El cine como un recurso de aprendizaje de la farmacología

Otro curso más hemos realizado una sesión de cine en la clase de farmacología, para ver la película Despertares (1990) y seguir aprendiendo en el estudio de la farmacoterapia del sistema nervioso central.

En esta película, las víctimas de una epidemia de encefalitis letárgica de los años 20 han quedado reducidas progresivamente a un estado vegetativo-parkinsoniano en un centro de enfermos crónicos. Años después, en 1969, llega al centro el Dr. Sayer (Robin Williams), médico con una importante formación en investigación que prueba en uno de los pacientes, Leonard Lowe (Robert de Niro) un nuevo fármaco, la L-dopa, que es capaz de “revivirlo”.

La L-dopa, precursor metabólico de la dopamina, es una molécula eficaz en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson como ya hemos estudiado en clase. Es importante saber que se administra L-dopa en lugar de dopamina, porque ésta última no puede atravesar la barrera hematoencefálica. La mayoría de los pacientes tolera el medicamento al inicio, tiene pocos efectos adversos importantes y produce una mejoría notable. El problema en este tipo de tratamiento es que su uso prolongado se asocia a una pérdida de eficacia y complicaciones motoras como fluctuaciones motoras y discinesias (movimientos involuntarios: tics, temblores, contracciones…)

La película refleja una lección de ética médica y del valor de la existencia humana. Es interesante observar el comportamiento de todos los personajes a lo largo de la película e intentar aprender un poco más de las enfermedades que afectan al sistema nervioso central con su actuación.

¿Tu que has aprendido?

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.