Julio Araujo, el “supermán” de Osman

Julio Araujo, un fisioterapeuta heroico en Idomeni
Julio Araujo, un fisioterapeuta heroico en Idomeni

Recientemente ha estado copando los medios de comunicación españoles y valencianos la noticia de Osman, el pequeño afgano de siete añitos con Parálisis Cerebral Infantil (PCI) que ha sido acogido en nuestra Comunidad, procedente del campo de refugiados de Idomeni, en Grecia, gracias a la solidaridad de Bomberos en Acción y las miles de firmas españolas en su apoyo.

Osman, con su padre, sus hermanos, arropados por Bomberos en Acción
Osman, con su padre, sus hermanos, arropados por Bomberos en Acción

Menos sabido es, hasta ahora, y por ello queremos hacerle desde aquí un grandísimo homenaje, que nuestro fisioterapeuta egresado y máster en Fisioterapia de la CEU Cardenal Herrera, el onubense Julio Araujo, acudió a Idomeni junto con la asociación de voluntarios AYRE, originada en Huelva, para colaborar con estos valientes bomberos españoles y prestar también atención fisioterápica a los refugiados de diversas nacionalidades allí presentes, que padecen diversas lesiones y enfermedades, en ocasiones terribles, como microcefalia, heridas de bala o la parálisis cerebral que sufre el otro protagonista de esta hermosa historia:  Osman, de quien Julio se responsabilizó como “fisio” durante su estancia en el campamento de refugiados, concretamente entre el 24 de abril y el 10 de mayo.

La crudeza de Idomeni vista por Julio Araujo
La crudeza de Idomeni vista por Julio Araujo

Estos días, mientras he podido hablar varias veces por teléfono con Julio desde que supe que había vuelto de ese impactante lugar, no paraba de emocionarme con sus relatos sobre Idomeni, Osman y su entregada familia de jóvenes afganos que buscaban un espacio digno y seguro en este “loco” mundo medio en guerra. Con solo ver los hermosos ojos de Osman, los lectores podrán apreciar una parte del cielo y de la esperanza en ellos reflejados.

Julio Araujo con Osman y su familia en la tienda de campaña
Julio Araujo con Osman y su familia en la tienda de campaña

Julio nos cuenta que lo ha estado tratando como fisioterapeuta personal unas dos veces diarias en el improvisado “hogar”  que era la tienda de campaña  de Osman y su familia, formada por cinco personas en total, trabajando principalmente el control postural y la enseñanza de correctos hábitos posturales y de cuidados a sus padres; ayudado en ocasiones por intérpretes y en la mayoría de las veces con el universal lenguaje corporal, ya que esta enternecedora familia afgana no hablaba ni inglés ni español.

Afortunadamente, es muy importante el enorme potencial que nuestro valiente fisioterapeuta aprecia en el niño, a pesar de la discapacidad inicial que padece.

Julio tratando a Osman
Julio tratando a Osman

Esperamos con muchísima ilusión a que nuestro colega nos haga pronto una visita desde su Huelva natal, y poder encontrarse aquí en Valencia con el precioso Osman, que sonreirá una vez más junto a su héroe particular: Julio Araujo.

Julio, Osman, su familia y otros voluntarios
Julio, Osman, su familia y otros voluntarios

¡Un fuerte abrazo, Julio: para nosotros eres más que un héroe y todo un ejemplo a seguir!

11 Comentarios

  1. Conmovedora historia donde se mezcla lo profesional con lo humano. Es un orgullo poder decir que Julio se ha formado en nuestras aulas. Es verdad que esa forma de ser y actuar le acompañaría ya antes de conocernos pero quiero pensar que el CEU, cuanto menos, ha afianzado esa inquietud por ayudar a los demás.

    Enhorabuena a Julio y a quienes han tenido y tendrán la suerte de tenerlo cerca como profesional y como persona.

    Un abrazo.

  2. Sólo palabras de admiración para el coraje de nuestro compañero de profesión Julio. Acciones como la suya nos reconcilia con la naturaleza humana. ¡Claro que hay esperanza! Gracias por demostrárnolo, Julio.

  3. Julio, siempre te hemos conocido ayudando a los demás y regalando tu tiempo a quien lo necesitaba, con tu generosidad no paras de darnos ejemplo como gran persona y gran profesional, un beso muy fuerte

  4. Es un orgullo que haya gente como Julio. Regala su tiempo y competencia por los que sufren más actualmente
    Saludos desde París!!! Seguid así

    • ¡Cuánto me alegra que jóvenes estudiantes como tú, Ángel, nos sigan desde lugares tan pintorescos como París!. Y más aún apoyando iniciativas como la de nuestro querido Julio Araujo.
      ¡Un fuerte abrazo desde Valencia, España!

  5. NO te imaginas lo agradecidos que estarán sus padres, si es difícil la vida de un niño con capacidades diferentes en el mundo “civilizado”, qué decir de su supervivencia en medio de un terrible guerra.
    Espero que este sea un escalón más de tu solidario trabajo, enhorabuena por tu generosa dedicación. Cuando una piensa en el sentido de la vida, acciones como la tuya, le dan una gran motivación, siempre podemos hacer algo más.
    Tienes la mejor recompensa que puede recibir un profesional de la salud: el cariño de la gente, su gratitud y orgullo del trabajo bien hecho. Eres nuestro superman.
    Gracias en nombre de todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here