40 años, 40 historias: Pedro Alemán, antiguo alumno de Farmacia CEU 1989 y profesor de la CEU-UCH

P.Aleman1

“La idea de ser farmacéutico creo que la tengo desde que tengo uso de razón”

Pedro Alemán es profesor de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Antiguo Alumno del CEU, ha compartido en esta entrevista sus recuerdos de estudiante, y su pasión por la docencia y la investigación desde las aulas de la Universidad.

“Empecé en 1989, y estuve los tres años que conformaban el 1er ciclo de la titulación de farmacia, ya que al ser centro adscrito no se impartía la titulación completa, y 4º y 5º los teníamos que cursar en otra Universidad. Tengo muy buenos recuerdos, fue una gran época, un tiempo donde se forjaron grandes amistades. Había mucho compañerismo. Tuve la suerte de tener muy buenos compañeros. Lo pasábamos muy bien, tanto dentro como fuera de las aulas, y nos organizábamos para preparar las distintas asignaturas, creábamos grupos de estudio y en cada asignatura siempre había alguien que se le daba mejor y se la explicaba al resto. Aunque no todo era estudiar, y también nos organizábamos para salir o montar alguna fiesta, siempre y cuando se nos acoplase con el calendario de exámenes, aunque había quien apuraba más esas fechas.;) Estoy muy agradecido al CEU, creo que gran parte de lo que hoy soy se lo debo a este centro. En el Bachillerato y el COU que se estudiaba entonces, no fui precisamente un alumno “modelo”, pero el CEU me envolvió en un ambiente ideal en cuanto a compañeros y profesores. Era un lugar de encuentro con amigos y venir a clase y estudiar resultaba agradable. Mis resultados académicos empezaron a mejorar mucho año tras año, en Murcia, mi ciudad natal, apenas se creían el cambio”.

¿Cómo eran las clases en el CEU?

Había muchas, muchas prácticas, y se notaba esa preparación práctica. Eran instalaciones y material muy básico, pero lo utilizábamos todo y nos quedaba muy claro cuándo y cómo debíamos utilizar cada utensilio o aparato del laboratorio. Posteriormente, cuando hacía la Tesis en la UVEG un profesor me confesó que en las prácticas identificaba perfectamente a los que venían del CEU ya que se desenvolvían mucho mejor en el laboratorio.

También recuerdo lo fácil que resultaba hacer cualquier gestión administrativa,  en administración te lo hacían todo muy fácil, y he podido comprobar que actualmente sigue siendo así. Tras unos años como coordinador Erasmus, tanto los alumnos que vienen como los que se van coinciden en los mismo a este respecto.

¿Y la relación con los profesores de Farmacia de entonces?

El acceso a los profesores era inmediato, los abordábamos en mitad de los pasillos e incluso en la cafetería para preguntarles dudas. Eran cercanos, y aunque alguno que otro marcaba mayor distancia, o tenía un carácter particular más o menos serio, se notaban que eran profesores que querían enseñar. Creo que eso es un punto diferencial, un sello de identidad que aún se conserva en las Aulas de Farmacia de la CEU-UCH. Recuerdo perfectamente como un día hablando con Fermín, profesor de física que falleció recientemente, yo le comentaba que no era capaz de sacarle todo el rendimiento al tiempo empleado en el estudio y él me paró y me dijo, “es que estudias para aprobar, el día que estudies para aprender verás que te resultará más fácil y obtendrás mejores resultados”. Qué gran verdad, ese fue un punto de inflexión en mi curriculum académico y es algo que intento transmitir a mis alumnos.

¿Y con los compañeros?

Tuve muchísima suerte, porque conocí gente estupenda con los que aun mantengo una estrecha amistad, era, o mejor dicho, es gente divertida, amable, educada, responsable, comprometida… todos los buenos calificativos que a uno se le pueda ocurrir los tienen. Seguimos reuniéndonos, sobre todo los que permanecemos en Valencia.

Cuándo años después regresas a estas aulas, en el 2000, ahora como profesor, ¿cómo ves el CEU?

