La historia de Gusete, gato con hernia diafragmática

Este es Gusete, un gato adulto de la SVPAP que acude al Hospital Clínico Veterinario CEU con dificultad respiratoria tras un traumatismo. Gusete no podía respirar bien, y evitaba tumbarse o sentarse. Tras realizarle las pruebas pertinentes se vio que tenía una hernia diafragmática.

 

Se estabilizó al paciente y se realizaron pruebas (analítica completa, radiografías y electrocardiograma) para ver el estado general del paciente, tras valorar al paciente se realizó una cirugía para corregir el problema. 

 

¿Qué es una hernia diafragmática?

Se trata de una discontinuidad del diafragma, ya sea por rotura o desgarro, que permite la entrada de los órganos o la grasa abdominal a la cavidad torácica. 

¿Cuál es la causa?

La causa más frecuente es por traumatismo, ya sea atropello, pelea o caída. También puede ser de origen congénito, aunque es menos común. 

¿Qué sintomas se aprecian?

Podría no dar sintomatología, y ser un hallazgo casual en una exploración rutinaria. Sin embargo, lo más común es que el animal presente dificultad para respirar (disnea), que podría ser o bien agudo, tras el traumatismo, o bien después de un tiempo como consecuencia de un derrame pleural o debido a algún tipo de descompensación.

¿Cómo diagnosticarlo?

 

Además de por la historia de traumatismo y disnea, se hace mediante una radiografía torácica. En dicha radiografía suelen verse las vísceras abdominales en tórax. 

También, podría verse mediante ecografía, se vería una perdida de continuidad del diafragma e invaginación de alguna víscera o de la grasa abdominal. 

¿Qué tratamiento tiene?

Lo primero sería estabilizar al paciente con oxigenoterapia, analgesia y el tratamiento que sea necesario dependiendo de las lesiones que presente el animal. 

Una vez estabilizado, el tratamiento seria quirúrgico. 

En hernias crónicas, habría que tener en cuenta la existencia de adherencias y tejido fibroso, en un número de ellas es mejor no operar y tratar que el animal tenga una vida lo más comida posible. 

¿Qué complicaciones puede haber una vez resuelta la hernia? 

Tras la cirugía podríamos tener presencia de gas en tórax ya que al abrirlo aunque hagamos presión negativa suele quedar algo de gas dentro, esto dificultaría la respiración y debemos controlarlo. También, podríamos tener edema de pulmón como consecuencia de una distensión brusca de los pulmones. 

Tras la cirugía Gusete se recupero favorablemente, estuvo varios días hospitalizado controlando las constantes y realizando radiografías de control para valorar que no había complicaciones. 

Si tiene alguna duda o consulta no dudes en contactarnos

Hospital Clínico Veterinario CEU: 961 36 90 28

Disponibles las 24 horas del día. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.