40 Años, 40 historias: Maribel Cano, antigua alumna Farmacia CEU-UCH. Promoción 2007-2012

“Mis compañeros de la CEU-UCH han sido como mi familia”

Maribel Cano forma parte de la historia de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Alumna de la última promoción que se ha licenciado en la CEU-UCH, Maribel ha sido delegada de su clase, delegada de Farmacia y delegada de la Facultad de Ciencias de la Salud. Una alumna que ha “disfrutado a tope”, cada clase, cada asignatura, con cada profesor y sobre todo, con sus compañeros. Hoy, con 23 años, se acaba de presentar al FIR, con 1.500 personas de toda España, para obtener una de las 229 plazas. Para ella, que primero quiso ser veterinaria, el objetivo de futuro es “ser como mi profesora Lucrecia, y dar clases de Farmacología aquí”.

Llegaste de Murcia para estudiar Farmacia ¿cómo te ha tratado la CEU-UCH?

De maravilla. Cuando salí del colegio no estaba motivada, me daba igual. Por nota, tenía la oportunidad de ir a cualquier universidad, pero mi padre quería el CEU. Le habían hablado muy bien del CEU otros compañeros farmacéuticos, y él quería que estudiara en esta Universidad. Me dijo que estudiara y aprovechara todas las oportunidades. En primero llegas y tienes miedo, pero como los profesores son tan cercanos y cuando haces las cosas bien te lo reconocen, ves que tu trabajo se valora, que vale la pena hacerlo. En segundo, en Parasitología con Mª Auxiliadora, me di cuenta que ella sabía que yo tenía interés, que me gustaba. Así lo coges con más ganas. A mi me han tratado muy bien, en Bioquímica en tercero con Enric Poc también me ha pasado lo mismo. Yo odiaba Bioquímica, pero estudié y me esforcé, y me pusieron matrícula. Fue mi primera matrícula. Ese verano Enric me propuso que estuviera en su equipo, me sorprendió tanto, que lo primero que hice fue llamar a mis padres. Eso te llena un montón.

¿Por qué elegiste Farmacia?

Yo quería estudiar Veterinaria, pero mi padre es farmacéutico, yo toda mi vida había estado en la oficina de farmacia con él. Teníamos laboratorio y farmacia, yo iba detrás de mi padre siempre. Así que me dijo estudia primero farmacia, y luego lo que quieras, y realmente nunca he pensado salir de la titulación. Me ha gustado, me ha permitido entender las cosas que hacía mi padre en la farmacia, me ha resultado cercana, familiar.

En estos cinco años de carrera has sido delegada de clase, delegada de Farmacia, delegada de todas las titulaciones de Salud ¿cómo ha sido la experiencia?

En primero estaba un poco cortada, pero vi la labor que hacía el delegado de alumnos y pensé ¿por qué no? En segundo, me lancé y he sido delegada de alumnos en segundo, tercero y quinto. No puedes hacerlo perfecto para todos. Pero, perdí esa vergüenza y ese miedo al profesor. Esa figura, que tenemos un respeto enorme, pero yo también tenía una confianza y un cariño a los profesores que no me costaba nada ir a hablar con ellos. En quinto, la tradición marca que el delegado es también delegado de la carrera, y cuando estábamos en las elecciones pensé por qué no de Salud. Valoré que llevaba mucho tiempo, conocía a los profesores, tenía buen trato, me presenté. Al final fue muy duro, reuniones cada dos semanas, tenía mas trabajo… pero me hubiera gustado más dedicarme a Farmacia, porque lo que yo quería era cambiar Farmacia.

¿Qué querías cambiar?

Quería fomentar más las relaciones profesor-alumno. Proponer más actividades extraacadémicas, pero al final quieres abarcar tanto que es imposible. Se hicieron las Jornadas de Farmacia, pero nosotros queríamos promover actividades conjuntas para todos los profesionales de la Salud. Yo venía con esa idea. Igual que se trabaja en los hospitales, que colaboremos. Estas ideas le gustaron a la vicerrectora y a la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud. Este último año ha sido muy duro, pero también ha sido el mejor, cuando más he tocado la Universidad. Preparar la graduación, cena de gala, viajes…he estado con alumnos, profesores y con personas que estáis en los despachos y no se ve vuestra labor, pero que son las personas que hacen que esto funcione. Creo que la experiencia de ser delegado hay que vivirla. Yo he intentado estar ahí para los alumnos y para los profesores, para tener en cuenta a todos.

