Ketamina para la reducción rápida de los pensamientos suicidas en la depresión mayor.

The American Journal of Psiquiatry, revista indexada en el Q1 de su especialidad, en su última publicación alude al uso de la Ketamina como coadyuvante en el tratamiento de la Depresión Mayor.

Aquellos pacientes diagnosticados con Depresión Mayor que tienen pensamientos suicidas relacionados con su enfermedad, suelen ser excluidos de los ensayos clínicos en el desarrollo de nuevos fármacos antidepresivos, y en aquellos que son admitidos, no existe un seguimiento de la evolución de las tentativas suicidas. A su vez, el tratamiento de la depresión tiene un plazo, más bien largo, que no resulta un alivio de este síntoma a corto plazo. Por todo ello, es ésta, una de las más destacadas causas, que evidencia la necesidad de la búsqueda de alternativas farmacológicas para el tratamiento de este síntoma.

La ketamina es un anestésico general, para uso intravenoso o intramuscular, con propiedades hipnóticas, analgésicas y amnésicas a corto plazo. Y, al igual que las fenciclidinas, grupo al que pertenece, la ketamina produce una disociación electrofisiológica entre los sistemas límbico y cortical, que recibe el nombre de anestesia disociativa. La ketamina se une a dos dianas moleculares identificadas en el encéfalo: las terminaciones dopaminérgicas en el núcleo accumbens y los receptores NMDA. Los receptores NMDA se encuentran en las terminaciones de los axones dopaminérgicos de la corteza prefrontal y potencian la liberación de dopamina. Cuando la ketamina se une a dichos receptores, inhibe la liberación de dopamina. Por el contrario, en el núcleo accumbens, los receptores NMDA tienen el efecto contrario: inhiben la liberación de dopamina. La ketamina, en estas estructuras, actúa como las amfetaminas, estimulando la liberación de dopamina e impidiendo su recaptación.

De esta manera, los efectos farmacológicos de la ketamina se explican de un lado por su capacidad para estimular la liberación de la dopamina en la vía mesolímbica al mismo tiempo que la bloquea en la vía mesocortical. Los pacientes sedados con ketamina parecen despiertos y muestran poca depresión cortical. Al mismo tiempo, las percepciones corticales de los estímulos externos (visuales, auditivos y visuales) son bloqueadas. También es embotada la percepción del tiempo, mientras que la actividad del tronco cerebral no es afectada, por lo que las funciones cardíaca y respiratoria son preservadas. Los reflejos faringo-laríngeos permanecen normales, al igual que el tono muscular.

Un estudio reciente de la revista americana revela la eficacia del uso de la Ketamina como una buena opción, en él,un ensayo clínico aleatorizado, adultos de 80 adultos con trastorno depresivo mayor actual y un puntaje mayor o igual a 4 en la Escala de Ideación Suicida (SSI) de los cuales aproximadamente la mitad tomaban medicación antidepresiva, fueron asignados aleatoriamente a recibir infusión de ketamina o midazolam. La medida de resultado primaria fue la puntuación SSI 24 horas después de la infusión en el primer día.

La mejora en el perfil de estado de ánimo fue mayor en el día 1 para el grupo ketamina en comparación con el grupo midazolam. Los efectos secundarios fueron de corta duración y la mejoría clínica se mantuvo hasta 6 semanas con farmacoterapia estándar. Y como conclusión, la ketamina demostró una mayor reducción en la ideación suicida clínicamente significativa en pacientes deprimidos dentro de las 24 horas en comparación con el midazolam, de forma independiente del efecto antidepresivo.

En conclusión, la ketamina es un fármaco con propiedades disociativas y bloqueadoras del receptor de glutamato aprobado para uso anestésico que se ha convertido recientemente en un objetivo de investigación por sus efectos antidepresivos, que ocurren en cuestión de horas a dosis subanestésicas. Informes de su capacidad sobre la reducción de la ideación suicida son prometedores, pero los estudios disponibles no se han centrado sobre esta cuestión.

Pero con este último estudio se abre una nueva puerta a la investigación con resultados prometedores del uso de la ketamina como antidepresivo en el tratamiento de la depresión mayor en pacientes en los que es necesario el rápido alivio de las tentativas suicidas.

¿Te parece interesante? ¡Háznoslo saber!

GuardarGuardarGuardarGuardar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.