40 Años, 40 historias: María del Rosario Vidal y Antonio Sánchez, farmacéuticos y antiguos alumnos CEU 1973

Foto1

“El CEU nos dio hábito de estudio, amor a la carrera, constancia…”

Para llegar a la farmacia de María del Rosario Vidal hay que llegar al corazón de otra de las grandes universidades de nuestra Comunidad. Una farmacia que guarda en su interior la historia de la Farmacia, de sus últimos 50 años, a través de pulverizadores, cajas antiguas de medicamentos, albarelos, pildoreros, agujas hipodérmicas,… Allí trabajan dos farmacéuticos, Charo y Antonio, que se conocieron en 1970, cuando hacían el COU mixto en el CEU, que más tarde compartieron las aulas del Centro Universitario donde estudiaron Farmacia, y que unos años después se casaron. 40 años juntos, toda una vida.

– ¿Cómo recordáis aquellos años en el CEU?

Antonio: Primero cursamos los estudios de COU en la calle Trinitarios, pero luego nos trasladaron al Seminario en Moncada; era inmensamente grande. Estaban reformadas las aulas y había varios laboratorios. Eran aulas muy acogedoras, éramos pocos alumnos en clase y el ambiente era muy bueno. Cogíamos el trenet en la Estación de Madera y acudíamos a las aulas a aprender. Era una época en que se tomaban apuntes en clase desesperadamente, porque era lo único que había. Ahora es muy distinto, los bajan de la web. Eran clases interactivas, una forma de educar que marca mucho. De aquella época nos queda una forma de ver la universidad como una cosa interesante, tú eras partícipe, te tenías que esforzar por ir a clase, por tomar apuntes, por ampliar en la biblioteca… esto se aprendió en el CEU y nos sirvió porque cuando en cuarto tuvimos que ir a Madrid, teníamos el hábito ya creado en el CEU, y el 99% terminamos de una manera brillante en junio, cuando en la capital era un momento de revueltas, una universidad masificada….

Charo: No era fácil, había que estudiar mucho, no te regalaban nada. El nivel de exigencia era muy alto, y te preparaban muy bien. Por ejemplo, en botánica tuvimos que realizar un herbario de 300 plantas.

– ¿Recordáis a los profesores de entonces?

Charo: Conocías a todos los profesores y ellos te conocían por el nombre.

Antonio: Nos acordamos de todos, Leonardo, Herminio, Sepúlveda, Dubón, Javier Hernández, José Luis Moreno, etc… Cuando llegamos a Madrid tuvimos de profesores a grandes monstruos de la Farmacia, como el profesor Trigo, Santos Ruiz, Cadórniga, etc, que suspendían al 90% de los alumnos, y a los de Valencia nos fue muy bien. El CEU nos dio hábito de estudio, amor a la carrera, constancia…

– ¿Y a los compañeros?

Charo: Con muchos he mantenido la relación hasta hoy. Muchas de las amigas con las que salgo son del grupo de entonces. Además cuando te vas fuera, como nos pasó a nosotros, todos los de Valencia en Madrid hicimos piña.

Antonio: Claro, habíamos vivido la experiencia del CEU y la experiencia de estar fuera de Valencia, esto une. Además, cuando estudiamos en el CEU la única salida que había era la oficina de farmacia, por eso también mantenemos relación con compañeros nuestros del CEU que ahora tienen oficina de Farmacia en Valencia.

Foto2

– ¿Por qué estudiasteis Farmacia?

Charo: Era mi vocación desde pequeña, nadie en mi familia era farmacéutico. Mi hijo mayor también ha estudiado Farmacia y ha hecho el Máster de Atención Farmacéutica en el CEU de Madrid.

Antonio: Mi padre era químico y trabajaba en un laboratorio farmacéutico. Estaba acabando la carrera de farmacia, pero cuando tuvo su cuarto hijo tuvo que dejar las pocas asignaturas que le faltaban. Cuando mi hermana mayor eligió químicas, mi padre me aconsejó que hiciera Farmacia y la hice, me encantó. Volvería a hacerla.

