”Mi gato no orina de forma normal”

En ocasiones acuden propietarios a consulta comentando que su gato no orina, que orina más veces de lo normal en pequeñas cantidades o que presenta sangrado/irritación en la zona cercana a la uretra.

Es muy probable que se trate de la enfermedad del tracto urinario inferior (feline lower urinary tract disease: FLUTD), síndrome que engloba varios procesos localizados en las vías urinarias inferiores, de origen diverso, pero con signos clínicos similares. Entre ellos encontramos:

  • Hematuria: orina sanguinolenta.
  • Polaquiuria: aumento de la frecuencia de micción.
  • Disuria, estranguria: dificultad y dolor durante la micción. Podemos observar como nuestro gato pasa mucho tiempo en el arenero, confundiéndolo a veces con estreñimiento.
  • Periuria: micción fuera del lugar indicado para ello, como superficies frías y lisas cuando presentan molestias en la uretra.
  • Lamido excesivo de la zona perianal.
  • Cambios en el comportamiento: agresividad, huidizo.
  • Vocalización excesiva: aumento de los maullidos por dolor al orinar o defecar.

CAUSAS:

Se dividen dependiendo de si es no obstructiva u obstructiva, en esta última la uretra está taponada, de forma que el gato no podrá expulsar orina; viéndose afectado el estado general del animal, considerándose una emergencia vital. Además, pueden coexistir varias causas:

  • Cistitis idiopática: causa principal con un 66% de los casos. Se trata de un proceso inflamatorio en la vejiga sin una causa conocida específica. Inflamación provocada probablemente por alteraciones anatómicas de la pared interna de la vejiga o por sobreestimulación de las terminaciones nerviosas vesicales ante condiciones de estrés.
  • Urolitiasis y tapones uretrales: obstrucción por cálculos en el tracto urinario, cristales o acúmulos de proteínas y restos celulares.
  • Infección de vías urinarias bajas: aunque suele ser más una consecuencia.
  • Neoplasias.
  • Cuadros neurológicos.
  • Defectos anatómicos congénitos.
Factores de riesgo de la urolitiasis. Fuente: La enfermedad de las vías urinarias (FLUTD) y su tratamiento dietético. Research reports Affinitty Advance veterinary diets.

Este conjunto de patologías es frecuente en gatos, afectando aproximadamente a un 1% de la población. Es igual de frecuente en ambos sexos, tendiendo a ser más grave en machos, pues por anatomía son más propensos al bloqueo de la uretra, al ser más larga que en hembras.

FACTORES PREDISPONENTES:

  • Sedentarismo.
  • Menor consumo de agua y menor frecuencia de micción: se debe favorecer la ingesta de agua facilitando bebederos cómodos, con agua fresca y limpia; incluso con fuentes de agua para gatos.
  • Alimentación con dieta seca: es recomendable aportar alimento húmedo para gatos (latas o sobres) regularmente. Importante aportar pienso de buena calidad, para no variar el pH de la orina ni su composición mineral, lo que causaría la formación de cristales y urolitos.
  • Machos castrados: son más propensos a sufrir formas obstructivas, aunque el diámetro uretral no varía tras la castración.
  • Obesidad.
  • Situaciones de estrés: como mudanzas, animales o personas nuevas en la casa.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:

Si se trata de una cistitis idiopática se debe realizar un tratamiento para disminuir los signos clínicos y prevenir recaídas. Se deben seguir unas pautas para reducir el estrés y evitar las recidivas, ya que son frecuentes. Prevención y vigilancia son básicas junto con una modificación del entorno:

  • Manejo de arena, comida y bebida: zonas de alimentación y de arenero separados, limpios y en un lugar tranquilo de la casa. Incremento de la ingesta de agua.
  • Enriquecimiento ambiental: mediante juguetes, rascador, que cuenten con posibilidades para explorar y zonas para trepar. Los gatos que no juegan son susceptibles de presentar mayores alteraciones en su comportamiento.
  • Zonas de descanso.
  • Interacción social: con otras personas y animales desde jóvenes y de forma regular.
  • Evitar factores de estrés como: ruidos, cambios bruscos de dieta, nuevas mascotas sin protocolo de presentación adecuado.
  • Feromonas: para reducir la ansiedad.

Algunos cálculos urinarios pueden evitarse con dietas específicas con un contenido mineral equilibrado y que mantengan un pH adecuado en la orina.

Si queréis ampliar información a cerca del manejo felino seguro que estos consejos os resultan interesantes.

Ante la presencia de un gato con obstrucción uretral o “FLUTD”se debe actuar de forma rápida. Se trata de una URGENCIA y es necesario intervenir lo antes posible para solucionar la descompensación que haya podido sufrir el paciente. La presentación clínica típica suele ser: gato macho castrado con dificultad para orinar. Dependiendo de la gravedad y la cronicidad del proceso también podemos encontrar: vómitos, letargia, anorexia, dolor abdominal…

El cuadro se complica cuando existen variaciones en los parámetros analíticos, tales que afecten al sistema cardiaco o que descompensen el equilibrio electrolítico y ácido-base. Se trata de un proceso doloroso que debe ser resuelto tras estabilizar al paciente.

Por eso es muy importante acudir cuanto antes al Centro Veterinario. Nuestro Hospital Clínico Veterinario se encuentra a su disposición 24 horas al día 365 días al año. Pueden contactar con nosotros en el teléfono 961369028.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.