A partir del 2000, al ser Universidad, se comenzó a impartir la titulación completa de Farmacia por lo que fuimos contratados muchos profesores a la vez para impartir las nuevas asignaturas de 4º y 5º. Éramos gente muy joven, con mucha ilusión y con muchas ganas. Ahora ya han pasado los años, y ya no somos tan jóvenes, aunque seguimos teniendo esa ilusión por enseñar. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo, que nuestros alumnos salgan ahí fuera y sean los mejores.

¿Has coincidido con compañeros de entonces ahora como profesores del CEU?

Solo con la profesora Encarnación Castillo García, fuimos compañeros de promoción. Encarna no ha cambiado absolutamente nada, sigue siendo una persona perfectamente ordenada y organizada, con una memoria impresionante y con una facilidad pasmosa de simplificar y esquematizarlo todo. Me consta que es una gran profesora.

Alumno entonces, profesor hoy… ¿han cambiado las nuevas generaciones de estudiantes de Farmacia?

Eso es un tema recurrente entre profesores, las nuevas generaciones, pues yo soy de los raros y digo que las nuevas generaciones son mejores, lo que pasa es que tienen a su alcance unas herramientas de las que nosotros no disponíamos y una situación totalmente distinta, que en ocasiones los que empezamos a tener cierta edad, no entendemos y nos extrañan alguna de sus reacciones. Pero nuestros alumnos son estupendos, cada vez con más iniciativa y menos vergüenza para preguntar o expresar su parecer, pero siempre respetuosos. El alumno de farmacia CEU suele ser un alumno tranquilo y responsable. Aunque quizá un defecto que les encuentro es que les cuesta participar en cosas que no sean propias de la titulación, como charlas y conferencias. Aunque para eso ya estamos los profesores para animarlos… como anécdota, recientemente vino a unas Jornadas a Castellón Manuel Elkin Patarroyo, Premio Príncipe de Asturias, que ha hecho grandes aportaciones científicas en el ámbito de las vacunas sintéticas. Cuando se lo dijimos a los alumnos que fueran a ver las charlas, que les poníamos autobús y les quitábamos las clases, no se les veía especialmente animados, hubo que utilizar la frase mágica: “de esa charla sacaré una pregunta de examen” jajaja fueron TODOS y después nos lo agradecieron y reconocieron que la charla fue muy enriquecedora. En cualquier caso, creo que va a haber un buen relevo generacional, y esperemos que el país lo note.

P. Aleman2

¿Por qué estudiaste Farmacia?

Pues por una gran tradición familiar, mi abuelo y mi tío por parte de madre fueron farmacéuticos, y mi padre también era farmacéutico comunitario, de los de la oficina de farmacia en el pueblecito y disponible 24 horas. Me llevaba de pequeño a la farmacia y al laboratorio. Aun tengo en la memoria la imagen de mi padre pipeteando, haciendo los análisis de orina y de sangre. No sé, la idea de ser farmacéutico creo que la tengo desde que tengo uso de razón, es algo totalmente vocacional.

¿Cuál era tu proyecto profesional entonces?

Mi proyecto profesional, era seguir los pasos de mi padre, terminar la carrera y ponerme a trabajar junto a él en la oficina de farmacia. Pero ciertas situaciones familiares y sobre todo el CEU, me hicieron ir cambiando de idea hacia la docencia. Un día, explicándole unos problemas de química a una compañera, me dijo “Pedro tu deberías ser profesor del CEU” ¡vaya ojo tuvo! Ya no solo profesor, sino que además del CEU. Aun así seguía con la idea de volver a casa, pero en cuarto de carrera, entré en el departamento de Química Orgánica de la UVEG como alumno interno, haciendo labores de apoyo a la investigación y quedé fascinado por ese mundo, así que cuando terminé la carrera me quedé en ese departamento para hacer la Tesis Doctoral.

Has sido jefe de Laboratorio en Rovial Química, ¿cómo viviste este tiempo?

