticas, iatrogénicas (inducidas por otros fármacos), secundarias (asociadas a distintas patologías que alteran los niveles de colesterol en sangre, como la diabetes mellitus), y primarias o genéticas (hipercolesterolemia familiar homocigota) 3.

La elevación del colesterol total y el colesterol LDL son factores de riesgo cardiovascular. El concepto de “factor de riesgo cardiovascular” (FRCV) fue descrito en la década de los años cincuenta por los investigadores del estudio Framingham. Éste se utiliza para definir un conjunto de características, genéticas o adquiridas, que se asocian a un riesgo elevado de presentar Enfermedades Cardiovasculares (ECV) de origen ateroscleroso.

En el informe del Nacional Colesterol Education Program (NCEP ATP III) encontramos como FRCV de naturaleza lipídica  el Colesterol total, Colesterol LDL, Triglicéridos y Colesterol HDL (Factor de riesgo negativo). Además diversos estudios epidemiológicos han establecido también con firmeza que niveles bajos de colesterol HDL también elevan el riesgo cardiovascular, especialmente el de la enfermedad cardiaca coronaria.

En muchos artículos encontramos que un colesterol elevado promueve la arteriosclerosis lo cual conlleva a un amento de enfermedades coronarias. Sin embargo muchos estudios han demostrado que personas con niveles bajos de colesterol en sangre desarrollan arteriosclerosis de igual forma que las personas que tienen elevado el colesterol 4.

Con esta información se puede plantear si el colesterol es una “disease mongering”, venta de enfermedades o, cuanto menos, exageración de los factores presuntamente causales hasta el punto de considerar que el Colesterol (una sustancia química de la vida) es intrínsecamente perjudicial (una sustancia química precursora de muerte) y que el tratamiento farmacoterapéutico para disminuir la concentración sanguínea de Colesterol (resultado intermedio) puede equipararse a resultados de salud.

Por tanto, si aceptamos que la hipercolesterolemia es un factor asociado a la cardiopatía isquémica, no hay por qué aceptar automáticamente el corolario natural de este principio fundamental en la hipótesis lipídica: que se puede reducir tanto la incidencia de cardiopatía isquémica, como de la mortalidad consecuente, a través de la disminución de las concentraciones plasmáticas de colesterol.

Las dudas se centran en la eficacia de la prevención primaria; es decir, en la capacidad de lograr un efecto beneficioso en aquellos pacientes que no presentan cardiopatía isquémica cuando se demuestran concentraciones altas de colesterol en su sangre. En cambio, acerca de la prevención secundaria hay cada vez menos dudas: el tratamiento de la hipercolesterolemia en pacientes con isquemia cardíaca parece disminuir claramente su mortalidad cardíaca y total5.

Para la reducción del colesterol se usa como tratamiento de elección las estatinas en los siguientes casos: de aumento cLDL, TG<200 mg/dl y aumento de cLDL, TG entre 200-400 mg/dl y/o disminución de cHDL. Debido a los resultados de los  estudios realizados sobre el uso de estatinas como prevención frente problemas cardiovasculares, el Consenso de las sociedades Europeas    (EJTF3) llegó a la conclusión que las estatinas, como prevención primaria solo están indicadas en pacientes de alto riesgo (según las tablas SCORE), concretamente pacientes con: CT≥ 320 mg/dl y/o cLDL ≥ 240 mg/dl, hipertensos con PA ≥ 180/100 mmHg y diabéticos con microalbuminuria. Sin embargo como prevención secundaria varios estudios han demostrado la reducción de la morbimortalidad coronaria y la mortalidad total frente a placebo.

Para finalizar cabe destacar que frente al tratamiento de las hiperlipidemias también es muy importante el cese del hábito tabáquico, reducción del consumo de alcohol, mantener el peso ideal, ejercicio físico aeróbico moderado y dieta mediterránea6.

Bibliografía

  1. Gutiérrez Fuentes JA, Gómez Gerique JA, Jimenez de la Cámara A, Rubio MA, García Hernández A, Aristegui I. Dieta y riesgo cardiovascular (DRECE II). Descripción de la evolución del perfíl cardiovascular. Med Clin (Barc). 2000; 115:726-9

  2. Medrano MJ, Cerrato E, Boix R, Delgado-Rodríguez M. Factores de riesgo cardiovascular en La población española: metaanálisis de estudios transversales. Med Clin (Barc). 2005; 124:606-12.

3.Consenso hipercolesterolemia familiar 2013

  1. FRCV infarto prematuro
  1. Gérvas J. Pérez Fernández M. Las hiperlipemias y la prevención primaria de la cardiopatía isquémica
  1. Huevos y colesterol 2011

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.