Salvador Serrano, su Erasmus en la universidad ESCE de París

515

Nuestro alumno del Doble Grado en Derecho y ADE Salvador Serrano escogió la universidad ESCE de París para vivir una experiencia única como estudiante ERASMUS. Este es el relato de aquellos meses que nos ha hecho llegar.

Soy Salvador Serrano, un estudiante de Derecho + ADE en la Universidad CEU Cardenal Herrera, tengo 22 años y vengo a contaros mi experiencia Erasmus, en la que cursé el primer cuatrimestre de 4º de ADE.

 

Con el objetivo de informar a futuros candidatos de este programa de internacionalización de alumnos europeo, me gustaría fomentar a los alumnos a cumplimentar los documentos necesarios para la movilidad, que aunque en un principio parezca costoso y de plazos inflexibles, merece la pena.

El destino que seleccioné fue Paris, concretamente la universidad ESCE, para la totalidad del primer cuatrimestre. Para empezar, la universidad goza de unas instalaciones muy desarrolladas en el seno del distrito 7 (la torre Eiffel), por lo que cabe pensar que la ubicación es inmejorable en cuanto a comunicación vía transporte público y en cuanto a situación en la ciudad; el metro que se encuentra a tan solo unos minutos de la universidad ofrece un transporte muy bien intercomunicado en el centro de la ciudad, además de ofrecer unas vistas de lo más agradable a la torre Eiffel de buena mañana (dependiendo desde donde subas).

El primer día de universidad, se nos convocó a todos los Erasmus en el aula magna para comunicarnos los diversos aspectos e información relevante sobre nuestra estancia. Además de fomentar un clima de comunicación a través de nuestra presentación individual con un micrófono. Personalmente considero enriquecedor dicho comienzo ya que te da la oportunidad de conocer a compañeros en la misma situación que tú, además de identificar nacionalidades o grupos de interés que nos llamen la atención y busquemos relacionarnos con ellos.

En general, he tenido la oportunidad de experimentar vivencias únicas de la mano de personas interesantes que me han aportado visiones distintas de ver el entorno e interpretarlo, desde la diversión y extroversión de italianos hasta la prudencia y delicadeza más característico de los ciudadanos Nord europeos. Hemos podido conocer la esencia y corazón de Paris, realizando actividades de lo más diverso: visitas al palacio de Versalles, navegando por el lago con barcos alquilados, visitas al rio Sena y demás actividades lúdicas que se  pueden realizar en ella, callejear por la ciudad de la mano de nacionales que nos enseñan lo más adecuado y orientado a nuestras edades y gustos.

En resumen, Paris nos ofrece una oportunidad única para aprender su idioma, el francés. A pesar de que los precios generales en este país son un tanto elevados (5 euros la Coca-cola en restaurante), bien es verdad que abundan las ofertas para estudiantes, tanto en menús económicos en la universidad como franjas horarias de los bares “Happy hours” donde encontramos bebidas a precios muy competitivos. Además de esto, parís nos ofrece un rico bagaje de culturas y amplitud de horizontes. Personalmente, le recomiendo este destino a cualquier persona que busque experiencias nuevas en una de las ciudades que más tiene que ofrecer de Europa.

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.