Erasmus en Austria: deporte, aventura… ¡y nuevos amigos!

Guten Tag! Mi nombre es Inés y soy de Barcelona. He estudiado toda mi carrera de Medicina en Castellón de la Plana, salvo este pasado curso académico, en el que me adentré en lo que ha sido la aventura de mi vida: el ERASMUS. Siendo la carrera de medicina tan planificada y larga sentía que tenía la necesitad de un cambio, y ¡qué mejor cambio que el vivir un año en el extranjero!

Los destinos que me ofreció la Universidad eran varios, pero yo ya tenía claro el mío desde el principio: Innsbruck (Austria). Soy una persona deportista y amante de la naturaleza y gracias a haber estudiado en una escuela Suiza tenía una buena base de alemán.

Todo esto junto a mis ganas de acabar con la rutina que puede generar una carrera tan larga como lo es medicina formó el cupo para emprender lo que ha sido el mejor año de mi vida.

Una vez puse el pie en la Residencia Home4Students de Innsbruck ya sabía que iba a estar genial: todos eran estudiantes de ERASMUS (la mayoría fueron solos) así que las ganas de conocerse los unos con los otros estaba presente durante todo el curso en el que estudiantes iban yendo y viniendo.

Me sorprendió mucho la cantidad de españoles que había (lo que fue un alivio, pues siempre va bien tener a alguien de tu país de origen), pero como yo tenía ganas de practicar mi inglés y alemán me junté desde el principio con gente internacional ¡es increíble lo que uno puede mejorar tan solo hablando!

Con mis amigos he estado viajando por los alrededores de Innsbruck y hemos conocido todas y cada una de las estaciones de esquí (brindadas por una cantidad de nieve que jamás había visto), muchos de los lagos mas emblemáticos (y fríos) de la región del Tyrol (por supuesto, acampando), así como las mejores paredes para escalar (Innsbruck cuenta con uno de los mejores rocódromos de Europa).

Junto a esta familia que poco a poco se va formando he podido aprender no solo a convivir con un número de gente elevando (éramos unos 30 compartiendo la cocina) sino también otras culturas y costumbres a las cuales no estaba acostumbrada. En fin, ¡una pasada si te gusta el deporte, la aventura y conocer a gente!

En cuanto a nivel académico me ha gustado mucho como tenían estructuradas las clases y las prácticas. Tanto en Alemania como en Austria el nivel práctico es mucho más elevado que en España, así que he podido aprender el funcionamiento de la sanidad austriaca y como funcionan sus Hospitales de primera mano. Las prácticas eran muy colaborativas e inclusivas, ya que nos dividían en grupos de entre 2-5 personas y teníamos que pasar consulta nosotros (obviamente con supervisión). Esta manera de enseñar tan activa me ha gustado tanto que he decidido no realizar el MIR y volver a Austria o Alemania para realizar mi especialización.

A nivel burocrático mi coordinadora de los servicios internacionales de Innsbruck ha sido toda una ayuda, pues todo problema que me surgía en cuanto a papeleo siempre me ha ayudado (¡incluso ahora para pedirle consejo sobre mi especialización allí!).

Personalmente este año no solo me ha brindado amistades que se que duraran para siempre y un estilo de vida que resumo como de calidad, sino que a nivel personal puedo asegurar que he experimentado un crecimiento en cuanto a poner prioridades en la vida y saber lo que realmente te llena y te hace feliz. Ha sido una experiencia única la cual recomendaré toda mi vida.

¡Gracias Innsbruck y gracias ERASMUS!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here