Los alumnos del grado de Óptica y Optometría nos explican las ventajas de usar lentes con tratamiento antirreflejante

En este post los alumnos Andrés Navarro y Bárbara Jordán nos explican las ventajas de las lentes con tratamiento antirreflejante:

Existen diversos reflejos producidos por el efecto de la luz al entrar en contacto con una lente: reflejos sobre la superficie cóncava (luz que llega por detrás del usuario), reflejos sobre la superficie convexa de la lente (luz que llega por delante del usuario), reflejos internos (por reflexión interna) y reflejos corneales (córnea-lente- ojo interno).

Con el objeto de disminuir estos reflejos, y por tanto sus consecuencias, se utilizan lentes antirreflejantes. El antirreflejante es una capa de material que se añade a la lente y se adhiere a ésta. Actualmente, en el caso de lentes orgánicas, contiene también una capa de endurecido que evita un mayor rayado. Las lentes antirreflejantes han evolucionado mucho y cada vez incorporan más tecnología: tratamiento antielectroestático, hidrófobo, repelente de la suciedad e incluso antivaho.

Las principales ventajas de este tratamiento son, en primer lugar, a nivel fisiológico aumentar la calidad de visión y disminuir la fatiga visual, y a nivel estético, permite aumentar la transparencia de la lente y evitar los reflejos en el rostro del paciente. En la conducción nocturna evita el deslumbramiento que ocasionan las luces de los coches que conducen en sentido contrario, lo cual a su vez aumenta la seguridad en la carretera.

Cabe añadir que actualmente existen lentes antirreflejantes que contienen filtro UV, y proporcionan 25 veces más protección a los ojos frente a los rayos UV que si no llevas nada, gracias al factor de protección solar.

También existen tratamientos antirreflejantes que aportan otras ventajas, como el “filtro azul”. Este tipo de antirreflejante ofrece una protección frente al riesgo de padecer patologías como DMAE (degeneración macular debido a la edad) o cataratas. El filtro azul bloquea aproximadamente el 20% de la luz azul-violeta (luz azul con la longitud de onda más corta) que es la más perjudicial a nivel macular reduciendo así en un 25% el índice de muerte celular en la retina. Este filtro está indicado para estudiantes, profesionales que utilizan ordenadores, y toda persona que use dispositivos digitales (Smartphone, Tablet,…) puesto que bloquea la luz azul que desprenden estos dispositivos llevándola hasta niveles equiparables a los que contiene la luz solar. Es posible utilizar este filtro azul en gafas sin graduación, lo que permitirá prevenir la fatiga y el estrés visual a estos usuarios que necesitan su ordenador en su trabajo diario. En cuanto a la posible desventaja de este tipo de antirreflejante cabe señalar que con el filtro azul se pierde transparencia o intensidad; sin embargo haciendo balance del beneficio – perjuicio nos decantamos a proponer su uso como tratamiento antirreflejante puesto que cada vez es mayor el tiempo de exposición a dispositivos digitales y luces leds.

En resumen, valorando los beneficios que obtiene el paciente al llevar una lente antirreflejante, tanto a nivel estético como a nivel sanitario, recomendamos su uso tanto para pacientes con gafa graduada como para usuarios digitales un filtro azul aunque no lleven graduación.

Nota: En las fotos se puede apreciar la diferencia en la imagen de ambos lados de la lente: uno sin antirreflejante en el que se observan reflejos y menor transparencia, y el otro con la lente antirreflejante en el parece incluso que no haya lente por la ausencia de reflejos y aumento de transparencia.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.