También has participado activamente en proyectos de investigación, como el que lideran Lucrecia Moreno y Francisco Martínez sobre Fibromialgia, ¿cómo ha sido la experiencia?.

En cuarto, en Farmacología yo trabajaba mucho porque era una asignatura que me gustaba. Hice un trabajo y lo presenté a un Congreso. A Lucrecia, la profesora de la asignatura, le encantó y me propuso entrar en su equipo. Acepté porque todo lo que me han propuesto me ha gustado. Me presentó al profesor Paco Martínez como “su mejor alumna” y eso me encantó. Paco también me ha animado mucho. Así que empecé con esta investigación clínica, con todo un equipo multidisciplinar, con médicos, periodistas… dedicaba las tardes, hacía las encuestas a los pacientes, practicaba con los profesores como hacerlo para obtener la máxima información. Tratar con las personas es una experiencia maravillosa, lo habíamos hecho en las prácticas de farmacología pero no cara a cara, y es una responsabilidad muy grande que me costó. Ha sido una experiencia muy bonita, ver que las personas están agradecidas porque les estás ayudando a recuperar su salud… yo solo recogía información, pero para ellos era muy importante y eso te llena. Ver cómo avanza la investigación, cómo puede haber resultados…me llena. Es una forma de ayudar a la ciencia, a la ciencia hay que ayudarla, aunque no te lo lleguen a reconocer. Para mi la investigación es eso, ayudar.

De todas las actividades que se han hecho en estos cinco años, cuál es la que más te ha gustado?

Las Jornadas de Farmacia porque vivieron farmacéuticos que trabajan en hospitales, en la industria, los laboratorios…. Nosotros que no sabemos aún hasta dónde podemos llegar, y estas personas han llegado tan lejos… te abre tu visión de las oportunidades laborales.

Una alumna aplicada, entusiasta,…¿alguna trastada habrás hecho?

Ja, ja, ja…alguna, alguna.

Un recuerdo divertido

Un millón. Cuando hicimos el curso de Farmanager, en quinto, ya teníamos conocimiento de cómo era la Farmacia, de la gestión de medicamentos… Éramos un grupo que nos llevábamos muy bien. Había que poner nombre a los medicamentos, y optamos por algo casero “CEUspirina, para quitar el dolor de cabeza del profesor”, por poner un poco de ironía. Tonterías. Pero yo estoy muy contenta de mi grupo porque estas tonterías, esas risas, los profesores que se han volcado con nosotros y han hecho más risas que ninguno, son importantes.

En tercero, con Biofarmacia lo pasamos mal. Creo que ha sido la asignatura más difícil de toda la carrera. Para el examen estudiamos como 3 meses antes, lo que no había estudiado en la vida. Estudié y salí del examen pensando “igual apruebo”. Cuando salieron las notas, me llama una amiga y dice “creo que Rafa se ha equivocado porque tengo un 0’7, igual se le ha movido la coma”. Lo miré y yo tenía un 1’7, no había error, porque no me pueden poner un 17. Pensamos que no aprobaríamos Farmacia en la vida. (Ja, Ja).

Tu profesor favorito

Todos han sido una maravilla. La profesora que me sacó de ese “no puedo” de primero fue Mª Auxiliadora. Dos profesores con los que hemos hecho los Congresos de estudiantes, Teresa Pérez y Luis Lahuerta, han sido dos profesores que nos han apoyado muchísimo. También tengo un recuerdo especial de Enric Poc e Ignacio Pérez del laboratorio de Bioquímica, me encargaba del animalario del laboratorio. Confiaron en mí. Otros profesores, Lucrecia y Paco para mí son familia. La decana Alicia, he tenido mucha relación con ella, su asignatura: Tecnología Farmacéutica, la estudié ¡vamos!, prácticamente no he necesitado repasarla para el FIR. Esa asignatura y Biofarmacia con Rafa, las llevaba de maravilla para el FIR. La verdad es que me acordaba de todo, porque las asignaturas las he estudiado con cariño, he pensado que si soy farmacéutica y vienen a preguntarme algo y yo no lo sé…esto no puede pasarme. Para mi todos los profesores han sido una maravilla, unos profesionales estupendos. Gerardo y Rafa saben que iré con ellos a dar charlas donde sea, siempre que me llamen. También estuve en la Feria de la Salud con Teresa Olivar y con Andrés Femenía. Haría un doctorado con cada uno de ellos si pudiera.

