Estudia farmacología viendo el cine

descargaOs propongo una nueva actividad desde este blog, que comentemos la película Despertares, después de haber estudiado la farmacología para el tratamiento de las patologías que cursan con movimientos anormales.

Despertares es una obra del neurólogo Oliver Sacks que se centra en su experiencia en 1969 con pacientes que sufrían de encefalitis letárgica crónica y que eran supervivientes de la también llamada“enfermedad del sueño”,;epidemia que se produjo entre 1916 y 1927. Esta obra fue llevada al cine por Penny Marshall en 1990, con Robin WIlliams en el papel del doctor Oliver Sacks, y Robert De Niro dando vida a uno de los pacientes con encefalitis letárgica, que tras muchos años en estado catatónico despierta de nuevo a la vida. Película basada en hechos reales en la que un neurólogo decide someter a un complejo experimento a sus pacientes de encefalitis. El fármaco utilizado para tratar la enfermedad es la levodopa, actual tratamiento del Parkinson. Además de su atractivo cinematográfico, la película tiene relación con diversos temas explicados durante el curso como sería; la investigación biomédica, la salud pública, la profesión sanitaria y la bioética, además de la farmacología donde se puede apreciar gracias a la magnífica actuación de Robert de Niro la efectividad y seguridad de este medicamento.

¡Espero vuestros comentarios!

8 Comentarios

  1. Enhorabuena por el post Lucrecia!

    Esta película siempre la pongo como ejemplo a mis alumnos de enfermería para comentar los “periodos off” relacionados con el tratamiento con L-dopa en pacientes con Enfermedad de Parkinson.

    Hace algunos años nos visitó Encarna, mujer de 55 años diagnosticada de Enfermedad de Parkinson. Nos comentaba que tras el diagnóstico, la administración de dopa sintética había disminuido sus síntomas (en especial el temblor). Encarna llamaba a su enfermedad “su amigo” ya que iba siempre con ella e inevitablemente debía llevarse bien con él.

    Pues bien, tras algunos años de tratamiento farmacológico, y coincidiendo con la ingesta de una dosis de L-dopa aparecían de nuevo esos síntomas que desaparecían tras la ingesta de la dosis siguiente (lo que se denomina periodo off). Encarna ya había ido subiendo su dosis de L-dopa hasta llegara dosis tóxicas.

    ¿Qué hacer ahora?

    En la película pasa algo parecido. Los pacientes recuperan sus habilidades cognitivas pero llega un momento en que el doctor no puede subir más la dosis (periodo off) y aparece de nuevo la sintomatología.

    ¿Qué alternativa se le planteó a Encarna? pues, pasar de un tratamiento conservador (como puede ser el farmacológico) a un tratamiento más agresivo (la cirugía) y en concreto en la colocación en su cerebro de un dispositivo que bloquea los impulsos motores nerviosos anómalos.

    Hace un año vi a Encarna en una farmacia (qué casualidad). Llevaba insertado este dispositivo y me dijo que la sintomatología “parkinsoniana” había disminuido y apenas tomaba L-dopa.

    ¿Tratamiento paliativo o curativo?

    Buscando en Pubmed información al respecto he leído opiniones dispares. Las primeras indican que el tratamiento quirúrgico es una alternativa real y que a pesar de estar en “periodo de pruebas” mejora la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo algunos autores opinan que la inserción de este dispositivo lo que produce es una reacción inflamatoria (este dispositivo se coloca en el encéfalo) que es la que realmente produce el bloqueo y que pasado el tiempo de respuesta natural de nuestro organismo aparecen de nuevo los síntomas.

    Sigamos investigando.

    Jose Vte Carmona

    • Muchísimas gracias José Vicente por tu comentario que seguro que aportara muchas reflexiones a los alumnos. Este caso también demuestra que como en todas las enfermedades el tratamiento debe de ser individualizado y no podemos generalizar que una terapia es mejor que otra sino que a unos pacientes por su idiosincrasia y patologías asociadas le va mejor una que otra. Como bien dices sigamos estudiando para poder aportar a nuestros alumnos los conocimientos más actualizados.

