La mayor pesadilla de los alumnos de Primero de Medicina: los exámenes tipo test

Alumnos durante un examen de evaluación continua.
Alumnos del CEU durante un examen de evaluación continua.

El paso a la Universidad supone un gran cambio para todos los alumnos: sitio nuevo, compañeros nuevos, métodos nuevos de estudio y exámenes nuevos. Esto último, es el cambio mas destacable que la mayoría de los estudiantes de primer curso deben afrontar. Pues cerca del 90% de los alumnos de Medicina, al finalizar la carrera deberán superar un examen MIR, compuesto exclusivamente por más de doscientas preguntas test. Hecho, que marcará el modo de evaluar a los alumnos por parte del profesorado durante todo su periodo de formación universitaria.

De manera, que para sacar nota en las asignaturas, no contará lo habilidoso que se pueda ser expresando tus ideas redactando el tema, pues en los exámenes tipo test; sólo sumará puntos el hecho de marcar la respuesta correcta. Para lo que será fundamental comprender toda la materia (por lo menos habérsela leído y comprendido al menos una vez), no siendo necesario memorizar textos extensos.

De modo que este sistema a  veces se convierte en un verdadero suplicio, sobre todo para los alumnos de primer curso, que no suelen estár acostumbrados a este tipo de exámenes y además, a los que nadie les suele explicar la mecánica de los mismos. Pues se supone; que en segundo de Medicina ya les enseñarán todos los trucos para aprobarlos con nota en los cursos de CTO de preparación al MIR.

Test

Así que, valorando la situación, nunca están de más unas cuantas recomendaciones prácticas, que pueden ser  de utilidad, sobre todo a los inexpertos alumnos de primer curso.

  1. Lee bien las normas del examen valorando los siguientes puntos: ¿cuántos puntos te descuentan por cada respuesta incorrecta?,  la duración del examen, ver si las preguntas no contestadas descuentan puntos o ver si las preguntas pueden tener más de una respuesta correcta, y en este caso  marcarlas todas.
  2. Lee todas las respuestas posibles antes de marcar la que consideras buena.
  3. Responde primero a las preguntas que te sepas (que seguramente serán las fáciles).
  4. Deja las preguntas complicadas para el final: no pierdas demasiado tiempo con una pregunta. Quizás a la vez siguiente, se puedan responder con facilidad sólo hecho de haber respondido ya a otras preguntas y haber superado los nervios iniciales; algunas veces la respuesta a alguna otra pregunta nos puede dar pistas para responder a otra.
  5. Descarta todas las opciones que crees con seguridad que son incorrectas, normalmente al menos 2 de 4 opciones suelen ser incorrectas.
  6. Evita siempre el descarte por azar: en los casos en los que el razonamiento no llegue, utiliza al menos tú intuición. Si una de las opciones no te suena de nada con lo  estudiado, lo más probable es que sea falsa.
  7. Si dos respuestas son opuestas, probablemente una de ellas será la opción correcta.
  8. “La primera impresión es la que cuenta”:  si te da el pálpito de que una respuesta es la correcta, probablemente lo sea. No lo pienses dos veces y sigue tú instinto.
  9. Cuando pases las contestaciones a la hoja de respuestas del examen, comprueba que las estas escribiendo en el número de pregunta correspondiente siempre que no quieras afrontar una cascada de preguntas incorrectas.
  10. Si una de las respuestas es: “Todas las anteriores son verdaderas”  probablemente sea una respuesta correcta.
  11. Elige la respuesta más larga (y más concreta): pues los que diseñan los test tienen que asegurarse que las respuestas correctas son indiscutiblemente ciertas, lo que a menudo implica que se tenga que utilizar un lenguaje más explicativo. Por el contrario, los profesores que suelen dedicar menos tiempo y esfuerzo a redactar las respuestas falsas, probablemente serán menos elaboradas y más cortas.
  12. Mira las respuestas anteriores y posteriores. Pues aunque muchas veces los exámenes se diseñen completamente al azar,  en la mayor parte de casos estos se siguen realizando de manera humana, por lo que es poco probable que una misma opción se repita en dos preguntas consecutivas.

Fotolia_5047893_Subscription_L
Si seguís estos consejos, podéis mejorar en vuestras calificaciones, pero no olvidéis una cosa fundamental: estudiar la materia a fondo y llevarla al día, suele ser lo más efectivo para obtener excelentes resultados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.