Veo a mi gato amarillo, ¿qué le pasa?

La ictericia se describe en medicina como una tonalidad amarilla en la piel y las mucosas, debido al incremento de pigmentos biliares en la sangre. En veterinaria, la patología más importante y más frecuente que se manifiesta con ictericia es la lipidosis hepática.

La “lipidosis hepática felina”, también conocida como “Síndrome del hígado graso felino” es una enfermedad no infecciosa, que en los gatos representa una causa importante de mortalidad.

Ocurre en animales que dejan de comer durante un tiempo, por causas muy variadas como pueda ser el stress. Cuando los animales dejan de comer, se disminuyen sus niveles de glucosa en sangre, descendiendo la secreción de insulina y aumentando la producción de glucagón. Ambos factores hacen que se movilicen grasas hacia el torrente sanguíneo y se almacenen triglicéridos en las células del hígado.

Esta enfermedad afecta por igual a los machos y a las hembras, pero hay una clara predisposición en los animales de constitución obesa, así como en gatos domésticos sedentarios, con baja actividad física.

Piel y mamas ictéricas

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad? Clínicamente muestran disminución de peso, deshidratación, pérdida de apetito, ictericia ( conjuntivas oculares, encías y almohadillas con tonalidad amarillenta), vómitos, diarrea y aumento del tamaño del hígado.

 

Ictericia

¿Es grave? Si la enfermedad avanza puede ocasionar fallo hepático, encefalopatía hepática, incluso estado de coma y muerte.

Para tratarla lo ideal es diagnosticarla cuanto antes mejor, para iniciar la alimentación forzada lo más pronto posible. Los gatos enfermos se niegan a comer, cosa que agrava el problema y puede tener consecuencias fatales, con una mortalidad próxima al 90%.

La terapia veterinaria se basará en alimentación forzada, mediante sonda esofágica o nasogástrica, calculando las necesidades óptimas de líquidos y nutrientes según los requerimientos de cada paciente. Generalmente requieren dietas ricas en calorías y proteínas para ayudar al hígado a recuperar su función.

Gato con sonda de esofagostomía

 

Si quieres evitar esta patología, aquí van unos consejos:

  • Intenta evitar situaciones que generen stress en tu mascota
  • Asegúrate de que tu gato come algo todos los días
  • La obesidad no es sana, intenta que tu gato haga algo de ejercicio o coma de forma saludable y acorde a su desgaste físico
  • Y sobre todo evita ponerle a dieta sin supervisión veterinaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.