Tres películas que no cuentan lo que parece

lo que ocurre en realidad

lo que ocurre en realidad.

Escena de Stalag 17, película de 1953

Esta última semana, debido a una acusación injusta e infundada contra una persona que nada tenía que ver con el asunto, salvo ser una víctima más de un accidente, me ha recordado de que, pese a todos nuestros esfuerzos, los humanos seguimos temiendo a lo diferente, como evidenció Albert Camus en su novela «El extraño», o «El extranjero». Nada es lo que parece.

Bertrand Russell, que era matemático, además de Premio Nobel de Literatura, escribió que «la única razón para ser cruel con los humanos es tenerles miedo», y también que «la calumnia siempre es sencilla y verosímil». Las cosas rara vez son lo que parecen. Y los traidores suelen parecer adorables, y los héroes lo son por casualidad.

Las películas

Ello me lleva a las tres excelentes películas que os quiero recomendar para este verano. Ninguna de medicina. Todas de humanidad. Algo indispensable para ser sanitario o incluso cristiano. Y para aprender a analizar, porque nada es lo que parece.

Cronológicamente, la primera es «Stalag 17», en español titulada «Traidor en el infierno», que habla de un topo en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, con un William Holden colosal.

Durante la partida de póker de A big hand for the little lady

La segunda es «A big hand for the little lady», en España «El destino también juega», con un ludópata que se ve envuelto en una partida de póker entre millonarios. El final no tiene desperdicio. Y es una ocasión de disfrutar de Henry Fonda y Joanne Woodward como campesinos ignorantes. Henry Fonda es uno de esos actores que siempre resultaba un hombre bueno creíble, pero le costó conseguir un papel que dicen estaba pensado para Marlon Brando.

En cuanto a la tercera, naturalmente se trata de una deliciosa comedia en que el héroe y el antihéroe poseen una dualidad entrañable, que les impulsan a «Volar bajo radar» en el caso de Bernie Laplante, y a afirmar que «hay un héroe en cada uno de nosotros», en el de John Bubber. Hablo de «Accidental Hero», de Stephen Frears, probablemente la única de la que habéis oido hablar. En español, «Héroe por accidente».

Dustin Hoffmann y Andy García en una de las escenas de Accidental Hero… «y perdone la vulgaridad».

Se trata de comedias divertidas que os permitirán reflexionar.

Si todavía os sentís con ánimos para otra más, quizá sea la ocasión de conocer a un centenario que afirmó haber empezado su vida como libertario y haberla acabado como libertino: el valenciano Luis García Berlanga. Se trata de «Los jueves milagro». Os confieso que conocí a D. Luis cuando era miembro del Consell Valencià de Cultura. Un hombre peculiar e inolvidable, que tampoco era lo que parecía.

Como todos nosotros. Pero tampoco perdáis demasiado tiempo en reflexionar sobre eso. G.K. Chesterton, el escritor de las divertidas novelas del Padre Brown y uno de los más profundos filósofos católicos, escribió que: «los ángeles vuelan porque se toman a sí mismos muy a la ligera». No perdáis la ocasión de ayudar a los demás, ni siquiera es un mérito, ni un privilegio: es lo que Jesús nos pidió.

Feliz verano.

Artículo anteriorEl Sujetador, ¿Sabes elegirlo correctamente?
Doctora en Medicina y Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Valencia. Profesora de Human Physiology. Interés en envejecimiento, fisiología de la visión, ejercicio y nutrición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here