Una gran responsabilidad: ejercer fisioterapia

Alejandro Rey Cardona, fisioterapeuta egresado de la CEU-UCH, nos plantea una gran responsabilidad
Alejandro Rey Cardona, fisioterapeuta egresado de la CEU-UCH, nos plantea una gran responsabilidad

Alejandro Rey Cardona es fisioterapeuta diplomado por la UCH-CEU en 2010, y nos cuenta lo que para él supone una gran responsabilidad: ejercer fisioterapia.

Mi colega y antiguo alumno trabaja actualmente en la Unidad de medicina geriátrica del Hospital Henri Mondor, en Créteil (Francia).

“Alex”, como le llamamos muchos amigos, nos visitó hace unos días en Valencia, y nos dedica esta valiosa reflexión:

“Han pasado ya varios años desde que trabajé en España. Actualmente, ejerzo mi profesión en Francia.

Vista exterior del Hospital Henri Mondor de Creteil, Francia
Vista exterior del Hospital Henri Mondor de Creteil, Francia

Sin embargo, aún recuerdo mis viejos cartones con información del paciente, en las que algún médico rehabilitador me decía el número de sesiones y tratamientos que realizar.

A ese respecto me pregunto irónicamente: ¿alguien ha hablado de electroterapia y poleas?

Por supuesto, ¡ni se te ocurriera salirte de ese plan de tratamiento…! Aunque es bastante cómodo que alguien tome las decisiones por ti y asuma la responsabilidad de que el tratamiento no funcione, no es muy satisfactorio profesionalmente.

Desde que llegué a Francia, trabajo directamente con médicos que prescriben fisioterapia indicando simplemente la patología del paciente, dejando la decisión de la duración, evaluación y decisión del tratamiento en manos del fisioterapeuta.

De manera regular, hay un intercambio de información fluido entre los médicos responsables (geriatras en mi caso) y el resto de profesionales.

Saber indicar si el paciente es suficientemente autónomo para volver a domicilio, si necesita reeducación antes de volver a casa, así como saber indicar los déficits del paciente y explicar las causas de su pérdida de autonomía, son tareas habituales en mi (nuestro) día a día profesional. No sólo es que pueda hacerlo, es que se me exige hacerlo.

Vista panorámica del Hospital Henri Mondor de Creteil, Francia
Vista panorámica del Hospital Henri Mondor de Creteil, Francia

Esta libertad para tomar completamente las riendas de la reeducación está ligada necesariamente a una gran responsabilidad.

Dicha responsabilidad es muy superior a la que tenemos habitualmente en España, o dicho de otra forma:

Ser completamente responsable de mis actos me ha hecho evolucionar como profesional trabajando en Francia.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y yo la acepto de buen grado”.

Escrito por Alejandro Rey Cardona

Publicado por José Ángel González

4 Comentarios

  1. Alejandro está en lo cierto y me atrevo a dar un paso más allá: La Fisioterapia no puede ni debe prescribirse utilizando los mismos parámetros que el facultativo maneja para prescribir AINES. No podemos concebir dosis de aplicación de movimiento, el ejercicio no se mide en miligramos y, definitivamente, es el fisioterapeuta el único que puede decidir cuando, cómo, por qué o por qué no el paciente es candidato a la intervención del fisioterapeuta. Pensar de otro modo es ignorar la Práctica Basada en la Evidencia.

    Gracias Ale!

  2. Coincido con la reflexión de Jose Polo, y al tiempo darte la enhorabuena por tu artículo, Alejandro. Eres un gran profesional, porque lo sé de buena tinta… Un fuerte abrazo!!!!

  3. Gracias Jose, gracias Maria José por vuestros comentarios
    Gracias a Jose Angel por publicar este artículo y por el trabajo que hace cada día en el blog del CEU.

    Un abrazo a todos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here