Mi experiencia en la industria, fue muy enriquecedora, accedí a ese puesto tras la finalización de mi tesis doctoral, pero tras casi un año de trabajo, me di cuenta, que lo mío era la investigación básica, la que genera conocimiento. En la industria, si tras una reacción se obtenía un resultado inesperado, interesante desde el punto de vista formativo, pero sin interés económico, apenas podías pararte en indagar más sobre él. Era todo mucho más práctico y además, no había docencia, y todo eso era algo que solo podía obtener en la Universidad, así que cuando me dieron una Beca de para hacer Investigación en Estados Unidos, no lo dudé ni un momento, hice mis maletas y me fui.

¿Es una buena salida profesional?

La industria Químico-Farmacéutica siempre ha sido una muy buena salida profesional, es una parcela que compartimos con los químicos, pero por desgracia, es algo que algunas universidades se empeñan en perder disminuyendo en los planes de estudios el peso de la química en favor de otras áreas de índole más biológico. Pienso que es un error, los estudios de Farmacia deben equilibrar los conocimientos de Química con los Biológicos, puesto que al fin y al cabo un farmacéutico debe ser especialista en Fármacos que son compuestos químicos que van a interaccionar con un organismo vivo.

Desde la puesta en marcha del Congreso de Estudiantes de Ciencias Experimentales y de la Salud, en el 2004, has participado en el comité científico y la organización, ¿hay que promover la investigación siempre? ¿Aunque los tiempos sean difíciles?

Por supuesto, hay que promover la investigación siempre, es lo que genera conocimiento y nos permite avanzar. Los tiempos son malos para todo, lo que hay que hacer es elegir una vocación y hacerla bien. El Congreso nació por una iniciativa personal del que entonces era Decano de la Facultad de Ciencias Experimentales y de la Salud, D. Santiago Vega. Un día nos reunió a un pequeño grupo de profesores y nos explicó sus ideas. Enseguida entendí que era una oportunidad inmejorable de iniciar a los alumnos en diversos ámbitos de la investigación, desde la primera búsqueda bibliográfica para iniciar los proyectos, pasando por propias experiencias de investigación y terminando en el hecho de que su trabajo tenía que ser presentado y defendido ante otros compañeros, profesores y profesionales de las diversas áreas de conocimiento como si de un congreso profesional se tratase. Me encantó la idea, creo que es algo que debería ser obligatorio en todas la Universidades en cualquiera de sus titulaciones. El carácter formativo de la experiencia es enorme. De hecho, por aquel entonces creo recordar que fuimos los primeros, o quizá había otra universidad que había tenido alguna pequeña experiencia. Hoy día, ya estamos preparando la 11 edición, y me consta que es un tema que ha salido expuesto en diferentes conferencias de Decanos y hemos sido referencia para múltiples universidades españolas que han seguido nuestro ejemplo.

¿Cómo ha evolucionado este encuentro por la ciencia? ¿y los trabajos presentados?

Realmente, la evolución  es muy positiva, cada vez se implican más alumnos para presentar trabajos y cada año más profesores están dispuestos a hacer el esfuerzo que supone la dirección de este tipo de trabajos. El nivel científico va a más, y cada vez son más los trabajos originales de investigación que se presentan. Al principio los alumnos tenían cierta tendencia a presentar sus trabajos en formato poster, esto les permitía no tener que hablar delante de un público amplio. Ahora casi todos quieren hacer la presentación oral y quieren que les preguntes, han perdido ese miedo escénico que siempre tuvimos los de mi generación. También los patrocinadores cada año responden y nos apoyan. En los inicios los premios no tenían recompensa económica, ahora en cada edición se reparten más de 5000€ en premios exclusivamente para los alumnos. Creo que el secreto que está en que los organizadores tenemos muy claro que es un congreso por y para los alumnos.

Durante mucho tiempo has estado publicando artículos divulgativos en suplementos de Salud de la prensa generalista, ¿una forma de llevar la investigación a la sociedad?

Eso fue otra oportunidad que surgió de la mano de los profesores y compañeros Luís Lahuerta y Nuria de la Muela, que siempre han tenido y nos han contagiado la necesidad de divulgar la ciencia. Tenía su complicación, primero porque debía de ser algo novedoso, de actualidad y que pudiese afectar o captar la atención de la gente y por otro lado, después había que ser capaces de explicarla con un lenguaje menos técnico y más generalista. A veces era estresante, llegaba el día de enviar el artículo y no encontrabas nada que cumpliese con esas características, pero al final, siempre salía.

