Ser la persona que quieres ser

Hay personas “bonitas” en Saint-Martin. Personas “bonitas” en Dubai. Y en Inglaterra hay personas “bonitas” también. Y en Alemania. Personas que un día se juntan en el mismo lugar donde alguien de Suecia decide quedárselas para toda una vida. Alguien que otro día te explica así porqué esas personas son “bonitas“:

– Los compañeros de todo el mundo que he hecho aquí son especiales, van a ser mis amigos para siempre.

Linnea estudia 4º de Veterinary. La entrevistamos cuando ya asoman una vacaciones navideñas que pasará trabajando en una clínica de su país. Allí lleva haciendo prácticas hace años todos los veranos: “Siempre me he sentido bien recibida allí desde que colaboro con ellos…¡espero que me hagan un hueco cuando me gradúe!”.

Dices que no hay tradición en tu familia pero desde pequeña ya querías ser veterinaria ¿cómo se juega a doctora de animales con cuatro años?

Siempre me ha gustado ayudar, aunque sé que esto suena muy genérico. De niña jugaba a que se le caían los brazos o una pierna a los peluches, a los muñecos. Yo jugaba a curarlos, juntando ese brazo o esa pierna con lo que tenía a mano. También recuerdo ponerme muy pesada con tener un perro. No creas, tardaron nada más que 14 años en hacerme caso… ¡Hoy lo tengo aquí conmigo en Valencia!

Es un lujo que la Universidad ofrezca la oportunidad de hacer prácticas desde el principio

Llegaste sin conocer a nadie ¿cómo fueron esos primeros momentos?

Pensaba que me iba a costar mucho más. Es verdad que vengo de muy lejos, que en aquel momento no conocía a nadie, que todo lo que ocurre esas semanas es nuevo. Pero pensé que estaba empezando a cumplir mi sueño, que era y es ser veterinaria. Para mí fue una aventura que me ha salido muy bien. Hoy sólo puedo decir que arriesgarse es bueno.

 

 

 

 

 

 

 

Imagínate que con todo eso todavía no has convencido a alguien que está pensando en dar un salto como el que diste tú, ¿qué le dirías?

Que es mucho más sencillo de lo que parece. Sobre todo si nunca pierdes de vista que una experiencia como ésta te sirve para ser la persona que quieras ser. De todas las posibles, sólo la que tú decidas ser. Es un momento para conocer a gente nueva, en este caso de cualquier parte del mundo; conocer nuevas formas de pensar, es un viaje muy bonito.

En tu caso ese viaje ha implicado una apuesta total por un idioma que no era el tuyo.

Elegí Veterinary no sin cierto respeto. Pensé que sería duro, pero también sabía que era la mejor manera de mejorar mi inglés. Estás escuchando hablar en inglés mientras estudias, aprendes los conocimientos veterinarios en inglés, hablas con otros compañeros, te acostumbras a que sea parte de tu día a día. Y lo mismo ha acabado pasando con mi español.

Durante todos estos años ¿cuál ha sido la parte que te ha resultado más atractiva de tus estudios?

Sin dudarlo, las prácticas. Tener la posibilidad de hacer prácticas en la clínica veterinaria con animales pequeños o con exóticos es la mejor parte de nuestra formación. Es un lujo que la propia Universidad te ofrezca la oportunidad de aplicar a la práctica los conocimientos que adquieres en clase. En ese sentido, el sistema de aquí es distinto al de Suecia, donde se entra a trabajar las prácticas más tarde de lo que lo hacemos aquí.

 ¿Nos cuentas tus planes para el futuro?

De momento, regresar a Suecia cuando termine mis estudios y trabajar con animales grandes. A medio y más largo plazo, mi objetivo es trabajar en clínica con exóticos y pequeños animales, que son los que realmente me apasionan.

Muchas gracias, Linnea por compartir tu experiencia con nosotros.

Suerte!!!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.