Nuestros alumnos de farmacia aprender a realizar revisiones de medicación a pacientes reales

    683

    20161115_105826

    En la Universidad CEU Cardenal Herrera se apuesta por que los alumnos de todas las ramas de Ciencias de la Salud reciban una formación completa. Esto implica que se hagan prácticas con pacientes reales para una buena adaptación a su próximo futuro profesional.

    El grado en Farmacia no está, pues, exento de la realización de este tipo de prácticas, que los alumnos podamos llegar a ser unos buenos profesionales.

    Y para ello, en la asignatura de Atención Farmacéutica, los alumnos reciben a pacientes polimedicados en el Aula de Práctica farmacéutica, tal y como vimos en un post anterior.

    Realizan una entrevista al paciente por el método Dáder, estudian el caso, y finalmente, para completar el seguimiento fármacoterapéutico, se le emite un informe, si éste fuera el caso, con algunas recomendaciones a seguir, por él o el médico que le prescribe la medicación.

    Se realiza una entrevista a un paciente varón, 79 años, 84kg y 1,65m de altura, EXFUMADOR, cuyas, ENFERMEDADES DIAGNOSTICADAS son:

    1.    Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) (Por tabaquismo)

    2.    Hiperplasia benigna de próstata

    3.    Hipertensión arterial (HTA)

    Y su MEDICACIÓN prescrita es:

    1.    Bromuro de tiotropio (1/0/0)

    2.    Budenosida/formoterol (1/0/1)

    3.    Salbutamol (a demanda, 4-5/día)

    4.    Ivabradina 5mg (1/2/0/1/2)

    5.    Silodosina 8mg (1/0/0)

    6.    Ibersartam 300mg + furosemida (1/0/1)

    7.    Loracepam (a demanda, 1 semana)

    8.    Lansoprazol (0/0/1)

     

    Durante la entrevista el paciente nos indica que ha de controlarse la saturación de oxígeno frecuentemente, porque algunas veces olvida aplicarse el broncodilatador (Spiriva®) y esto le hace sentir peor, incluso ha tenido que ir a urgencias en dos ocasiones para que le estabilizaran. También dice que toma éste conjuntamente con el Duoresp® sin órden por la mañana, ambos a la vez y en ayunas. Que utiliza el Ventolín®, unas 4 o 5 veces al día y que en ocasiones cuando tiene exacerbaciones de la EPOC, utiliza prednisona durante unos días.

    Nos cuenta que toma el Corlentor® porque empezó a tener taquicardias por la enfermedad y que le ha regulado bien la Frecuencia Cardíaca, pasando de 98 a 70 pulsaciones por minuto.

    Para la HTA toma el Ibersartam con un diurético, el Seguril® uno por la mañana y otro antes de acostarse. Y para la hiperplasia de próstata se le ha recetado el Urorec®. Refiere que esto le ha ayudado a tener que levantarse menos veces que orinar por la noche, que era lo que más le incomodaba, pasando de 4 a 2 veces.

    Toma Lansoprazol todos los días como protector gástrico. Y, refiere dificultad para poderse dormir, por lo que se le ha prescrito Loracepam, pero que toma esporádicamente, aunque asegura sentir episodios de tristeza por ver poco a su familia.

    Por último, nos indica que en ocasiones toma Coslán (Ácido mefenámico) para el dolor de cabeza, Levofloxacino durante siete días cuándo siente que está en un proceso catarral, y que tiene sequedad de boca.

    Por todo lo referido anteriormente, en consenso entre todos los alumnos y el profesor observamos que:

    1.    El tratamiento de base de la EPOC, no está bien ajustado, porque tiene la necesidad de consumir en exceso el salbutamol, por ello, debería revisarse.

    2.    El hecho anterior hace que se produzcan taquicardias, porque es una RAM del Ventolín®.

    3.    Que el Corlentor® es un β-bloqueante no cardioselectivo, y al tener EPOC puedría empeorar.

    4.    Que la sequedad de boca está producida por no realizar los enjuages suficientes entre el Spiriva® y el Duoresp®.

    5.    Que el Seguril® por la noche le puede hacer ir más al baño.

    6.    Que el Lansoprazol solamente lo ha de tomar cuando tome la prednisona.

    7.    Y finalmente, que el sobrepeso exacerba los síntomas y signos de la EPOC, simplemente por una cuestión mecánica, de espacio para expandir los pulmones.

     

    Para todo ello se decide que lo indicado en este caso sería referir un informe al médico, con lo que se ha estudiado, y proponerle que él decida los cambios en la medicación que crea oportunos.

    Y se le indican al paciente una serie de recomendaciones: importante, perder peso y realizar ejercicio físico moderado diario, realizar enjuagues entre los inhaladores por la mañana y que no existe la necesidad de que los tome en ayunas, y que evite la ingesta de agua y alimentos ricos en ésta, como pueden ser las ensaladas, para reducir la necesidad de ir a orinar por la noche.

    Dejar respuesta

    Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.