Recomendaciones de la Facultad de Veterinaria CEU para prevenir la Rabia.

El Gobierno de Ceuta ha declarado el Nivel 1* de alerta tras detectar un caso de rabia.

Según ha explicado el Gobierno de Ceuta, los laceros municipales atraparon al animal tras ser alertados de su situación por un ciudadano. Al can, que falleció a los tres días, se le practicó la necropsia y las muestras correspondientes se remitieron al laboratorio de referencia, Instituto Carlos III de Madrid, que el martes 7 de agosto ratificó el positivo.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Ceuta alertó el pasado martes día 7 de agosto a todas las personas que hubiesen sido mordidas o arañadas por un animal, sea desconocido o no, en la ciudad autónoma, para que acudan a un centro médico. “Con el tratamiento adecuado, una mordedura de un animal con rabia, apenas tiene más consecuencias que los propios daños del mordisco; pero no se puede esperar a que aparezca un síntoma porque seguramente ya será tarde”, han subrayado desde Sanidad.

La rabia es una enfermedad zoonótica . El virus responsable de la rabia infecta a animales domésticos y salvajes, y se propaga a las personas con el contacto estrecho con la saliva infectada (a través de mordeduras o arañazos). La enfermedad está presente en casi todos los continentes, pero la mayoría de las muertes humanas se registran en África y Asia. Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad es casi siempre mortal.

La Rabia en cifras:

  • Hay rabia en más de 150 países y territorios.
  • Cada año mueren de rabia más de 55 000 personas en todo el mundo.
  • El 40% de las personas mordidas por animales presuntamente rabiosos son menores de 15 años.
  • Los perros están en el origen del 99% de las muertes humanas por rabia.
  • La limpieza de la herida y la inmunización en las horas siguientes al contacto con un animal presuntamente rabioso pueden evitar la aparición de la enfermedad y la muerte.
  • Cada año más de 15 millones de personas reciben profilaxis post-exposición para evitar la enfermedad, y se calcula que esto ahorra 327.000 muertes anuales.

La rabia es considerada como una de las zoonosis más importantes en el mundo, una enfermedad que afecta principalmente a los animales, pero que puede afectar también a los humanos. Todo caso de mordedura por un animal doméstico o salvaje debe investigarse. Los animales salvajes que sufren de rabia pierden el miedo natural hacia los seres humanos, con lo que aumenta el riesgo de contagios. Los signos clínicos en los animales, tales como salivación excesiva, dificultad para respirar o tragar pueden representar un riesgo de infección desconocido para el hombre al examinar el interior de la boca de los perros y del ganado en busca de un cuerpo extraño o si intenta administrar la medicación sin protección.

Es importante lavar inmediatamente con agua y jabón cualquier herida de mordedura o cualquier superficie expuesta e informar del incidente a un médico o al servicio de emergencia del hospital. El riesgo de transmisión de la rabia debe evaluarse basándose en el carácter del suceso, la especie del animal involucrado, la prevalencia de la rabia en la zona, la evaluación de la vacunación y del estado clínico del animal y su disponibilidad para las pruebas de diagnóstico. Los grupos en contacto con los animales, por ejemplo, los veterinarios, oficiales de control pecuario y guardabosques, deben protegerse mediante la vacunación. El personal de los mataderos, en particular en las zonas endémicas, debe tomar medidas para prevenir la infección por la saliva, la glándula salival y el tejido nervioso de los animales infectados. La infección no se transmite por consumo de carne de un animal rabioso.

Los pobres corren mayor riesgo, puesto que el costo medio de la profilaxis post-exposición tras el contacto con un animal presuntamente rabioso es de US$ 40 en África y US$ 49 en Asia, donde los ingresos diarios medios son de aproximadamente US$ 1–2 por persona. Se calcula que la rabia causa 20000 muertes al año en la India (esto es, aproximadamente 2/100 000 personas en riesgo), en África, la cifra correspondiente es de 24000 (aproximadamente 4/100 000 personas en riesgo). Aunque pueden verse afectadas personas de cualquier edad, la rabia es más frecuente en los menores de 15 años, por término medio, un 40% de los tratamientos profilácticos post-exposición se administran a niños de 5 a 14 años, en su mayoría varones. Los viajeros que pasen mucho tiempo al aire libre en zonas rurales de alto riesgo donde el acceso inmediato a la atención médica apropiada sea limitado también se deben considerar en riesgo, con independencia de la duración de la estancia. Los niños que viven en zonas afectadas por la rabia o las visitan corren un riesgo especialmente alto.

Para saber más sobre la RABIA.

* Todas las medidas que se han decretado por parte de la Consejería de Sanidad y Consumo no son más que el resultado de la aplicación de las medidas recogidas en el denominado ‘Plan de Contingencia para el Control de la Rabia en los Animales Domésticos en España’, documento aprobado en junio del 2010 y revisado en enero de 2011 en concordancia entre los entonces Ministerios de Sanidad, Política Social e Igualdad; Medio Ambiente y Rural y Marino; y Ciencia e Innovación; y que previamente había sido sometido a la valoración de las distintas Comunidades Autónomas, Organización Colegial Veterinaria Española, así como a otras instituciones académicas y científicas.

El Plan de Contingencia para el control de la Rabia en Animales D0mésticos en España en el nivel 1 de alerta, entre todas las medidas a tomar, dice textualmente en su punto G:Vacunación obligatoria de perros, gatos, hurones y otros animales de compañía de especies sensibles en el Área de Restricción: en las CC. AA. [comunidades autónomas] donde esta vacunación no sea obligatoria. Asimismo, se procederá a la revacunación de todos los perros menores de 12 meses y de los perros mayores de 12 meses en aquellas Comunidades Autónomas en las que la vacunación antirrábica no sea anual”

El único modo de evitar la propagación de la enfermedad y el contagio al ser humano esla vacunación de todos aquellos animales susceptibles de ello, básicamente perros, gatos y hurones. Por lo tanto, mantener la vacunación antirrábica de las mascotas al día y evitar la proliferación de animales callejeros son pilares básicos de prevenciónha subrayado el Decano de la Facultad de Veterinaria CEU, Santiago Vega (“Para que la Rabia sea historia, articulo escrito por el decano de la Facultad).

 También se puede consultar la pagina Web del Día Mundial de la Rabia 2012, donde encontras material educativo, científico, de difusión, etc.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.