De la teoría a la práctica: conoce el practicum de Alberto

824
Alberto probando una unidad del Armeo en Valencia al Mar
Alberto probando una unidad del Armeo en Valencia al Mar

¡Hola amigos! Soy Alberto Cavero Haro, alumno de último curso del Grado de Fisioterapia de la UCH-CEU, y quiero haceros una sincera reflexión sobre mi Practicum:

¿Cuántas veces hemos estudiado mucho sobre un tema y nos hemos creído que por ello ya lo dominábamos? ¡Muchas!

¿Y qué ha pasado cuando empiezas tus prácticas? Que…. ¡error!: al final la realidad suele ser muy diferente de lo que vemos en la Facultad. Los profesores te aportan su labor docente para que conozcas todas las patologías, saber cómo valorarlas y poder tratarlas; así como muchas más cosas que están interrelacionadas en un contexto teórico. Pero una vez sales a los centros asistenciales y comienzas las prácticas, afrontas otra realidad.

Alberto Cavero disfrutando de su Practicum de Fisioterapia del CEU
Alberto Cavero disfrutando de su Practicum de Fisioterapia del CEU

Te das cuenta de que cosas aparentemente sin importancia que en clase parecían no interesar o no te gustaban, sí que son más importantes de lo que parecen. En mi caso una de ellas fue el drenaje linfático, ya que das poca teoría en general y en prácticas son si no recuerdo mal unas cuatro aproximadamente. Cuando llegas al Instituto Valenciano de Oncología (IVO) como fue en mi caso, te das cuenta de la importancia que tiene dicha técnica, ya que allí es la terapia por excelencia y, ya no sólo por eso, si no lo más importante es porque la terapia es muy efectiva y la repercusión que tiene en los pacientes es más positiva aún.

Otro ejemplo claro radica en la fisioterapia pediátrica, ya que la teoría no suele gustar tanto y cuando llegas a la práctica… ¡es una pasada trabajar con ellos!

Pero para mí la práctica más impactante ha sido la que corresponde a fisioterapia neurológica. Cuando en clase te explican todo, y en las mismas prácticas de la universidad participas citando ejercicios y realizando técnicas, te piensas que todo encaja y que al final es “sota, caballo y rey”. Pero ¿queréis saber la verdad? … pues que NO es lo que yo pensaba: cuando te pones delante de un paciente, por ejemplo un hemipléjico, dices “voy a poner en práctica todo lo aprendido…”, y ahí viene lo más “gracioso”, y es que ese paciente está afásico, apático, con un déficit de atención que no te hace ni caso a lo que le dices, con una heminegligencia severa…. Todo eso sumado a que muscular y neurológicamente tiene espasticidad e hipostesia o anestesia. Entonces dices: “voy a probar este ejercicio que me enseñaron en clase y que irá de maravilla”, y lo pruebas…. y te sale horrible… Y, para colmo, observas que tu fisioterapeuta tutor no necesita apenas hacer fuerza para transferir o mover al paciente mientras que tú “te dejas los riñones”… Afortunadamente, también cuentan con dispositivos de alta tecnología como el Armeo o el Lokomotat, que facilitan enormemente tanto nuestro trabajo como la recuperación del paciente.

El lokomot, con el que Alberto ha realizado prácticas con pacientes neurológicos en el Hospital Valencia al Mar
El lokomot, con el que Alberto ha realizado prácticas con pacientes neurológicos en el Hospital Valencia al Mar

Pues a todo esto es a lo que iba dirigida mi reflexión inicial: que nuestro Practicum de Fisioterapia sirve para coger manejo con los pacientes, observar de cerca el mundo real del que más falta nos hace en nuestra carrera y, en definitiva, así poder tener ese plus que te aportan las prácticas para ayudar a todos aquellos que el día de mañana acudan a ti, futuro fisioterapeuta, para tratarles.

¡Toda una experiencia!

Escrito por: Alberto Cavero Haro

2 Comentarios

  1. Gracias Alberto por compartir con todos tu experiencia en el Prácticum. Seguro que es muy útil para aquel que se propone estudiar Fisioterapia. ¡Los pacientes son siempre lo primero!

Dejar respuesta