Cuéntame un proyecto que te haya gustado de manera especial.

Aunque suene a tópico, esa es una pregunta difícil porque cada proyecto ha tenido su momento, su historia y siempre he obtenido muchas satisfacciones personales que son las que te mantienen en la investigación. Quizá por ser el primero, destacaría el proyecto que desarrollé con mi Tesis Doctoral bajo la dirección de los profesores Gregorio Asensio y Mercedes Medio. El inicio de esta tesis fue especialmente complicado ya que ellos no tenían experiencia en la línea de investigación que se proponía y hubo que empezar absolutamente de cero.  Tras mi tesis doctoral, el profesor Asensio incorporó un número mayor de personas dedicadas al tema y todas ellas realizaron su trabajo en base a mi trabajo. También pude publicar los resultados obtenidos en revistas internacionales del área de química orgánica y me concedieron el Premio Extraordinario de Doctorado de la UVEG.

P.Aleman en Michigan

Otro proyecto del que también estoy especialmente orgulloso es en el que trabajé durante mi estancia postdoctoral en la Universidad de Michigan, EEUU. En esa ocasión trabaje con el Profesor Vedejs, toda una eminencia mundial en química orgánica, que al poco tiempo de llegar, poco menos que me dijo, aquí tienes el laboratorio, haz lo que quieras. Y allí estuve unos días pensando y hasta que finalmente me decidí por investigar aplicaciones de un catalizador que habían desarrollado en su grupo de investigación y tras un año de trabajo los resultados que obtuvimos se transformaron en dos publicaciones en una de las mejores revistas internacionales de investigación del área de química general.

¿Qué podemos decir de esta titulación de Farmacia que cumple su 40 Aniversario? ¿Qué le depara el futuro?

Esta titulación de Farmacia-CEU tras 40 años creo que podemos calificarla de Joven Veterana. Joven porque el profesorado de farmacia mantiene la ilusión y las ganas por enseñar y sigue implicándose en cada una de las tareas formativas con la misma pasión que los primeros años, siempre con el objetivo de adoptar y adaptar las mejores y más novedosas herramientas docentes para el aprendizaje de nuestros alumnos. Y Veterana, porque son ya 40 años de experiencia, 40 años que avalan el buen hacer de todos los que ha integrado o integramos esta apasionante titulación.

Yo soy un farmacéutico convencido, pienso que la titulación de farmacia une muchos ámbitos de estudio que confluyen en el medicamento. El farmacéutico, además de ser un eslabón imprescindible en la salud comunitaria, a través de la oficina de farmacia o del hospital, tiene otros ámbitos donde desarrollar sus habilidades, como es el de la cosmética, la docencia, la propia industria farmacéutica englobando, desde el diseño de nuevos principios activos hasta su desarrollo en las distintas formas farmacéuticas, también tiene un papel a desarrollar en la propia industria alimentaria e incluso en el Ejercito como Farmacéutico Militar. Son muchas las salidas profesionales que tiene esta apasionante titulación que mucha gente desconoce.

3 Comentarios

  1. Gracias Pedro. Con tu entrevista he recordado el esfuerzo fuimos capaces de hacer durante los años en el CEU, siempre acompañados de gente estupenda como tú. Un abrazo.

  2. Gracias Pedro, con compañeros como tu, es muy facil desarrollar cualquier idea y que esta salga bien. Pero ademas he de decirte que con profesores como tu, ser decano de la Facultad de Ciencias Experimentales y de la Salud fue muy facil, y ademas me sirvio para aprender mucho de todos los compañeros de Farmacia, de vuestra profesionalidad, vuestra experiencia y vuestro temple. Fuiesteis una gran escuela para este decano. Muchas gracias a todos, y ya sabes que siempre he dicho que me siento especialmente ligado a Farmacia CEU y a los farmaceuticos, en esta noble facultad creo tener grandes amigos.
    Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.