Secuelas de Semana Santa

Costalero de Semana Santa

¿Extremadura? ¿Semana Santa? ¿Fisioterapia?, estas tres preguntas están íntimamente relacionadas en nuestro siguiente post; aprovechando las vacaciones de Semana Santa, he ido a visitar las tierras de nuestros queridos amigos y profesores: Carmen puerto (Cacereña) y José Ángel (Emeritense).
Qué puedo deciros, “Extremadura, la gran desconocida”, !Qué razón tiene esta frase tan repetida!. No puedes imaginar un paisaje más placentero, verdes dehesas que te acompañan en el camino, todas las gamas del marrón sobre la tierra entre Cáceres y Plasencia; cuna de conquistadores, de buena gastronomía, de palacios y castillos, … hay que ir a comprobarlo.

Costalero preparado para procesionar
Costaleros preparados para procesionar,  con faja y costal.

Porque la fisioterapia, está en cada una de las actividades diarias, no podía faltar en nuestra Semanta Santa (fecha de oración y de recogimiento pero a la vez, de grandes esfuerzos físicos). He sido testigo de las celebraciones extremeñas y de las lesiones que los costaleros sufren, después de acompañar con gran devoción, a  sus imágenes.

Procesión en Plasencia, La Ultima Cena.
Procesión en Plasencia, La Ultima Cena.

 El costalero (ostalero, cargador, horquillero,..) es la persona que transporta el paso durante horas,  por la calles de una localidad y el  Paso es el nombre que reciben las imágenes que desfilan en las procesiones de Semana Santa, conjuntamente con las andas. Los pasos  reciben nombres diferentes en cada lugar, según la tradición y pueden desplazarse por medios humanos y mecánicos.

Un costelero puede llegar a cargar más de cincuenta kilos de peso, a lo largo de cada procesión, incluso sacan varios pasos durante la Semana Santa, poniendo a prueba todos los músculos de su cuerpo: la espalda y las piernas son las grandes perjudicas.

Ensayo con el paso
Ensayando con las andas por las calles de Cáceres.

El capataz (persona que dirige los movimientos de los costaleros) mide la altura de la séptima vértebra de los costaleros, antes de la procesión,  para que la trabajadera (travesaños horizontales en la parte inferior del paso), queden a la  misma altura y el reparto de la carga sea el adecuado (Igualá). -Seguro que tu fisioterapeuta tiene mucho que decir sobre esto.
El atuendo es fundamental, una leve arruga, un pliegue y seguro que tendrás que pasar por el servicio médico. Los costaleros utilizan dos elementos indispensables: La faja, entorno a la cintura (que sostine la espalda) y el costal, sobre el hueso del cuello (tela enrrollada “morcilla” de 80 cm).

Os mostramos algunas imágenes de la lesiones más comunes, en estas fechas:

Es necesario recoger los consejos de un fisioterapeuta, de manera anticipada, sobre la mejor forma de llevar el peso de las trabajaderas tanto para  prevenir lesiones no deseadas, como para tener preparada la musculatura.

 

Extremidades inferiores de los costaleros procesionando

La principal recuperación se centra en la espalda pero no podemos olvidar otras partes del cuerpo: la cintura, los pies, las rodillas,… El calzado tampoco es el más adecuado para realizar este tipo de esfuerzo, a penas unas leves zapatilla de lona incluso, los más devotos, los pies descalzos (además, muchos de estos trayectos se realizan en calles adoquinas y calzadas antiguas, irregulares). Lo habitual es que la  climatología no acompañe (época de tiempo imprevisible), y que la lluvia compliquen los itinerarios.

Por todos estos motivos, “antes, durante y después de la Semana de Pasión, la visita al fisioterapeuta  es parada obligatoria”, incluso para los turistas, que después de visitar tantos lugares, necesitan recuperar su buena forma.

Me despido con estas bonitas imágenes, recuerdo de un viaje inolvidable: !Totalmente recomendado!.

4 Comentarios

  1. Tere, me encanta tu nuevo post, como “fisio” y como compañera de uno de los extremeños que citas, además de compartir contigo pasión por Extremadura, aunque seamos valencianas.
    ¡Enhorabuena de nuevo por vuestro Blog tan ameno!

    • Muchas gracias, Mª José. Es un pequeño homenaje a nuestros queridos compis, tanto me hablaban de su tierra, que tuve curiosidad y volví encantada. NO he dicho nada de los higos con chocolate, pero eso también merece la pena. Hay que probarlos. Un abrazo.

  2. No sabes cuánto me alegra ver este post, Teresa: además de la parte técnica y fisioterápica, me ha emocionado tu mención a nuestra hermosa tierra, Extremadura! (los “extremeños-valencianos” lo agradecemos muchísimo.
    Un beso muy fueret y gracias por visitar esa maravillosa región y transmitírnoslo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here