  2. La película “Despertares” es un entretenido melodrama que ademas nos permite conocer ciertas características de un fármaco, la L-Dopa, mas que interesante y que empezaba, en aquel tiempo, a ser utilizada. Me gustaria destacar, sobre todo algunos de esos efectos adversos brillantemente interpretados por Robert De Niro. En primer lugar, hacer hincapié en la escena donde comienzan a aparecerle los Tics. Recordemos que una de las RAMs mas comunes de dicho fármaco son esos movimientos involuntarios en extremidades y el rostro de la cara, comienza al principio solo con temblores de manos, que son quizás el síntoma que menos se puede contrarrestar en el tratamiento con L-dopa, aumentando paulatinamente otros efectos y movimientos anormales conforme transcurría la película. También, otro de los síntomas que aparece es el “síndrome esquizoide”, momento en el que “Leonard” piensa que todos los sanitarios van en contra de los enfermos, delirando y creyendo que estos doctores y demás profesionales del hospital, son los que realmente tienen un problema en su cabeza. Se hace también evidente cuando empuja al Doctor, rodeado por otros pacientes a los que considera sus “guardaespaldas” y argumentando principalmente que utiliza esas personas de “protectoras” porque los que le quieren curar, no pretende en realidad dicho fin. También la rigidez vuelve a aparecerle cuando le reducen la dosis y se puede ver en los momentos que intenta escribir, donde se ve incapaz. Se hace evidente que el tratamiento con L-Dopa que al principio fue muy efectivo, generandole dopamina para poder realizar de nuevo funciones vitales y mejorar radicalmente su calidad de vida, se diluía y debía pararse por esos y otros efectos secudarios. Tambien a otro de los pacientes que se le suministra Levodopa, se le desarrolla otro efecto adverso como la confusión, muy común en ancianos (la anciana que no sabe en que época esta) y así algunos otros efectos secundarios mas, tanto a Leonard como a otros pacientes que van aconteciendo en la historia.
    En definitiva, me parece una buena película que nos permite conocer un poco mas, uno de los farmacos mas comunmente utilizados para combatir enfermedades generadas en el sistema nervioso.
    Un inciso mas, nada que ver con la farmacologia pero que me gustaría compartir. Seguramente 1990 sea uno d los mejores años en la carrera d Robert De Niro, haciendo este genuino papel (del que fue nominado para el Oscar) o un registro completamente diferente pero igual de sobresaliente en otra película excelsa como “Uno de los Nuestros” (The Goodfellas) . Incomprensiblemente e injusticias de la vida, no se llevo aquel el año el Oscar. Una mas de la Academia…

  3. En la película Despertares se pueden observar numerosas reacciones adversas provocadas por la levodopa. Entre ellas me gustaría resaltar las fluctuaciones motoras, destacando el fenómeno on-off; los cuales son períodos de funcionalismo normal que se alternan bruscamente con períodos de acinesia y aumento imprevisible del temblor. Este efecto adverso queda retratado cuando Leonard en varias secuencias de la película trata de comer, en un momento se ve como se queda en un estado de ” stand by” (modo espera) y no es capaz de continuar sin una ayuda o impulso; también se observa cuando trata de escribir. Por último decir que la levodopa no es un tratamiento que frena el curso de la enfermedad y que su eficacia se reduce como el tiempo como vemos en la película.

  4. Gran comentario Poveda! Has dicho todo lo que se puede decir de esta película sobre el Parkinson y la L-Dopa. Lo único que añadiría es que la película nos muestra la primera vez que se le administra L-Dopa a un paciente con parkinson (1960) y es por eso que se desconocía sus reaccines adversas.
    Los tratamientos actuales de L-Dopa se admimistran conjuntamente con otro fármaco (carbidopa) para retardar la conversión de L-Dopa en dopamina hasta que llegue al cerebro evitando o disminuyendo alguno de los efectos secundarios que conlleva la L-Dopa.
    Gracias a la carbidopa se reduce la dosis de L-Dopa administrada al paciente ya que inhibe la descarboxilasa aromática.
    Si Robin Williams (el médico) hubiera conocido esto en aquel entonces, Robert de Niro (el paciente) no hubiera sufrido unos efectos adversos tan graves!

