Nos deja Freddy Kaltenborn. Un gigante de la Fisioterapia

Fallece un referente mundial en terapia manual vertebral

Nos deja Freddy Kaltenborn
Nos deja Freddy Kaltenborn. Imagen de la OPTP

Nos deja Freddy Kaltenborn. La Fisioterapia mundial está de luto.

Hoy me entero de tan triste noticia mientras comemos juntos varios profesores del Departamento de Fisioterapia de la CEU-UCH.

¡Qué más quisiéramos muchos docentes de esta profesión que llegar a la excelencia de este insigne noruego!

Por fortuna, contamos con amigos que tuvieron la fortuna de conocerlo de cerca a lo largo de su carrera como «fisios».

Es el caso de mis queridos colegas Pedro Rosado y Felipe Querol, «monstruos» de la Fisioterapia española que seguro lloran la pérdida de Kaltenborn.

Me cuentan los buenos de Pedro y Felipe que el «gran Freddy» les impresionó allá por 1983 en su visita a Valencia.

Freddy Kaltenborn es traducido por Felipe Querol durante el II Congreso Nacional de Fisioterapia (Valencia, 1983)

Acudía al II Congreso Nacional de Fisioterapia, celebrado aquí, para instruirnos en la Terapia Manual Vertebral, su gran especialidad.

Pero expliquemos a los más jóvenes quién era el gran Freddy Kaltenborn:

Un magnífico fisioterapeuta noruego, formado también en Alemania, que desde los años cincuenta experimentó con la manipulación articular.

Influido por insignes médicos de la talla de James Cyriax o Alan Stoddard, Kaltenborn pronto destacó en su terreno.

Un hito en su carrera fue la fundación de la IFOMT (International Federation of Orthopaedic Manipulative Therapists).

Kaltenborn fundó en 1974 la IFOMT, en Montreal, junto con Geoffrey Maitland, Gregory Grieve y Stanley Paris.

Geoffrey Maitland, Stanley Paris, Freddy Kaltenborn y Gregory Grieve fundan la IFOMT en Montreal, 1974

Estos cuatro prohombres de la Fisioterapia aprovecharon el Congreso de la WCPT en la ciudad canadiense para formalizar la citada IFOMT.

LA IFOMT, cofundada por Kaltenborn, se reconvirtió en 2009 como la IFOMPT (o sea: lo mismo pero centrada en los fisioterapeutas).

Por cierto, la pergeñaron realmente en 1967 (año en que nací, mira tú por donde)…

Y otra de esas casualidades cronológicas es que el señor Kaltenborn nació el mismo año que mi mamá, o sea, que eran «de la misma quinta»…

Y es que, cuando admiras a alguien, ¡no puedes evitar compararlo con otros referentes!

En fin, podríamos contaros muchísimo sobre este gigante que nos acaba de dejar, pero eso será con más tiempo.

Hoy le deseamos, allá donde esté, que descanse en paz, así como millones de gracias por su aportación a la Fisioterapia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here