Me voy al Veterinario. Hospital Clínico Veterinario CEU

En la sociedad en la que vivimos se considera que un buen médico o veterinario es aquél que consigue un diagnóstico correcto de las enfermedades de sus pacientes y que sabe aplicar el tratamiento más correcto para su curación. En el peor de los casos se entiende como buen profesional aquél que sabe aliviar los síntomas y el malestar de sus enfermos sin preocuparse de la causa. Lo importante para nosotros es recuperar la salud, o ver a nuestros animales de compañía vitales y saludables.

El colegio de veterinario de Málaga ha preparado una campaña publicitaria animando a los dueños de animales a que acudan con regularidad al Veterinario

En este sentido la Facultad de Veterinaria CEU pone a disposición de los propietarios su Hospital Clínico Veterinario CEU con profesionales que poseen una dilatada experiencia clínica y unas instalaciones con una equipación de alta tecnología.

Si reflexionamos un poco sobre esta idea podemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿No será mejor médico o veterinario aquél que evite que sus pacientes se pongan enfermos? Tiene razón aquel dicho popular de más vale prevenir que curar. La medicina preventiva en humanos va adquiriendo poco a poco más importancia. Noticias sobre cómo la dieta evita la aparición de algunas enfermedades, o el inicio de campañas para el diagnóstico precoz de otras, colaboran a introducir en la sociedad este concepto de medicina preventiva.

La medicina veterinaria debe de considerarse igual por varias razones:

  • En primer lugar, porque nuestro animal puede darnos señales de estar enfermo cuando ya es demasiado tarde y no hay nada que hacer.
  • En segundo, porque la única solución al problema pasa muchas veces por un gasto económico excesivo.
  • Tercero, porque ver a nuestro animal en buenas condiciones nos dará más satisfacciones.

El que juega el papel más importante en esta medida es el propietario. Es esencial conocer las particularidades de la raza y las necesidades nutricionales, así como controlar su estado de salud. El conflicto aparece cuando dicho propietario no recibe ningún tipo de información, antes de adquirir su animal, sobre sus exigencias y cuidados, y se encuentra con ciertas obligaciones y problemas que no esperaba. Algunos optan por recurrir a manuales poco científicos que parecen dar solución a cualquier duda; otros hacen sus preguntas a través de medios de comunicación a veterinarios virtuales; los más sensatos acuden a un veterinario; y los más egoístas optan por abandonar al animal. Para evitar los problemas inesperados, lo mejor es conocerlos de antemano.

Si se acaba de adquirir un animal, o mejor aún, si se tiene la intención, lo más sensato es pedir toda la información a un profesional veterinario. Igual que antes de comprar un coche nos informamos de todas sus prestaciones, deberíamos acudir al veterinario si se tiene la intención de acoger un animal en casa. La intención de este Blog es asesorar a aquellos futuros propietarios de un perro, desde conocer cuál es la raza que más se ajusta a sus condiciones de vida, hasta saber como alimentarlo correctamente y prevenirle posibles enfermedades.

¿Cómo puede distinguir cuando un problema de salud de su perro pone en peligro su vida y requiere atención veterinaria inmediata?

Aquí presentamos una compilación de las emergencias caninas más comunes presentadas en la Sala de Urgencias del Hospital Clínico Veterinario de la Facultad de Veterinaria CEU:

1. Trauma

Si su perro ha sufrido algún tipo de trauma como una caída, herida de disparo, ser atropellado por un automóvil o si se ha visto involucrado en una pelea de perros que requiere atención veterinaria inmediata. Incluso si su perro aparenta estar bien un chequeo inicial con su veterinario sigue siendo necesario ya que en ocasiones las lesiones sufridas por un suceso traumático, tales como ruptura pulmonar, hernia de diafragma o hemorragia interna no presentan síntomas de inmediato. Las heridas como laceraciones y heridas de mordida pueden ser más profundas que lo que aparentan, y pueden surgir complicaciones como una infección por demorar la atención veterinaria. En ocasiones, el suceso traumático no es presenciado por el dueño; si observa que su perro cojea, tiene aparentemente algún dolor o simplemente no está actuando bien, entonces es mejor que lo haga ver.

2. Dificultad Respiratoria

La disnea también se conoce como dificultad respiratoria y se puede manifestar como sibilancia, asfixia, respiración débil y áspera o paro respiratorio. Puede ser causada por un cuerpo extraño en la garganta, cardiopatía o enfermedad pulmonar. Si hay un cuerpo extraño presente es importante que no trate de sacarlo usted – hacerlo puede colocar el objeto más profundo todavía, obstruyendo por completo las vías respiratorias. Los problemas respiratorios casi siempre indican problemas mayores de la salud del perro por lo que no demore la atención inmediata.

3. Condiciones Neurológicas

Los problemas neurológicos pueden manifestarse en su perro como desorientación, falta de coordinación, letargo severo, falta de reacción y coma. Un perro normal y sano es brillante, alerta y reacciona; cualquier cambio pronunciado del estado mental de su perro requiere atención veterinaria inmediata. El letargo y la debilidad pueden presentarse en cualquier enfermedad grave y nunca deberían pasarse por alto. En ocasiones, los trastornos neurológicos no afectan la actividad mental (por ejemplo, la pérdida del uso de los miembros posteriores en ocasiones puede ser causada por un disco intervertebral roto). Reiteramos, estos son trastornos graves que requieren atención veterinaria inmediata para lograr el resultado más favorable.

