Ácido acetilsalicílico, el popular AINE «de bolsillo»

carlos bernabeuContinuando con los artículos de la sección historia de los medicamentos de la revista online el farmacéutico joven encontramos el publicado por nuestro alumnos Carlos Bernabeu, en el que nos cuenta la historia de la Aspirina. Estudios recientes han reconocido a Arthur Eichengrün como el descubridor más importante de la Aspirina. Pero la historia del ácido acetil salicílico no empieza aquí, sino que se remonta muchos siglos atrás. Fue Hipócrates, en el siglo V a.C., quien recomendó el uso de las hojas y de la corteza de sauce frente a los dolores y para el tratamiento de la fiebre. Posteriormente se indicó además para el alivio de la gota y los dolores de oído. Ya en 1763 el reverendo Edward Stone presentó un informe en el que destacó la propiedad antipirética de la corteza de sauce. Investigaciones posteriores determinaron el principio activo de la planta, que fue denominado salicilina y en 1826 Lodovico Brugnatelli lo aisló por primera vez. Gracias a los avances científicos y tecnológicos Arthur Eichengürn pudo obtener ácido salicílico a partir de salicilina y su posterior acetilación para conseguir ácido acetil salicílico, que presentaba la misma actividad y una mejor tolerancia. Eichengürn abandonó la compañía Bayer y dejó encargado a Hoffman la síntesis del fármaco, es por esto que se le ha reconocido como el descubridor del AAS.
A finales del siglo XIX se registró el nombre de Aspirina y años después de su introducción se produjo un aumento del interés clínico ya que se demostraron sus efectos analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios y antiagregantes plaquetarios. El AAS ha llegado a ser el fármaco más consumido del mundo, siendo considerado por muchos como el AINE “de bolsillo”. Si quieres saber más sobre la historia, obtención de salicilatos y mecanismo de acción solo debes leer el artículo completo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.