¿Quién hace feliz a quién?: el Erasmus de Isabella

Isabella Ruiz-Escribano, alumna de cuarto de Fisioterapia en la Universidad CEU Cardenal-Herrera, ha realizado una estancia Erasmus+ Prácticas en París. Ha pasado seis meses intensos de aprendizaje práctico. A su regreso, ha querido compartir su experiencia con nosotros. Este es su relato.

Foto con paciente de geriatría en el gimnasio terapéutico

Hola, mi nombre es Isabella. Tomé la decisión de realizar parte del practicum fuera de España hace tiempo. Entre todas las opciones elegí hacerlo en Francia, ya que el papel del fisioterapeuta es muy importante en dicho país.

Finalmente, fui aceptada para realizar cuatro rotatorios en dos hospitales públicos del sur de París, Kremlin-Bicêtre y Paul-Brousse. Cuando llegué allí, las cosas no fueron fáciles al principio, ya que nunca había hecho prácticas y no era mi lengua materna.

Los dos hospitales a los que fui eran bastante grandes y disponían de muchos servicios diferentes, por lo que pude ir conociendo muchas áreas diferentes. El horario de prácticas cambiaba un poco dependiendo del rotatorio en el que me encontrara, pero era de lunes a viernes y constaba de unas 7-8 horas diarias con un descanso para comer.

“Esta experiencia marca un antes y un después, al haber sido capaz de desenvolverte en un país completamente diferente al tuyo”

Una de las cosas que me llamó mucho la atención, es la importancia que tiene el fisioterapeuta en Francia, ya que tiene más libertad de actuación y el número de fisioterapeutas por departamento es muy grande, unos 3-4 de media por área, a diferencia de España. Además, la fisioterapia respiratoria es un mundo por descubrir que los fisioterapeutas españoles desconocen.

Con uno de los fisioterapeutas y una alumna de prácticas
Foto en el servicio de Reanimación Quirúrgica

 

 

 

 

 

 

 

Respecto al idioma, podría contar mil anécdotas de todas las veces que le he dado patadas al diccionario francés, pero me quedo con la satisfacción de saber todo lo que he mejorado, que no ha sido poco, ya que es una experiencia de inmersión total. En cuanto a la gente y compañeros del hospital, he encontrado personas de todo tipo, pero lo mejor han sido los pacientes, ellos me han acogido como una más, y, al fin y al cabo, ellos son los más importantes.

Sin duda alguna, volvería a repetir esta experiencia mil veces más, ya que no sólo se aprenden conceptos a nivel de la fisioterapia, sino que marca un antes y un después en tu vida al haber sido capaz de desenvolverte en un país completamente diferente al tuyo.

Si estás leyendo esto porque dudas sobre si irte o no, sólo voy a darte un consejo, empieza los papeles cuanto antes, ¡luego no vas a querer volver a España! (Eso sí, llévate jamón serrano, no encontrarás igual.)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here