Y los compañeros

Son mi familia. Yo vengo de fuera, de Cartagena. Mis compañeros son muy importantes. Me llamaban “mi delegada”. Hemos hecho piña. Nos hemos ayudado todo lo que hemos podido. Todo lo que he podido hacer por ellos, como delegada y como compañera, lo he hecho.

La vista puesta hacia el futuro…primero conocer el resultado del FIR claro

Primero saber si he aprobado y donde me voy. Después me gustaría hacer un Máster, un doctorado. Pero me gustaría, aún desde la distancia, continuar colaborando en el trabajo de Fibromialgia, porque la verdad es que lo siento como mío, me gustaría seguir colaborando con Lucrecia y Paco en el mismo. La verdad es que siempre me ha gustado la docencia, dar charlas, hablar en público. Con el doctorado me gustaría ser profesora en la Universidad o en un instituto. Me gustaría verme como he visto a nuestro profesores, que han terminado su doctorado y ahora son profesores. La verdad es que muchas veces he pensado me gustaría ser como mi profesora Lucrecia, y dar clases de Farmacología aquí. Me gustaría seguir en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Sin lo que me han ayudado y enseñado los profesores de esta Universidad, no lo hubiera conseguido.

Dales un consejo a los estudiantes que empiezan ahora en Farmacia

Que lo toquen todo. Todos los años hay Congreso de Estudiantes, que desde primero se presenten, que se sientan orgullosos de su trabajo. Además tenemos la posibilidad de publicar nuestros trabajos en el Farmacéutico Joven, es una revista para nosotros, para los estudiantes de Farmacia. Ya que es un trabajo obligatorio a veces, que lo aprovechen, que lo tengan publicado. Que viajen a otros congresos, yo en cuarto me fui a Madrid con mis compañeros y presenté un trabajo de Farmacología. Fue una experiencia muy buena. Aprendes, pierdes el miedo a exponer, a buscar información, a equivocarte… eso es ciencia. No somos tenderos que vendemos medicamentos, somos científicos. En la carrera tienen cinco años para desarrollar esa ciencia. A los farmacéuticos nos gusta mucho la bata blanca, el laboratorio, los ensayos…pueden hacer lo que quieran. Que aprovechen todo, que hagan piña. Que se ayuden a la hora de estar en clase y a la hora de salir. Que sean competitivos con ellos mismos, nunca contra los demás. Que no olviden que los profesores y el personal de la Universidad también forman parte de ese equipo. Que hagan equipo.

¿Cuál es la fórmula magistral de Maribel Cano para disfrutar cada detalle, cada asignatura, cada práctica y hasta de los exámenes?

Hay que mirar el punto positivo a las cosas. Disfrutar a tope lo que haces. Que tienes cinco horas de clase más cinco horas de prácticas, hay que disfrutarlas. Estás con tus amigos, estás haciendo lo que te gusta ¿por qué vas a estar amargado? ¿por qué no te gusta la asignatura? Aprovecha, disfruta del estrés, del no me da tiempo, luego lo van a echar de menos. Disfrutar, en esta carrera y en todas.

Por último, un deseo para Farmacia en este 40 Aniversario

Que siga formando a los mejores profesionales farmacéuticos de la Comunidad Valenciana. Porque estoy convencida de que de esta Universidad salen los mejores. Que no se rindan, los profesores, el personal, que no se rindan en sacar lo bueno de los estudiantes. Yo tampoco estaba motivada cuando empecé, pero la ilusión y el trabajo de los profesores ha sido todo. Que no se rindan nunca, porque vale la pena.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.