Robin Haon nos narra sus prácticas en el Hospital de Nimes

Robin Haon con un grupo de rehabilitación cardíaca en el CHU de Nimes
Robin Haon con un grupo de rehabilitación cardíaca en el CHU de Nimes

Son varios los estudiantes de Fisioterapia que al llegar a su último año de formación optan por la realización del Prácticum fuera de España. Esta posibilidad permite al alumno vivir una serie de experiencias muy enriquecedoras tanto en la dimensión profesional como en la personal.

Nuestro compañero Robin Haon, de cuarto curso del grado de Fisioterapia y gran deportista, se encuentra actualmente en el Centro Hospitalario Universitario de Nimes (Francia) donde está desarrollando su Prácticum.

Han transcurrido casi tres meses desde que Robin llegó a este conocido hospital de Nimes, lleno de ilusión y entusiasmo por aprender. Por el momento, una de las áreas que más le ha gustado y con la que ha disfrutado mucho durante las prácticas es el área de Fisioterapia Cardiorespiratoria. “Tenemos unos 20 pacientes para un programa de rehabilitación de 4 semanas. La mayoría de los pacientes han sufrido de un infarto de miocardio o diversas patologías cardiacas”, nos cuenta Robin.

“El programa de rehabilitación cardíaca que realizamos en el hospital es un tratamiento multidisciplinar  en el que participan médico cardiólogo, fisioterapeutas, enfermeros, nutricionista, tabacólogo, psicóloga y profesor de deporte.”

Robin Haon, en el centro, oro en esgrima en los últimos CADU
Robin Haon, en el centro, oro en esgrima en los últimos CADU

“Mis funciones en el hospital durante una jornada normal de trabajo se resumen del siguiente modo: a primera hora de la mañana, conforme los pacientes llegan al hospital, lo primero es registrar la tensión arterial y frecuencia cardíaca de cada uno de ellos. Seguidamente, todos los pacientes realizaban un calentamiento previo a la sesión principal de trabajo que ocupaba la mayor parte de tiempo durante la mañana. El programa de ejercicio que deben realizar los pacientes consta de trabajo en cinta rodante, bicicleta y ejercicios básicos  de musculación. Durante ese tiempo, estaba encargado de enseñar a los pacientes los ejercicios, controlar la buena conducta y controlar la frecuencia de entrenamiento establecida por el cardiólogo para cada paciente. Es un trabajo de educación, de control por parte del fisioterapeuta, garantizando el buen estado de los pacientes durante la realización del esfuerzo aeróbico. El objetivo es la vuelta progresiva al entrenamiento físico, respetando el estado del corazón en el postoperatorio. Más tarde, otra de las rutinas diarias era acompañar  a los pacientes durante su paseo por el bosque, controlando la frecuencia de entrenamiento de cada paciente y adaptando la velocidad a las necesidades de cada uno. Hacia el final de la mañana volvía al  gimnasio del hospital para continuar trabajando con los pacientes ejercicios de musculación básicos y estiramientos así como otros ejercicios de educación física. La jornada terminaba con una reunión con todos los pacientes para aclarar dudas o posibles preguntas.”

El contacto diario y la atención tan cercana que se les presta a los pacientes durante las sesiones son los ingredientes básicos para fraguar una buen relación paciente-fisioterapeuta, tal y como nos muestra la foto de grupo después de una sesión terapéutica.  La verdad es que un programa de trabajo diario como el que Robin nos cuenta, da para aprender muchas cosas de la mano de los fisioterapeutas tutores que acompañan a los alumnos durante la realización de las prácticas. De hecho, afirma Robin: “estas prácticas me han aportado el conocimiento suficiente para poder estar seguro de mí mismo respecto a la fisioterapia cardiovascular. Además, he podido finalmente aplicar y enseñar mis conocimientos -aprendidos con José Ángel González y Mª José Segrera– que nos dieron todos los conceptos clave para poder atender pacientes cardíacos. Ha sido un placer enterarme que la UCH CEU nos dio una buena formación, y que estamos listos para trabajar en cualquier servicio de Fisioterapia.”

Respecto a la idea de poder realizar el Prácticum en el extranjero, Robin opina que “es una idea estupenda hacer las practicas fuera. De este modo puedes descubrir otras herramientas o técnicas fisioterápicas. Por ejemplo, he visto que en pediatría, en Francia, se utiliza la aspiración nasal (en caso de bronquitis aguda) con una sonda, cosa que en España no hemos visto. Además, la realización de prácticas en el extranjero permite descubrir otros sistemas sanitarios y otras formas de organización y funcionamiento.”

En esta circunstancia, se da la situación de que Robin Haon es un estudiante de nacionalidad francesa por lo que el hecho de cursar su Prácticum en Francia “es una oportunidad para poder encontrar trabajo y empleo en mi país, ya que en Francia el tema de la fisioterapia está muy bien y hay muchas ofertas de trabajo.”

Según la experiencia de Robin, la realización del Prácticum en el extranjero está llena de ventajas y motivaciones muy interesantes, “el único punto negativo de todo ello sería estar alejado de la universidad, sentirse un poco desconectado de nuestro profesorado, sin embargo, con los correos electrónicos se soluciona todo.”

Nos alegramos mucho de que nuestros alumnos vivan esta clase de experiencias durante las prácticas y que descubran por si mismos que están preparados para asumir todos los retos que les esperan a nivel profesional. Muchas gracias por tu tiempo y por compartir con nosotros tus experiencias en las prácticas hospitalarias, Robin.

Escrito por: Mª Dolores Arguisuelas y Robin Haon

1 Comentario

  1. Un saludo muy cordial a Robin. Me alegro de que esté disfrutando de su Prácticum en Francia y de que ésto le abra las puertas a su futuro laboral. La alta inserción laboral de los egresados de la CEU-UCH es la mejor prueba de la calidad de su plan de estudios.¡Enhorabuena!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here