40 Años, 40 historias: Lucía Camañas, antigua alumna de Farmacia CEU promoción 99-05

“El farmacéutico hospitalario en Inglaterra tiene un papel muy importante en las salas, es responsable de sus pacientes”

El 14 de enero de 2006, pocos meses después de finalizar los estudios en el CEU, Lucía Camañas se subió a un avión con destino a Manchester. Y desde entonces, han pasado casi ocho años dedicados a la farmacia hospitalaria en Inglaterra. Dos hospitales de Salud Mental, un hospital general y hoy la Agencia Europea del Medicamento, un viaje hacia una cultura diferente, donde el farmacéutico tiene un papel fundamental en el equipo de trabajo, junto al médico y el enfermero, y sobre todo, “una experiencia que recomiendo a todo el mundo”.

–  Siempre había querido trabajar en el extranjero, por el idioma y por vivir la experiencia. La verdad es que a mi me encanta la profesión de farmacéutico, mi padre es farmacéutico y es indudable que eso motiva tu vocación. Antes había un programa en el que los hospitales ingleses venían a la embajada británica en Madrid a entrevistar a enfermeras y farmacéuticos. Era primordial el inglés y yo tenía nivel cero. No me cogieron, pero se quedaron mi curriculum. El 14 de enero de 2006 cogí mi maleta y me marché a lo que saliera.

– ¿Y qué salió?

– Me costó dos meses que me saliera algo. Llegas allí y los primeros días no entiendes absolutamente nada. En Manchester tienen mucho acento. Hice entrevistas hasta de friegaplatos, pero sin inglés, ni de eso me cogieron. Un día con el listín telefónico para ver la dirección de las farmacias de la zona, fui dejando el curriculum en todas. A los 2 meses me llamaron de una de ellas. Todavía no estaba colegiada en Inglaterra y me tenían en la rebotica, montando cajetines individuales de medicación. Estos cajetines se recomiendan cuando el paciente tiene dificultades para tomar la medicación. Desde dificultades físicas porque no tiene fuerza para sacar el comprimido del blíster, hasta problemas para recordar la pauta. También se envían a los geriátricos y cada paciente tiene la suya. Pero claro, alguien los tiene que rellenar y allí estaba yo, comprimido por comprimido todo el día rellenando cajetines.

– Parece una buena idea para controlar el gasto y evitar que se acumulen los medicamentos.

– Si, en España en cada casa tenemos una minifarmacia. Además en Inglaterra se prescribe y se dispensa solo la cantidad de medicamento que necesita el paciente. Se etiquetan las cajas de manera individual con el nombre del paciente, el principio activo y la pauta. Son medidas de control del gasto farmacéutico, pero la farmacia necesita estar provista de personal y material. Las farmacias inglesas cuentan con la figura del técnico que prepara la medicación y la etiqueta. Y la principal labor del farmacéutico es de control y supervisión; controlar que lo que se dispensa es exactamente lo que dice en la receta y que la etiqueta sea correcta. Un error de dispensación podría ser muy grave.

– Y desde la farmacia, ¿cómo llegas al hospital?

– Me avisaron de la embajada británica que volvían a hacer entrevistas. Les contesté que tenía interés, que vivía en Manchester y había mejorado mi nivel de inglés. Me dijeron que me invitaban a la entrevista y que era para un hospital en Sheffield, a 50 minutos de Manchester. Pero las entrevistas eran en Madrid, así que me compré el vuelo, y me presenté allí. Llevaba seis meses sin volver a España.

– Cómo recuerdas esa entrevista?

– Yo creía que hablaba muy bien inglés, ahora cuando lo pienso, jaja! El hospital era de salud mental y yo creo que lo definitivo fue mi colaboración en un Estudio sobre el uso de psicofármacos entre los jóvenes, junto a mi profesora Lucrecia Moreno. Las conclusiones del estudio se publicaron en la revista Pharmaceutical Care de España. Les llamó mucho la atención que tan joven tuviera una publicación. Por eso quiero animar a los estudiantes a que colaboren todo lo que puedan durante la carrera. Todo lo que hagan extra, ese esfuerzo de más, cuando estudias no lo valoras pero llega un día que se ve recompensado. Al salir de la carrera todos somos licenciados, pero esos trabajos y colaboraciones pueden marcar la diferencia.

– ¿Cómo fue la experiencia en este hospital psiquiátrico?

– Cuando me entrevistaron yo pensaba en los hospitales psiquiátricos de las películas, con las camisas de fuerza… Pero no es así y además tuve mucha suerte con este hospital. Empecé en lo que se conoce como una banda seis, el rango de inicio para el farmacéutico hospitalario del NHS, servicio nacional de salud de UK. Mi jefe me apuntó a un curso de inglés al que iba en horas de trabajo e hice un posgrado en farmacia psiquiátrica, todo financiado por el hospital.