– ¿Qué es lo más bonito de esta profesión?

Antonio: la verdad es que durante un tiempo trabajé en la industria farmacéutica y me gustaba mucho. He estado en 3 industrias, y he podido tocar todas las áreas: fabricación, distribución, registros… Lo que más me ha gustado ha sido ayudar a registrar un producto que no existía en España. Una novedad que hubo que pelear mucho para registrarla. El haber conocido el nacimiento del producto desde el principio ha sido una de las grandes satisfacciones de mi vida profesional.

Charo: la atención farmacéutica. Para mi es fundamental. El gusto por atender, por conocer a los pacientes que acuden a tu farmacia. Al principio tenía una farmacia en un lugar más pequeño, en que el trato con el público era lo más importante. Hoy la farmacia ha perdido ese sentido.

– Ahora se quiere impulsar esa atención por parte del farmacéutico…

Antonio: Si, pero la oficina de Farmacia se está convirtiendo en una oficina de gestión, más que de atención farmacéutica.

Charo: Hay demasiada normativa, burocracia, que ha hecho perder a la Farmacia su sentido tradicional.

Foto 3

– ¿Decirme tres cosas que hayan incidido positivamente en la Farmacia en estos últimos 40 años?

Antonio: La regulación más estricta en todos los aspectos, desde las normas de correcta fabricación, transporte, almacenamiento y dispensación del medicamento.

Charo: La llegada de los genéricos, que ha permitido la contención de los precios.

Antonio: Y, por supuesto, la adaptación de la Farmacia a las nuevas tecnologías. El que tengamos medios rápidos para controlar las cosas. Sin la informática no sería posible gestionar una oficina de farmacia.

– Y con el ordenador llegó la receta electrónica…

Charo: La receta electrónica ha supuesto un gran esfuerzo al farmacéutico, pero representa una medida positiva que facilita el consumo racional del medicamento. Todo está medido, las personas son más conscientes del gasto, y se ha evitado el almacenamiento de medicamentos.

Antonio: El uso de internet tiene ventajas, pero también inconvenientes. La gente está informada, se preocupa por su salud y eso es bueno. El problema es el que antes se leía todo el prospecto y hoy se buscan soluciones hasta en internet.

Foto5

– ¿Y los retos de la Farmacia para los próximos años?

Antonio: La sostenibilidad y el reto de la liberalización de las farmacias. Si un día se aprueba esta medida se ha destrozado la profesión, a nivel de la oficina de Farmacia.

Charo: Puede perderse ese espíritu de la atención farmacéutica. El farmacéutico tiene un trabajo sacrificado, son horas, son días festivos…Eso se acabará si se liberaliza el sector. En España estamos acostumbrados a otro modelo. La Farmacia está regulada por distancia, por habitante…

– El CEU celebra 40 años de la titulación de Farmacia, ¿qué han supuesto para vosotros estos años?

Charo: Son toda mi vida. Llevo en la Farmacia 36 años. Es mi trabajo, es mi familia, mis hijos se criaron en la rebotica…Para mi lo ha sido todo.

Antonio: Toda la vida. Desde que te casas, tienes tus hijos,…Y en este tiempo, la Farmacia ha sido mi profesión, mi vocación, mi dedicación…

– Por último, (y para aliviar la fila de pacientes que hemos conseguido formar) os pido un deseo para la titulación de Farmacia en este Aniversario

Antonio: El CEU hizo, hace y hará un papel muy importante en la Farmacia.

Charo: Que siga educando como lo ha hecho hasta ahora, que no cambie.

Y después de casi una hora juntos recordando 40 años de su historia desde los estudios en el COU mixto del CEU y en Farmacia, buscando pulverizadores de otros tiempos cuando “Agustín Llopis era el único inspector de Farmacia de toda Valencia”… Antonio nos desvela que un día “por un descuido” le prendió fuego al laboratorio de Química. Charo aún se ríe cuando recuerda el CEU en la calle Trinitarios, donde los chicos jugaban al balón en los pasillos y “te abucheaban si cruzabas por delante”

Foto6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.