Alín, un pato con mucha suerte.

Alín en el Santuario Refugio La PepaAlín en el Santuario Refugio La Pepa

Alín, un pato de tres meses, llegó al Santuario Refugio La Pepa en Chiclana de la Frontera (Cádiz) el pasado mes de Septiembre. Con apenas un mesecito de vida fue abandonado junto a su hermanito en un parque de Madrid.

Extremidades malformadas
Extremidades malformadas

Radiografía Alin

Al encontrarlo presentaba una malformación en las extremidades posteriores que le impedían caminar con normalidad, fue examinado por los veterinarios, los cuales le realizaron radiografías en las que se podía observar la deformidad de los huesos. José Antonio Escobar, antiguo alumno de la Facultad de Veterinaria de la CEU-UCH y veterinario del refugio fue el que intento buscar la mejor solución para Alín, ya que a causa del mal apoyo de las extremidades, éstas comenzaron a ulcerarse, por ello nos lo remitieron a nuestro Hospital Veterinario, para intentar solucionar su problema mediante cirugía ortopédica.

De este modo, Alín fue enviado a Valencia, donde Yolanda lo acogió en su casa, y lo trajo a nuestras instalaciones para valorar el caso. Nuestros cirujanos Joaquín Sopena y José María Carrillo, decidieron realizar un TAC para valorar la situación completa del paciente y decidir que tipo de cirugía era la mas adecuada.

TAC Alín

 

IMG-20151105-WA0124Una vez realizado el estudio de TAC, se decidió realizar una cirugía bilateral en dos tiempos quirúrgicos consecutivos. Nuestros compañeros  Agustín Martínez y Mireia García Roselló, fueron  los encargados de llevar a cabo la anestesia durante toda la cirugía.

La cirugía consistió en una ostectomía bilateral  de tibia y peroné , extrayendo y  eliminando la parte del hueso deformadIMG_20151105_104849o. Tras esto se realinearon ambos fragmentos óseos llevando la extremidad a una posición anatómica normal.  Las extremidades se estabilizaron mediante una fijación externa bilateral que el paciente deberá mantener durante al menos 3 semanas.  La deformidad crónica de las extremidades, lleva consecuentemente una contractura tendinosa que habrá que recuperar de forma progresiva.

Tras la cirugía, Alín fue remitido al servicio de diagnóstico por imagen, donde le realizaron unas radiografías para valorar la colocación del sistema de fijación, tras ello, fue trasladado a la hospitalización, la recuperación ocurrió en una UCI para mantener la temperatura corporal, y evitar el estrés. En este momento, Alín está recuperandose de su cirugía y ha empezado a comer y beber.

radiografias post-cirugía

Aunque Alín se recupera ahora de su intervención, el equipo quirúrgico opina que queda mucho camino por recorrer, puesto que es probable que necesite otra intervención para conseguir una funcionalidad correcta en las extremidades. Tras el periodo de consolidación de las fracturas, Alín entrará en un proceso de rehabilitación para poder conseguir ganar movilidad en las palmas que le permitan caminar y nadar correctamente. El equipo veterinario del Hospital CEU-Cardenal Herrera estima que será necesaria una segunda cirugía pasadas unas semanas para ampliar la longitud de sus tendones flexores. No obstante Alín ha dado su primer paso para una nueva vida.

Equipo

Os mantendremos informados de toda la evolución de Alín.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.