Mi mascota está rara…

319

Os presentamos la historia de Keka, una labradora de 8 años que acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Veterinario un viernes por la noche. Sus dueños la notaban más apática, no quería comer ni beber y se escondía.

 

Sedimento urinario repleto de bacterias

Una vez ya en consulta comprobamos que Keka tenía fiebre y mucho dolor en el abdomen, decidimos realizar analíticas de sangre y orina, radiografías y ecografía. Keka tenía una infección de orina muy grave.

Decidimos hospitalizarla para bajarle la fiebre y ponerle medicación para tratar la infección.

Además, Keka necesito una cirugía ya que la infección le había llegado a los riñones. Antes de entrar a quirófano la estabilizamos y el Servicio de Hospitalización se encargó de que estuviera preparada para la intervención.

Iban pasando los días y Keka cada día estaba mejor, comía, bebía, paseaba… Sus dueños la visitaban cada día e incluso le traían cosas ricas para comer.

Fue cuestión de tiempo que Keka estuviera lista para volver con su familia a casa. Hoy ha vuelto al hospital para revisión y está perfecta!

El Servicio de Urgencias, Medicina Interna, Diagnóstico por imagen y Cirugía trabajaron en equipo para que Keka pudiera estar cuanto antes con sus dueños.

Los perros y los gatos no hablan, no son capaces de decirnos dónde o qué les duele pero si están raros sus dueños siempre lo notan. Por ello nuestro Hospital Clínico Veterinario ofrece un Servicio de Urgencias las 24 horas del día los 365 días del año (t.96 1369028).

Siempre a disposición de lo que más quieres!

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.