4. Convulsiones

Las convulsiones también son consideradas una condición neurológica pero son tan comunes en los perros que merecen una categoría propia. Aquel perro que nunca antes haya experimentado una convulsión, debe ser examinado de inmediato ante una. Los síntomas asociados con una convulsión incluyen temblores y agitación incontrolables, pérdida del conocimiento, brazadas con las patas y posible pérdida de control de esfínteres o vejiga. La causa más común de las convulsiones en los perros es la epilepsia. Si a su perro lo diagnostican como epiléptico, no necesariamente cada convulsión será una emergencia. Si su perro sufre convulsiones múltiples en un período de 24 horas o si una convulsión dura más de un par de minutos entonces su perro epiléptico quizás necesite atención veterinaria inmediata. Hable más con su veterinario acerca de cómo manejar la epilepsia y ante qué señales debe prestar atención. Otras causas de las convulsiones incluyen hipoglucemia en los cachorros, insulinoma en perros adultos y toxicidad en perros de todas las edades.

5. Sospecha o Confirmación de Exposición a Tóxicos

Encuentra un cebo para ratas mordisqueado mientras lleva la ropa para lavar al sótano o nota que la bolsa de fertilizante del cobertizo está abierta de un rasgón. Si usted sospecha que su perro ha ingerido algo potencialmente tóxico llame al Hospital Clínico Veterinario CEU (961369028) para obtener una recomendación inmediata acerca de qué hacer. Un toxicólogo veterinario podrá recomendarle que induzca el vómito, busque atención veterinaria inmediata o simplemente controle en casa si la sustancia ingerida resulta ser inocua. Conserve un frasco de peróxido de hidrógeno en la casa siempre por si alguna vez le indican que induzca el vómito.

6. Vómitos y Diarrea

Los vómitos y la diarrea son problemas comunes en los perros y aunque pueden ser síntomas de problemas graves de la salud del perro la mayoría de los casos son simples trastornos gástricos que normalmente se resuelven dentro de las 24 horas. Si para lo demás su perro está actuando bien, haga descansar el estómago evitando que el perro coma por entre 4 y 6 horas y asegúrese de que su perro tenga acceso a gran cantidad de agua para que permanezca hidratado. Si presenta síntomas clínicos adicionales como letargo, debilidad o parece sentir dolor, entonces se indica atención veterinaria inmediata. Además, si los vómitos o la diarrea persisten más de 24 horas O si nota sangre en los vómitos o la diarrea entonces diríjase de inmediato al veterinario. Si su perro tiene un problema médico crónico como diabetes y comienza a vomitar, entonces no se recomienda aguardar 24 horas sino buscar atención veterinaria lo antes posible.

7. Abdomen Distendido o Dolor Abdominal

Si nota que el abdomen de su perro está distendido y parece sufrir algún dolor y/o incomodidad, entonces es probable que se trate de un problema médico grave que requiera atención veterinaria inmediata. La distensión abdominal puede estar acompañada de arcadas secas, reflejo faríngeo, debilidad, colapso y dificultad respiratoria. La distensión abdominal puede ser provocada por aire atrapado en el estómago que puede hacer que el estómago se retuerza sobre sí mismo. Esta condición es conocida como dilatación gástrica –vólvulo– o, comúnmente, “hinchazón” – y en general se da en perros de raza grande. Esto pone en riesgo la vida si no se trata y cuanto antes acuda al veterinario, mejores serán las posibilidades de que su perro presente un resultado positivo. Otras razones de la distensión abdominal pueden ser distensión por fluidos (ascitis), por cardiopatía y hemoabdomen por hemorragia interna, como bazo con ruptura.

8. Problemas Oculares

Los problemas de los ojos en los perros tienen la desagradable tendencia a deteriorarse antes que los problemas en otras áreas. Estos problemas pueden rápidamente desembocar en pérdida del ojo y ceguera si no se tratan, en especial el glaucoma. Los síntomas de enfermedad ocular incluyen enrojecimiento del ojo, secreción, lagrimeo excesivo, inflamación, estrabismo y restregado constante con la pata en el ojo. Incluso si se trata tan sólo de un cuerpo extraño en el ojo o un rasguño superficial en la córnea el tratamiento veterinario puede evitar que un problema menor se transforme en un problema grave.

9. Problemas Urinarios

Si nota que su perro no está produciendo orina vaya al veterinario lo antes posible. Aunque es un problema de la salud mucho más común en los gatos que en los perros, las obstrucciones urinarias sí ocurren y son fatales. Si nota dificultad para orinar o sangre en la orina diríjase al veterinario cuanto antes ya que puede ser un síntoma de infección urinaria o cálculos urinarios, que podría complicarse y generar una obstrucción si no se los trata.

10. Emergencias en el Parto

Si su perra entra en trabajo de parto y usted nota que transcurren más de cuatro horas sin que nazca ningún cachorro, esfuerzos durante más de 30 minutos sin resultados o pasan más de dos horas entre los cachorros, entonces es posible que esté sufriendo distocia. Llame a su veterinario de inmediato para recibir indicaciones.

La lista anterior no incluye en absoluto todas las emergencias específicas sino que es una compilación de las emergencias de salud canina más comunes que se han observado. Si está sucediendo algo con su perro y usted no está seguro de si se trata de una emergencia o no, tenga en cuenta que la ayuda se encuentra tan sólo un llamado de distancia. Siempre tenga a mano el número de su veterinario habitual (Hospital Clinico Veterinrio CEU 961369028). Como dueño de un perro usted conoce a su mascota mejor que nadie – si sospecha que algo anda mal no dude en llamar. Este simple acto puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Nunca se sienta avergonzado por llamar o preocuparse, ya que es mejor prevenir que curar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.