Xavi Calvo y Valencia WDC 2022, un encuentro virtual

Si hay algo seguro, es que el confinamiento y la ausencia de presencialidad provocadas por la COVID-19 no han logrado parar el proyecto Valencia WDC 2022. El deseo de transformación continúa, e incluso puede que sea ahora más necesario que nunca.

Estamos viviendo una etapa en la que resulta fundamental hacer un replanteamiento de lo que es y significa una ciudad. Y, si antes de la pandemia ya era un reto incorporar el valor del diseño a una ciudad como Valencia, la situación actual nos ha puesto el listón todavía más alto. Por eso, la opinión de Xavi Calvo cobra ahora mismo toda la actualidad… ¡aunque tengamos que conversar con él de forma virtual en un Instagram Live!

Xavi Calvo, Director General de Valencia 2022
Xavi Calvo, Director General de Valencia WDC 2022, conversó con nosotros en nuestro último IG Live
Estos últimos meses parece que nos han forzado a todos a acelerar ciertos proyectos, ¿ha cambiado en algo vuestro trabajo en la capitalidad de 2022?

A nivel de organización interna no ha cambiado nada. Este es un tema que he discutido varias veces con María Navarro, Gerente de la ADCV: los que hacíamos antes labores de gestión hemos seguido trabajando, bien desde casa o desde una oficina. Hablando de planes, sí que hemos tenido que improvisar un poco el qué hacíamos. Nuestro primer impulso fue ver cómo podíamos ayudar en esta situación, sobre todo a la vista del formidable trabajo de tantos diseñadores y diseñadoras. Por eso, en un primer momento, utilizamos la capitalidad como altavoz y creamos la plataforma «Esto Pasará» donde hemos subido muchos proyectos nuevos, y seguimos actualizando contenidos.

En definitiva, el espíritu es el mismo, pero sí hemos cogido parte de nuestra energía y la hemos aplicado a hacer este pequeño spin-off de la capitalidad. Desde el principio, hemos querido estar con la ciudadanía, reforzar el compromiso con los diseñadores, y así ha sido.

Y las ciudades, en este tsunami que estamos viviendo, han sido parte del problema y posiblemente también sean parte de la solución. Valencia, de aquí a 2022, sin duda ha de sumarse a ese reto de transformación…

Nosotros lo dijimos desde el principio. Evidentemente, hay un programa de actividades y eventos para 2022, pero nosotros queremos poner en marcha un cambio más profundo. Un cambio en las ciudades a través del diseño, y así lo expusimos en la misma presentación de la candidatura: esto es un experimento de prototipado. Valencia va a ser nuestro prototipo, y queremos ver hasta dónde podemos llegar con todos esos cambios. Lo bueno es que, hasta el momento, hemos tenido a la Administración a favor; incluso desde Alcaldía nos han dado una subvención, un signo inequívoco de confianza en el proyecto.

«La co-creación y la colaboración entre instituciones nos traerán más y mejores soluciones creativas»

En este momento ya contamos, por ejemplo, con un equipo. Actualmente trabajamos siete personas y ya contamos con directores de programa, de patrocinios, de engagement de comunidad… Lo importante es que ya podemos empezar a dar forma y poner nombre a cada proyecto.

Pero sí, la ciudad es el problema y es la solución al mismo tiempo. Y la solución no es otra que dejar entrar a los diseñadores. También es cierto que, en este escenario post-COVID, hay muchas cosas que cambian: por ejemplo, el mobiliario urbano. Personalmente, yo había sido muy crítico con la eliminación de los bancos horizontales para sustituirlos por modelos de silla individual. Esto, que parecía a priori algo muy poco social, ahora cobra otro sentido: en el contexto actual quizás lo mejor sea precisamente no sentarse juntos en un banco.

Recuperando espacios: la Plaza del Ayuntamiento de Valencia

En las últimas semanas hemos vivido una pequeña revolución en el sector del diseño con la reforma de la Plaza del Ayuntamiento y, concretamente, con el mobiliario utilizado. ¿Cómo lo habéis vivido desde Valencia WDC 2022?

Sinceramente, he ido tan desbordado con otros temas que no le había prestado tanta atención al tema de los maceteros de la Plaza del Ayuntamiento. Estamos mirando unos maceteros, cuando en realidad hemos logrado peatonalizar la plaza principal de la ciudad con un proyecto que va a devolver ese espacio a los ciudadanos. Pero nos hemos vuelto locos con unos maceteros, cuando el proyecto ni siquiera está terminado.

Sí que estuve viendo con el Ayuntamiento el origen del problema, en qué punto de la cadena se había producido el fallo, por qué no se contó con el mejor diseñador industrial del mundo. Creo firmemente que hemos de trabajar con la excelencia y, en mi opinión, ahí falló algo. Creo que no se acertó con el diseño del mobiliario urbano y por eso el proyecto de remodelación de la plaza es bueno, pero no perfecto. En cualquier caso, el Ayuntamiento ha escuchado y quiere ver cómo se ha tratado el tema y cómo se pueden mejorar estas intervenciones. Es un buen planteamiento: abordemos el fallo y busquemos una solución. Todo el equipo ha entendido que, en diseño urbano, todavía hay espacio para la mejora.