  5. La película que trata un caso real en el que se administró un nuevo medicamento, la L-DOPA, sobre pacientes con encefalitis letárgica, enfermedad que priva de sus facultades motoras hasta finalmente dejar a los pacientes en estado vegetativo.
    Lo que más llama la atención al doctor es la respuesta de sus pacientes a estímulos como el lanzamientos de diversos objetos pelotas, gafas, bolígrafos, incluso se puede observar en la película el método que utiliza el doctor para conseguir comunicarse con el paciente Leonard, una tabla con letras con la que el paciente en estado vegetativo consigue deletrear un libro, en el que se lee en la película un fragmento de este, donde describe la vida de una pantera encerrada tras unos barrotes claro símil con los pacientes ingresados en el centro donde se encontraban.
    Tras asistir a una conferencia sobre el nuevo fármaco denominado L-DOPA y con muchos obstáculos comienzan a observar como responde el único paciente con el que se puede realizar la investigación, el elegido es “Leonard” y no es hasta que la dosis llega a los 1000 mg cuando el paciente finalmente responde y “DESPIERTA” de su estado vegetativo.
    La mejoría aparenta ser la panacea de esta encefalitis letárgica y se administra finalmente a todos los pacientes.
    Se consiguen grandes resultados pero no es hasta que el primero de ellos Leonard comienza a sufrir las RAMs características de la L-DOPA, los tics o movimientos involuntarios que comienzan con el toque o caricia que se realiza Leonard sobre la parte izquierda de la ceja, posteriormente estos se exacerban y comienzan a multiplicarse el número y registro de los mismos. También se pueden observar las fluctuaciones rápidas en estado clínico conocidas como las respuestas ON-OFF, descrito por el propio paciente como una muerte temporal en la que no siente nada que le ocurre cuando come o cuando escribe.
    Los ataques característicos en los que el paciente ataca al personal sanitario y la confusión de muchos de ellos tras haber “dormido” unos 30 años.
    Resaltar un pequeño fragmento que realiza el doctor cuando resume la experiencia:
    “El espíritu humano es más poderoso que cualquier droga y que eso es lo que debemos alimentar con trabajo, ocio, familia, las cosas importantes que teníamos olvidadas, las más sencillas”
    y es que a veces olvidamos que trabajamos con personas con vidas y sentimientos, más allá de medicamentos, compuestos, moléculas, patologías deberíamos centrarnos tanto o más como hacemos con todo lo anterior tratando a los pacientes como personas que en muchos casos la patología les roba una vida. No deberíamos olvidar que tratamos con pacientes, pero que estos jamás dejan de ser personas.

  6. Aparte de lo ya comentado, también me llamó la atención que la experimentación con personas no estaba todavía regulada por el informe Belmont.
    Llama la atención como iba subiendo la dosis conforme le parecía.

    Si bien pidió permiso el médico para realizar las pruebas, no informó de los posibles efectos secundarios porque no los conocía en ninguna concentración de la dosis.

    También se puede destacar como sin haber acabado la experimentación con el paciente Leonard, administra el tratamiento a numerosos pacientes mas.

    Pocos años después en Estados Unidos se crea el Informe Belmont en el que se regula unos principios básicos éticos

    Vicente Darí Payá Piqueras

  7. La película Despertares resulta de gran interés para cualquier profesional sanitario y en especial para el ámbito farmacéutico ya que nos da a conocer de una manera muy clara los efectos secundarios del principal fármaco utilizado para el tratamiento del Parkinson, la L-Dopa.
    Una vez el doctor empieza el proceso de experimentación con Leonard, este sufre una mejoría en los primeros estadios pero con el paso del tiempo y las diferentes dosis que se le van administrando empiezan a aparecer las reacciones adversas propias del medicamento. Se puede observar claramente como Leonard, va perdiendo poco a poco sus capacidades básicas como son el habla, la capacidad de leer y escribir además de la aparición de diferentes tics y temblores que le incapacitan para realizar actividades cotidianas, imposibilitándole, de esta manera, el poder llevar una vida normal.
    A su vez aparece también el llamado síndrome esquizoide que se pone de manifiesto en la película en el momento en el que Leonard empieza a creer que los médicos y el personal sanitario del hospital van contra su persona y la del resto de sus compañeros privándoles de cosas aparentemente sencillas para cualquier persona como puede ser el poder salir del hospital para dar un paseo. Ante la negativa de este hecho Leonard empieza a pensar que son los médicos los que realmente tienen una enfermedad mental.
    Más allá de la película y lo que ésta nos aporta en cuanto a conocimientos farmacológicos me gustaría hacer hincapié en el papel que juega el doctor Sayer durante el transcurso del largometraje. Sobretodo en los momentos en los que se observa la actitud investigadora y científica que muestra con la única finalidad de aportar un avance científico y por consiguiente descubrir un tratamiento efectivo para la enfermedad, hecho desafortunadamente no ocurrió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.