El Sujetador, ¿Sabes elegirlo correctamente?

Según la Real Academia Española (RAE), el sujetador se define como prenda interior femenina que sujeta el pecho. También es conocido como sostén, ajustador (en Cuba)​, corpiño (alrededor de Argentina), bra (en inglés) o brasier (en alemán).  Son muchas las mujeres que por el hecho de no haber elegido bien la talla o el tipo de sujetador no se sienten cómodas al utilizarlo, causándoles molestias e incluso problemas de salud.  Conozcamos un poco más una de las prendas más utilizadas en el mundo, pero de la cual tan poco sabemos.

El sujetador es la prenda íntima femenina que repetimos todos los días. Su mala elección puede ocasionar problemas de salud

El sujetador, ¿Invento del siglo XX?

No, no es un invento del siglo XX, si es verdad que la patente fue concedida el 3 de noviembre de 1914 con el número US11156741907 por Mary Phelps, sin embargo, desde antes de Cristo las mujeres usaban diferentes artilugios para sostener y cubrir sus pechos.

Si quieres saber más sobre la historia del sujetador te invito a leer este artículo de la Wikipedia.

¿Es lo mismo la talla y la copa del sujetador?

Cómo obtener las medidas para la saber la talla y la copa

¿Qué es la talla del sostén?

La TALLA es la medida del contorno torácico.

Debemos medirnos bien apretado a nivel del surco mamario y sumarle 15cm.

¿Qué significa la copa del sujetador?

La COPA es la profundidad del pecho y por lo tanto lo grande o pequeño que es. Se calcula midiendo el contorno del pecho a la altura  de la Areola/pezón y relacionándolo con el contorno torácico. Fíjate bien que el metro debe llegar hasta tocar el esternón.

La copa, realmente envuelve todo el contorno mamario, de forma que la mama debe quedar cómoda dentro de la copa y del aro, el cual define los límites de la copa. Un error común es que no entre todo el tejido mamario, ‘escapándose’ por debajo de la axila o de la propia copa (muy fácil si la cinta que define el contorno torácico está demasiado suelta).

Ejemplo de sujetador de la misma talla con diferentes copas
a igual talla diferentes copas

Por lo tanto dentro de una misma talla existen diferentes copas para adaptarse a cada pecho.

¿Cómo elegir la talla y la copa del sujetador?

Ejemplo de como saber nuestra talla de sujetador

Veamos un ejemplo práctico:

Para saber el número de talla debemos medirnos bien apretado a nivel del surco mamario y sumarle 15cm. La medida obtenida la redondearemos al 0 o al 5 más bajo de la decena en que nos encontremos.

Por ejemplo, si nos mide 71cm + 15 cm= 86 por lo tanto nuestra talla es la 85.

Para saber la copa que nos corresponde, debemos a la medida realizada entorno al tejido mamario restar el resultado de nuestro contorno (medida tomada para la talla) y buscar el resultado en la tabla.

Siguiendo con el ejemplo: si nuestro contorno mamario es 89cm menos los 71 del contorno el resultado es 18 y en la tabla vemos que de 17 a 19 es la copa C. Así pues, nuestro correcto sujetador debería ser 85C .

Estas medidas se realizan con un sujetador puesto por lo que la copa puede variar si el sujetador que llevas no es el apropiado. La tabla de las copas es mucho más larga, incluye todo el abecedario.

Pasos para colocar correctamente el sujetador

Cuando nos ponemos un sujetador debemos seguir unos pasos para colocar bien el pecho y que no sea el causante de problemas de salud:

Pasos para la correcta colocación del pecho dentro del sujetador
  1. Mete los brazos dentro de los tirantes y sube las copas hasta el pecho, subiendo a la vez los tirantes a los hombros.
  2. Inclínate un poco para que el sujetador quede por debajo del pecho y, por la gravedad, entrarán las mamas dentro de las copas.
  3. Pasando las manos por detrás, abróchate el sujetador. Si es  nuevo lo debes abrochar en los últimos corchetes. Si es más viejo y ha perdido algo de elasticidad pues debes pasar al segundo o tercer par de corchetes.
  4. Ponte recta y observa cómo queda de lado
  5. Ajusta los tirantes a tu gusto. Deben ser ajustados lo justo para que no se deslicen por los brazos y sin causar dolores ni marcas en los hombros, si los aprietas mucho o son demasiado finos pueden producirte dolor en brazo incluso dolor de cabeza y contracturas.
  6. Ya con el sujetador puesto, vuelve a inclinarte un poco. Mete la mano dentro de la copa y, acercando la mano hacía la axila, recoge todo el tejido mamario y colócalo dentro del aro. Repite al otro lado.

Habiendo recogido el tejido mamario por el área de las axilas y ya colocado dentro de la copa, podemos ver si la copa nos queda bien. Si hay ’desbordamiento’, es decir, si se te sale la mama de la copa, debemos subir el volumen de la copa. Por el contrario, si no llenas la copa, es que necesitas elegir un sujetador con menos volumen en la copa (también probar a ajustar un poco más el tirante sin hacerte daño).

¿Es importante es el uso del sujetador?

La mama sana, con el tiempo o por exceso de grasa, comienza a caer y a deslizarse hacia fuera, con lo que el aporte sanguíneo sufre cierta dificultad. Así mismo, los movimientos de los brazos pueden afectar a las mamas, que reciben traumatismos continuos sino están sujetas.