En cualquier caso, la World Design Organization vio los maceteros y fue lo último en lo que se fijaron, ¡no nos han quitado la capitalidad por eso! Valoraron, como es lógico, el proyecto en su conjunto y su significado: disminuir el tráfico rodado y devolver la Plaza del Ayuntamiento a la ciudadanía.

Como diseñadores, arquitectos y urbanistas tenemos la responsabilidad de devolver el espacio a las personas. Lo vemos en la ciudad, pero también en nuestras casas: espacios de vida, de ocio… ¡y ahora también de trabajo!

La reflexión sobre el espacio que habitamos es necesario. Y puede parecer anecdótico, pero no lo es: los balcones, por ejemplo, se han revalorizado con el confinamiento. Los diseñadores lo vimos desde el principio, y por eso hemos pensado en soluciones para las viviendas. Quizás incluir cabinas para videoconferencias, el uso de códigos de suelos o juegos para los niños, buenos equipamientos para el trabajo desde casa. Ha habido, de hecho, empresas que han identificado problemas y han aportado soluciones. Por ejemplo, en el terreno de la ergonomía.

¿En qué proyectos estáis trabajando ahora desde Valencia WDC 2022?

Hemos sacado de la nevera todas nuestras ideas para empezar a trabajarlas ya, no tanto a nivel de programación de agenda sino con proyectos aterrizados para la profesión: lo que llamamos proyectos estructurales para la capitalidad. Nuestro objetivo sigue siendo ir más allá del evento para crear un ente de diseño en Valencia: hay que transformar, pensar en nuevas formas de hacer las cosas. Hemos de idear nuevas herramientas que funcionen y nuevas soluciones editoriales, modelos en línea, diseño de servicios, etc. Es un nicho de trabajo con mucho potencial para los diseñadores y diseñadoras.

Pero lo mismo puede aplicarse hoy en día en el mundo de la docencia…

Y los estudiantes de la ESET se han implicado mucho porque, al final, se trata de pensar en el futuro. La capitalidad, pero también la pandemia, han propiciado un ejercicio de reflexión muy interesante: ellos son los que deben definir ese futuro.

¡Con la enorme responsabilidad que ello supone! Es cierto que vivimos un momento clave, pero también es necesario parar y estar bien. Me hacía esta reflexión con la diseñadora Lou Downe, que decía que es el momento de jugar con el perro, con la Playstation, tomar una copa de vino… Lo que los estudiantes deben hacer es estar bien cuando todo esto haya pasado. En su Twitter, esta diseñadora británica lo decía así: «Nadie os va a preguntar en una futura entrevista de trabajo qué hicisteis en el confinamiento». Hay personas que lo están pasando mal, en soledad, a distancia de los suyos. El diseño, con todos sus retos y oportunidades, estará ahí cuando superemos esto.

Una nueva etapa para Valencia WDC 2022

Comentabas antes el salto cuantitativo que habéis vivido en el equipo de la capitalidad…

¡Apenas llevamos una semana! Todo el proceso de la capitalidad vino de una asociación de catorce personas y un compañero de viaje excepcional como Pau Rausell. Pau, economista de profesión, hace poco estuvo en el Ayuntamiento hablando sobre la reconstrucción de la ciudad en nombre del diseño. Él seguirá en Valencia WDC 2022, pero con otro rol.

Por otro lado, empezamos a plantearnos cómo profesionalizar el equipo. Sacamos varias ofertas de empleo y la respuesta ha sido abrumadora: nos llegaron más de 1000 candidaturas y el equipo final ha llegado a tener un nivel de calidad enorme. Corinna Heilmann y Miguel Arráiz han entrado como directores de programa. En patrocinios está Víctor Aguado, y Silvia Flórez ha entrado como Design Community Engagement Manager. Amparo Balbastre, del Colegio de Diseñadores de Interior, lleva la parte financiera. Y María Lapiedra, que empezó con nosotros, continúa al frente de la comunicación.

Y, ya para finalizar, cuéntanos qué libros te han acompañado durante este confinamiento…

Vuelvo a la autora que mencionaba antes, Lou Downe, y su libro «Good Services«. También he recibido últimamente «Què és el disseny?«, de Isabel Campi Valls, que todavía no he tenido ocasión de empezar pero que María Lapiedra me marca como un imprescindible. Otro muy bueno es el de Miquel Milá, «Lo esencial: El diseño y otras cosas de la vida«. Y uno que también me ha fascinado es el de Virginia Lorente sobre Guastavino, «Immigrant Architect: Rafael Guastavino and the American Dream«. A este arquitecto valenciano hay que conocerlo porque fue algo así como el que diseñó Nueva York. El libro está muy bien ilustrado y puede ser utilizado incluso como cuento: es un paseo por Nueva York y por cientos de conceptos de arquitectura.

El libro de Virginia Lorente sobre el arquitecto Guastavino | Foto de DissenyCV

Es sólo un ejemplo, el de Guastavino, de esos valencianos por el mundo de los que no hablamos todo lo que deberíamos. Estoy pensando en Ana Criado, alumni del CEU, que se ha hecho un nombre en EEUU como directora creativa nominada a los premios Emmy, y que ha acabado trabajando para Apple.

Totalmente de acuerdo. Ejemplos claros de que esta comunidad, y también nuestra propia Escuela, llevan exportando al mundo talento en diseño desde hace muchísimos años. Y que así siga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.