Elena, Berni y Jorge nos cuentan…

Elena Giménez (Periodismo + CAV), Berni Mir (Publicidad + CAV) y Jorge Beltrán (Publicidad + CAV) han participado en el rodaje de un corto con el equipo de Bocabadats formado por Emilio Aliena, Joan Santonja, Nacho Toledo, Ricard Ballester y Sergi Mocholí unos con sus estudios de Comunicación Audiovisual ya finalizados y otros a punto de hacerlo.

Nos cuentan su experiencia:

“Alfred Hitchcock dijo que detrás de un gran rodaje, siempre hay un gran equipo. Y trabajando recientemente en “El Depósito” pudimos comprobarlo. Nuestra colaboración como becarios en el proyecto  de Albert Bayarri fue una experiencia en la que los chicos de Bocabadats nos dejaron colarnos en primera fila de la operación, y ver los entramados de un veraniego día de rodaje.

La primera impresión al ver en el encabezado del plan de trabajo “SECUENCIA 1/EXTERIOR/DIA/PLAYA” fue (justo después de la inquietud y el gusanillo pre-rodaje) que aquello iba a ser todo un reto. Nada menos que 13 horas entre playas, explanadas y naturaleza no es una ubicación precisamente idónea para tener un día de rodaje tranquilo y sin altercados. Pero si a Sergi, Nacho, Emilio, Joan y Ricard no había nada que les parara, a nosotros tampoco. Y así fue. Bajo el lema de “todo por el cine”, en poco tiempo se encargaron de transferirnos esa ilusión y esas ganas de trabajar que desprenden sin quererlo en cada cosa que hacen.

Pero tanto la situación y la historia misma del corto, como nuestros compañeros de Bocabadats, hicieron de aquel día un escenario perfecto para hinchar nuestra formación y corta experiencia en este mundo cuanto menos singular de “lo audiovisual”. El tiempo acompañó, pero quizá acompañó demasiado. Los 40 grados a la sombra, una competición de Kaysurf, o un repentino ataque de insectos no identificados casi al finalizar el día, son factores que en clase de guión o de producción de la facultad no te enseñan, y que sin embargo ocurren tanto o más que tomas se repiten (ningún profesor nos comentó nunca la suma importancia del protector solar, tan imprescindible como el reflector o la pértiga.)

Nuestra sorpresa no solo fue saber de estos baches,  o poder tocar un rodaje real con lecciones de gran utilidad, si no la inmediatez y la eficacia con la que se pueden resolver. Lo más probable es echarte las manos a la cabeza si preparando el plan de rodaje tienes que cambiar un plano, o no dispones de cualquier material. Pero en “El Depósito” no fue así, y una de las mejores lecciones que de él extraemos es que a veces, hasta en el cine, la imperiosa necesidad de seguir adelante te hace sacar lo mejor de ti.

Ya falta menos para verle los ojitos a esta historia fraguada con mucho afecto, muchísima preparación y todavía más talento. Esperaremos ansiosos el momento, y desde aquí, una vez más, vuestros queridos becarios os quieren agradecer la oportunidad de haber trabajado con un equipo tan humano, divertido e incansable. ¡Todo por el cine!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.