Mujeres nativas que no utilizan sujetador
mamas ptósicas de mujeres nativas que nunca han llevado sujetador. Foto extraída de internet.

Según los estudios de Dra. Joanna Scurr, de la Universidad de Portsmouth, durante el ejercicio, el pecho puede desplazarse hasta 9 cm en cada paso. Durante una marcha en una distancia de 1.600 m., las mamas rebotarían 135 veces. Un buen sujetador reduce esta cifra en un 74%.  Las  mamas carecen de músculos, siendo los ligamentos de Cooper y la piel los responsables de su sujeción, y ambas estructuras tienden a ceder con el paso del tiempo por pérdida de su elasticidad. Los embarazos, la obesidad, el adelgazamiento rápido, la falta de hidratación de la piel, los deportes violentos etc. provocan la caída de la mama.

Movimiento de las mamas cuando se corre
Movimiento de las mama al correr extraído del artículo

Si a todo lo mencionado anteriormente se asocia un soporte inadecuado, puede aparecer dolor mamario, disconfort, migraña, cefaleas, alteraciones posturales, deformidades de la columna vertebral y cervicodorsalgias, entre otras.

Por lo tanto, el uso adecuado dependiendo del momento es recomendable desde el punto de vista de la salud.

Un sujetador adecuado puede evitar:

  • Dolores de espalda apoyando/sujetando bien el pecho
  • Durezas o deformación del tejido mamario, por aros que producen lesiones continuas por apretar en la glándula mamaria, por no estar en el límite de esta.
  • Sobrecargas en la elasticidad de la piel del escote, que igual que la de la cara, va perdiendo elasticidad como parte del proceso normal de envejecimiento.
  • Roturas del ligamento de Cooper con la actividad deportiva si no se usa un sujetador deportivo.
  • La patología del surco mamario como eczema o candidiasis entre otros.

Signos que nos hacen pensar que en un sujetador inapropiado:

Los tirantes finos marcan profundamente  a nivel del hombro, probablemente porque su  pecho es grande y pesado.   Los tirantes mal acoplados pueden llegar a producir, además: cefaleas, disconford, presión sobre los nervios cervicales, dolor irradiado a espalda, brazo y mano, cervicodorsalgias.

Lesión producida por un tirante estrecho
Lesión producida por un tirante estrecho, sobre cargando el hombro.

Las copas son demasiado pequeñas, saliendo la mama por fuera de las copas, no recoge la parte axilar de la mama saliendo por el lateral o demasiado grandes y la mama baila en su interior.  Los aros mal elegidos pueden producir, contusiones, pigmentaciones en la piel, úlceras, dolor axilar por presión.

Un sujetador pequeño e inadecuado
  • El sujetador está mal ajustado; no existiendo una sujeción adecuada ni por los laterales, ni por la parte inferior del pecho (surco), ni en la zona central  no quedando pegada al esternón, pudiendo llegar a producir alteraciones posturales.
  • Refiere  eccema del surco, disconforme en la axila, contusiones, presión sobre la axila, dolor, formación de quistes, necrosis grasa.
Lesión eritematosa en ambos surcos mamarios, posible candidas.

Si alguno de los anteriores es tu caso, claramente no habrás elegido de manera correcta el sujetador.

Tipos de sujetadores

  • Según el tipo de relleno: con foam, sin relleno
  • Según la posición del tirante: balconette, sin tirantes, multiposiciones
  • Según la actividad para la que se realice: lactancia, deportivos…
  • Según la colocación del pecho: push up, reductores, normales
  • Según el soporte de la copa: con aros o sin aros

Es necesario usar un sujetador para dormir:

Realmente no. Sin embargo, hay mujeres que por su propia comodidad o culturalmente, duermen con sujetador. No es malo dormir con sujetador, pero el sujetador que utilizas a lo largo del día esta preparado para que la mujer este de pie/sentada, por lo tantos sus refuerzos es para impedir la caída de la mama (hacia abajo), sin embargo, de noche, lo normal es estar en horizontal y tus mama caen hacia los lados, Si quieres dormir con sujetador, adelante no es un problema, pero compra uno adecuado, y por lo tanto  con refuerzos laterales.

En resumen, puntos a tener en cuenta sobre el sujetador:

puntos a tener en cuenta para que el sujetador este bien acoplado

El sujetador debe rellenar la copa.

2.   El tirante debe sujetar el 90% del peso por lo que cuanto mayor sea el seno más ancho debe ser el tirante.

3.   Los aros deben quedar pegados al contorno del pecho y al esternón.

4.   El pezón debe estar a la altura de la mitad del hombro y el codo

5.   Cuando levantes los brazos el sujetador bien acoplado no se moverá ni se saldrá parte de pecho por abajo.

Ahora, después de leer este artículo ve a tu armario y valora si los sujetadores que llevas son los adecuados. En muchas ocasiones tendemos a anteponer la estética a la salud o comodidad sin darnos cuenta qué el uso de prendas incómodas diariamente puede ocasionarnos todos los problemas comentados anteriormente. Es por esto qué la correcta utilización del sujetador puede evitarnos muchos más problemas de los que pensamos.

Artículo anteriorErasmus en República Checa: una inmersión 100% en inglés
Artículo siguienteTres películas que no cuentan lo que parece
Profesor Colaborador Doctor en La Facultad de Ciencias de la Salud, Cardenal Herrera, Departamento Cirugía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here