Intoxicación por mata-caracoles

El metaldehído, un molusquicida, más conocido como mata-caracoles, es uno de los peores venenos que puede consumir nuestra mascota. por desgracia, su forma, sabor  y olor dulces hace que sea apetecible para nuestros animales de compañía.

Los signos clínicos de esta intoxicación cursan con un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, convulsiones e hipersalivación entre otros.

Así se presentó Coba, una perrita de 8 años que había ingerido una bolsa entera de este producto. Con una frecuencia cardíaca de mas de 200 latidos por minuto y una frecuencia respiratoria de 50 respiraciones por minuto. Inmediatamente se le colocaron 3 catéteres intravenosos periféricos y se le administró un bolo de diazepam para disminuir los ataques convulsivos. Se le provocó el vómito y se le aplicó un enema rectal con el fin de que expulsara la mayor cantidad de producto en el menor tiempo posible.

Se realizó un lavado gástrico y se mantuvo a la perrita intubada, monitorizada y conectada a la máquina anestésica con dosis mínimas de anestesia y mezcla de oxígeno puro con aire. Además se administró una infusión continua de diazepam para evitar convulsiones. Cuando se retiraba el agente anestésico la perra convulsionaba de nuevo y aumentaba la frecuencia respiratoria. Tras casi 9 horas conectada a la máquina, pudimos desintubarla y mantenerla en observación.

Coba comenzó a recuperarse poco a poco, y 8 horas después era capaz de ponerse de pie  y…¡¡¡A la mañana día siguiente pudo volver con sus dueños!!!

Este caso afortunadamente ha concluido bien, pero debemos tener en cuenta lo peligrosos que son los insecticidas y pesticidas que se usan comúnmente, y debemos mantenerlos alejados de nuestras mascotas para evitar graves consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.