Eric Cambres: “Mis años en la ESET fueron cortos y me hicieron crecer mucho como diseñador”

Que el diseño es pasión, ya lo sabemos. Que además requiere de perseverancia y trabajo constante, también. Nuestro estudiante Eric Cambres comparte su testimonio con nosotros: de Valencia a Londres (con parada en Barcelona), la historia de un compañero que ha alcanzado su sueño de convertirse en diseñador gráfico. ¡Gracias por todo, Eric!

Eric Cambres, en el Met Museum de Nueva York
Eric Cambres, en el Met Museum de Nueva York

Desde pequeño he sido un apasionado en todo lo que conlleva el diseño en general, siempre he estado involucrado en la pequeña empresa familiar dedicada al mobiliario, ayudando y dando opiniones en lo que permitían. Cuando me tocó la hora de elegir una carrera no sabía realmente qué hacer, hasta que me hablaron de la existencia de la carrera en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Productos, que cuando supe de ella me puse de inmediato a investigar. Tuve la oportunidad de elegir entre la Universidad Politécnica y el CEU, me decanté por este último porque me dieron muy buenas referencias del profesorado y del ambiente en la universidad. Nunca me arrepentiré de esta elección.

Durante los cuatro años de la carrera, que pasaron volando, puedo decir que he podido compartir opiniones y trabajar con grandes profesionales del diseño. Además de no sentir que fueran mis profesores, sino profesionales que querían que nos desarrolláramos como diseñadores industriales. Fueron 4 años muy cortos que me hicieron crecer mucho como diseñador.

Cuando terminé la carrera necesitaba irme y cambiar de aires, ampliar mis conocimientos en el ámbito del Diseño Gráfico, así que decidí hacer un máster en Elisava (Barcelona). Fue una nueva experiencia ya que, aunque estuviera cerca de casa, era cambiar de vida, hacer nuevas amistades, aprender cosas nuevas y competir en el máster con personas que sabían mucho mas que yo. Fue un año muy corto donde mis técnicas como diseñador gráfico mejoraron y decidí seguir en este ámbito.

Como todos sabemos, el inglés es muy importante y mucho más en un mundo tan competitivo como el del diseño. Con lo que no tenia suficiente con Barcelona y, gracias a la insistencia de una compañera de carrera que estaba en ese momento en Londres, decidí venirme a la capital o ex-capital de Europa. Necesitaba aprender inglés como fuese y intentar buscar trabajo como Diseñador Gráfico.

Empecé haciendo un intensivo de inglés durante 4 meses y trabajando en cualquier tipo de evento que pudiese para ganar algo de dinero. Quería perfeccionar mi inglés antes de empezar a trabajar como diseñador. En enero empecé a buscar ofertas de trabajo, internships, junior, todo lo que pudiese salir para meter la patita y luego poder cambiar de empresa si no estaba contento. Londres es una ciudad donde hay muchísima demanda pero también es una ciudad donde está la mejor competencia.

Me costó un par de meses encontrar trabajo, ya un poco desmotivado. Después de hacer como 15 entrevistas me contactaron de una agencia estratégica donde tenían un equipo de diseñadores gráficos y me invitaban a ir a hacer la entrevista a sus oficinas. Fui como a todas, motivado, con una buena presentación de mi portafolio y personalizada para la empresa donde iba. Cuando llegué pude oler el ambiente de trabajo: gente joven, divertida, nada de tensión, me dio buena sensacion pero no quería hacerme ilusiones como me hacia para luego nada. Al cabo de dos días recibí un e-mail de la empresa donde me ofrecían 3 meses de internship con la posibilidad de conseguir el puesto como Junior Designer.

Empecé muy nervioso ya que tenia la barrera de que mi inglés no era tan bueno. La gente me acogió como uno más del equipo e hicieron que me sintiese muy cómodo trabajando. Haciendo mi trabajo como sabía y esforzándome, al cabo de 3 meses y de haber visto como a 2 internos no les contrataban veía mi final cerca, pero llegó el día de hablar con mi superior donde felizmente me ofreció el puesto de Junior Designer.

Llevo 6 meses trabajando ya para Butterfly London, donde somos una pequeña familia y estamos creciendo exponencialmente. La filosofía de Londres es totalmente diferente a la de España: el trato a los trabajadores es genial, siempre hacemos eventos para crear un buen ambiente, tomamos cervezas juntos, vamos al pub…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.