Acortamiento del paladar blando en un American Staffordshire

Hoy ha venido Yako al hospital veterinario a realizar una técnica denominada estafilectomía o acortamiento del paladar blando. Yako es un macho de 6 meses de raza American Staffordshire Terrier que presentaba intolerancia al ejercicio y roquidos nocturnos. Tras una exploración con sedación se realizaron radiografías de tórax y se comprobó que el paladar blando era excesivamente largo. Se descartó hipoplasia traqueal y problemas a nivel pulmonar y cardiacos.

IMG_9052

La elongación del paladar blando es una patología que consiste en la introducción del mismo en forma de cuña dentro de la luz de la glotis, hasta en más de un centímetro de longitud, con la consiguiente dificultad respiratoria, principalmente en el momento de la inspiración. Esta dificultad inspiratoria puede desarrollar con el tiempo complicaciones secundarias como la eversión de los ventrículos laríngeos y el colapso de laringe o traquea.

La precaución en el diagnóstico y la instauración terapéutica son la clave de la futura evolución del animal. Los síntomas asociados a esta patología son: disnea inspiratoria, tos, ronquidos, estertores, vómitos y regurgitaciones, hipertermia, intolerancia al ejercicio, cambio de voz, cianosis, mareos y síncopes.

Cuando se acorta el paladar es importante que el acortamiento sea del tamaño adecuado. Si es demasiado pequeño es posible que la obstrucción de las vías respiratorias continúe. Si es demasiado grande el perro no podrá cerrarlas cuando come, por tanto la comida y el agua pueden entrar en vías respiratorias. Si se deja un paladar blando demasiado corto será irreversible de por vida.

Mº Luz Ortiz, responsable de cirugía junto con Mireia García y Reyes Marti-Scharfhausen han realizado la cirugía con éxito en el hospital veterinario. El protocolo anestésico para esta cirugía consistió en una premedicación, en la cuál se sedo al animal con Dexmedetomidina a 4 microgramos/kg, Metadona a 0,4 mg/kg y Midazolan a 0,3 mg/kg. Con respecto a la cirugía en sí, es muy importante tener en cuenta la mala oxigenación del paciente, por lo que oxigenamos previamente con mascarilla. La inducción se realizó con Propofol a dosis efecto y el mantenimiento con sevofluorano y VPPI con presión. Antes de realizar la cirugía se administró Metilprednisolona a 1mg/kg, para combatir la inflamación durante la intervención.

La técnica utilizada es una sutura continua con monosyn 4/0 circular y corte. Una vez fijado el paladar blando, se mide la zona donde se va a realizar el corte con una línea que pasa a la altura de la mitad de las tonsilas o la punta de la epiglotis. Este punto se localiza con dos puntos directores de monosyn 4/0 para luego iniciar el corte, que se va suturando de forma continua con el mismo hilo.

 

Es muy importante el control postoperatorio con oxigenación y asegurar que el despertar sea sin problemas. Para ello, 20 min antes de la finalización de la cirugía se administró Dexmedetomidina subcutánea a 2 microgr/kg para asegurar un despertar tranquilo y sin excitación. El primer día es de ayuno sólido y sirve para comprobar la deglución. Se recomienda dieta blanda durante un par de días.

 

2 Comentarios

  1. Me ha encantado este post. Habéis realizado un fabuloso trabajo, no sólo durante la cirugía , sino como bien decís en las pruebas previas imprescindibles para estar seguros del éxito de la intervención.
    Ahora ese perro podrá tener una calidad de vida normal maravillosa , gracias a vosotros.

  2. Quiero felicitar y agradecer al personal del hospital veterinario CEU ,por el excelente trabajo y atención que le brindaron a mi mascota Yako,a tenido una evolución muy satisfactoria y bien como señala María, ahora tiene una calidad de vida excepcional ya que corre ,salta ,se divierte sin tener esos ahogamientos que le producían al realizar el mínimo esfuerzo, muchas gracias .-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.