¿Son las plataformas vibratorias eficaces como entrenamiento para aumentar la fuerza?

Demasiadas veces, en el ámbito de las Ciencias de la Salud, y concretamente en el de la Fisioterapia, nos encontramos con que existen tratamientos que están “de moda”. En la reciente historia de la Fisioterapia técnicas como el kinesiotaping, las plataformas vibratorias, las criosaunas, las cabinas terapéuticas de ultravioleta o la magnetoterapia han estado de moda, luego dejaron de estarlo y, en algunas ocasiones incluso, han vuelto a estarlo más de una vez. Por ejemplo, si en los años 70 el TENS era la gran novedad para el tratamiento de todas las dolencias, hoy en día la tendencia son las técnicas invasivas o los trajes de electroestimulación como “panacea” de la que se espera que venga a resolver los problemas de pacientes y fisioterapeutas.

En este escenario, guiado por la moda imperante en cada momento, la evidencia científica sobre eficacia clínica debería guiarnos a la hora de acoger a estos nuevos tratamientos. No obstante, la velocidad a la que la ciencia nos proporciona evidencias sobre una técnica hace que en ocasiones, cuando ésta aparece, ya sea tarde, ya que la técnica puede haber “pasado de moda”. Así, se produce muchas veces la paradoja de que, teniendo evidencias sobre la efectividad de una técnica, tanto los pacientes como los fisioterapeutas hayan dejado de confiar en ella. Un ejemplo de esto lo encontramos en la el uso de plataformas vibratorias usadas como alternativa o complemento al entrenamiento de fuerza.

En España hemos pasado de la proliferación de centros de plataformas vibratorias a su defenestración como técnica de entrenamiento. Recientemente un metaanálisis publicado en Journal of Musculoskeletal and Neuronal Interactions  ha constatado que el uso del entrenamiento en plataforma vibratoria produce significativos incrementos de fuerza, en programas de al menos 5 semanas de duración. Confiemos que, al menos en este caso, la evidencia no haya llegado demasiado tarde para esta técnica quizá ya “pasada de moda”.

Escrito por: Juan José Amer Cuenca

Plataforma vibratoria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here