¿Es nuestra microbiota la clave para prevenir el deterioro cognitivo?

0
25

¿Qué es la microbiota?

El cuerpo humano alberga millones de microorganismos. El 95% de ellos residen en el intestino, bajo el nombre de microbiota. Estos microorganismos pueden ser beneficiosos, neutrales o perjudiciales para el huésped.

Las alteraciones de esta comunidad de microorganismos se conocen como disbiosis, lo cual puede provocar trastornos metabólicos y afectar al SNC debido al eje microbiota-intestino-cerebro (MGBX).

Representación de disbiosis y afectación del SNC mediante MGBX
Imagen 1. Representación de disbiosis y afectación del SNC mediante MGBX

Relación entre la microbiota y nuestro cerebro

Con el paso de los años, la composición de la microbiota se va modulando. Aumentan las bacterias proinflamatorias y disminuyen las bacterias antiinflamatorias de nuestra microbiota. Ello induce una inflamación sistémica que causa un deterioro de la permeabilidad intestinal y de la función de la barrera hematoencefálica (BHE), lo que acelera el proceso de deterioro cognitivo.

Variabilidad bacteriana en la microbiota de un paciente anciano
Imagen 2. Variabilidad bacteriana en la microbiota de un paciente anciano

Se ha demostrado que en el Deterioro Cognitivo Leve (DCL) o en la enfermedad de Alzheimer (EA) hay concentraciones bacterianas diferentes frente a pacientes sanos, lo cual nos hace conocedores del papel de la microbiota en nuestra salud.

Por otra parte, se ha observado que hay un crecimiento progresivo de Enterobacteriaceae, Enteroobacteriales y Gammaproteobacteria en pacientes con deterioro cognitivo y Alzheimer.

Estrategias para combatir la pérdida de memoria

1. Dieta

Frutas y verduras de una dieta equilibrada
Imagen 3. Frutas y verduras de una dieta equilibrada

Diferentes estudios epidemiológicos sugieren una fuerte correlación entre los factores relacionados con el estilo de vida, tales como la dieta, y la aparición y consolidación de la EA.

En ciertas investigaciones, se determinó que la dieta mediterránea era beneficiosa para los pacientes con EA a modo preventivo, gracias a su alto contenido nutricional.

Se consideró que los antioxidantes reducen el riesgo de EA y que las vitaminas previenen el estrés oxidativo y la inflamación. Además, se observaron niveles bajos de melatonina en pacientes con EA, por lo que la suplementación con vitaminas, melatonina y antioxidantes podría ser útil para delinear un tratamiento de la EA.

Por otra parte, la abundancia de la bacteria Acinetobacter en una dieta equilibrada es <0,1%, pero dietas con alto contenido graso pueden aumentar su concentración hasta 100 veces, asociándose con respuestas inflamatorias del intestino.

2. Probióticos

Probióticos
Imagen 4. Dibujo bote con comprimidos

Los probióticos son microorganismos presentes en el intestino humano que, cuando se suministran en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud del huésped.

Los probióticos pueden secretar y producir bacterio-toxinas que pueden suprimir la invasión bacteriana y bloquear la adhesión de patógenos a las células epiteliales. Además, compiten con las bacterias patógenas por los nutrientes y los sitios de unión.

Una revisión sistemática sugirió que los estudios preliminares en animales apoyan el papel potencial de los probióticos en la mejora del funcionamiento cognitivo, posiblemente al disminuir los niveles de biomarcadores oxidativos e inflamatorios en DCL o EA.

3. Trasplante fecal

Esquema trasplante fecal
Imagen 5. Esquema trasplante fecal. Imagen obtenida de:
https://alquimistaingeniero.wordpress.com/2020/02/12/el-trasplante-fecal/

El trasplante de microbiota fecal (FMT) se está estudiando como una posible intervención para muchas enfermedades. En la actualidad, el FMT está ampliamente aceptado para el tratamiento de Clostridium difficile. FMT podría ser beneficioso para el deterioro cognitivo y la disminución de las placas de Aß en el cerebro de los animales con EA.

LIMITACIONES Y PERSPECTIVAS FUTURAS:

La mayoría de los estudios en animales exploraron la posible interacción entre la microbiota intestinal y la función cognitiva, aunque existe una brecha sustancial entre los estudios intervencionistas y observacionales. La mayoría de los estudios clínicos se han realizado con muestras pequeñas, por lo que se carece de un perfil completo de la composición y funcionalidad de la microbiota.

Se considera que la dieta, los probióticos y el FTM representan posibles tratamientos para la EA, el DCL y otras enfermedades neurodegenerativas. No obstante, se necesita más investigación para comprender mejor los mecanismos subyacentes, los procedimientos específicos y las pautas para mejorar la efectividad de la modulación de la microbiota.

 

Redactado por Teresa López de Coca Pérez, alumna de 5º de Farmacia

 

Artículo anteriorLa inteligencia artificial en la detección precoz del deterioro cognitivo
Artículo siguiente¿Podremos detectar el Alzheimer con un análisis de sangre?
Investigadora en formación CEINDO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here