Fisioterapia y Reggae: ¡ One love, one heart!

Con Hugo puedes hablar de cualquier cosa. Es abierto, simpático, agradable…¿como se dice “majo” en francés? Pues eso. Lo pillamos en el stand de la Oficina de Movilidad, preguntando por destinos internacionales donde realizar una estancia.

Es francés, está en su primer año de Fisioterapia, y lo tiene claro: su movilidad internacional será en Iberoamérica y la hará en tercero. “Por Europa puedo moverme sólo, tengo amigos en varios países y económicamente me resulta más asequible. Para mí es más improbable poder dar el salto a América Latina, necesito del apoyo de los servicios internacionales de la Universidad para poder hacerlo”, dice.

“me gustaría llevar mis conocimientos a aquellos lugares donde más lo necesitan”

Ahora mismo sólo se está informando sobre el proceso, los requisitos y los destinos que oferta cada año la CEU-UCH. Pero la parte más importante ya la ha hecho: convencerse de que una oportunidad así va más allá de lo personal en su caso. “Es más que un objetivo individual; quiero aprender todo lo que pueda pero, sobre todo, me gustaría llevar mis conocimientos a aquellos lugares donde más lo necesitan”, nos cuenta.

Hugo y una compañera informándose sobre la oferta de movilidades internacionales

En su ciudad, París, lleva cinco años demostrando esa clara vocación solidaria, en la soupe populaire de su distrito, donde se sirve comida y se proporcionan recursos a personas desfavorecidas. También en Valencia está involucrado en asociaciones benéficas. Sigue pareciéndole poco, dice: “Aquí en Europa hay gente necesitada pero, al menos, estamos organizados. Tenemos más recursos. Hay lugares donde hay pocas estructuras de ayuda de este tipo”.

En su mochila habrá algo más que solidaridad cuando algún día cruce el charco. Porque Hugo piensa llevarse allá su técnica, pero también su pasión por el Reggae: “Quiero incorporar la música Reggae a mi práctica profesional. Para mi la música es muy importante, y creo que la fisioterapia y este tipo de música casan muy bien”.

Lo que dice recuerda tanto a aquella estrofa de Bob Marley  que dice Have pity on those Whose chances grows thinner”, que es imposible creer que algún día ese sueño suyo no llegue a hacerse realidad. “Quiero dar un toque personal a la fisioterapia, y creo que además de físicamente, la música puede ayudar mentalmente a los pacientes”. Lo dice para despedirse, llegamos al final. Aún así, lo que se queda como resonando por el Ágora es el principio de aquella misma canción: “Let’s get together and feel alright”.

Suerte y a por ello, Hugo!!!

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here