– ¿Cuánto tiempo trabajaste en este hospital?

– Año y medio. Tenía contrato permanente pero salió una vacante en el Hospital General de Sheffield y pensé que era mi oportunidad para coger experiencia en otras áreas terapéuticas. Las vacantes salen en la página web del NHS, es un puesto público pero no existe la oposición como en España.

– Una oposición a la inglesa, vamos.

– Si, hay que rellenar la solicitud por internet y si te seleccionan te llaman para hacer una entrevista. Normalmente en la entrevista tienes que hacer una presentación oral de un tema que te ponen ellos. La banda seis es la más baja pero implica educación y formación, el hospital te financia un posgrado de dos años en Farmacia Clínica mientras trabajas. Este te permite especializarte y a partir de ahí vas creciendo y si salen vacantes de bandas superiores puedes presentarte e ir subiendo de banda, con otras atribuciones y salarios en función de la experiencia que aportas. Hay un aliciente económico y también profesional, ya que recibes mucha formación, para que te vayas presentando a otras bandas y crezcas en tu profesión.

– ¿Cómo trabajan los farmacéuticos en los hospitales ingleses?

– Cada farmacéutico es responsable de varias salas. La tarea principal es revisar las tarjetas de medicación de cada paciente y firmarlas si se está de acuerdo. Se controla que la prescripción sea correcta en cuanto a dosis, interacciones, forma de administración… y monitorización del paciente, función renal, análisis de sangre… Si hay algún problema se consulta con el médico o la enfermera responsable para buscar soluciones. Se trabaja mucho en equipo. Una de las labores más importantes del farmacéutico en el hospital psiquiátrico por ejemplo es pasar consulta junto al médico. Formas parte de un equipo multidisciplinar, que incorporan un médico, una enfermera, un trabajador social y otros profesionales sanitarios.

– Precisamente, la Facultad de Ciencias de la Salud de la CEU-UCH ha consolidado este año un ciclo de actividades para fomentar este trabajo en equipo de los profesionales de la Salud.

  • Es que hay que hacerlo. El papel del farmacéutico en Inglaterra es muy diferente de lo que se ve aquí. La relación con el médico es muy directa, comentan contigo la medicación que van a prescribir, las dosis…la decisión es conjunta. También en el hospital se dispone de un departamento de información del medicamento donde el farmacéutico recibe y contesta preguntas concretas sobre la medicación. Todo el personal hospitalario y pacientes desde casa pueden llamar y preguntar.

– Debe ser duro trabajar en un hospital psiquiátrico…

– Te acostumbras, pero hay casos que realmente te hacen llorar. Después del hospital general me mude a Manchester otra vez y trabajé en otro hospital psiquiátrico donde hice una rotación de nueve meses en una sala para niños y adolescentes. De todo lo que he visto en salud mental es lo más duro. Niños que se autolesionan, con entornos familiares desestructurados, aunque también un tema preocupante es el acoso escolar y las redes sociales mal usadas hacen mucho daño… En Inglaterra se ofrece una vía de asistencia social y psicológica para superarlo que es importante, que en España desafortunadamente es insuficiente.

– ¿Quizá porque ir al psiquiatra no se ve con buenos ojos en nuestro país?.

– En España sigue habiendo mucho tabú. En Inglaterra también lo hay pero no tanto porque todo el mundo está muy informado. Las campañas publicitarias del NHS juegan un papel fundamental en la atención sanitaria del país. No solo en salud mental, por ejemplo, hay una campaña para el ictus que utiliza las iniciales de la palabra FAST (Rápido) para explicar cada síntoma, así aprendes a reconocerlos y si los notas sabes que debes llamar rápidamente a una ambulancia. Hay otra campaña que te enseña a realizar el masaje cardiaco con la canción Staying Alive de los Bee Gees. El ritmo de la canción es el mismo que el que debes usar para hacer el masaje.

– Definitivamente, Lucía te has enamorado de la sanidad británica…

– No es para tanto! Pero si que están bastante mas adelantados. Sobre todo en cuanto a la figura del farmacéutico hospitalario, que tiene un papel muy importante en las salas, es responsable de sus pacientes.

– Ahora trabajas en la Agencia Europea del Medicamento, ¿qué labor desempeñas?

– Estoy en el departamento de Seguridad y Eficacia de medicamentos, en la sección de Sistema Nervioso Central. Te da una nueva visión de la farmacia: la regulación de los medicamentos. La Agencia evalúa y autoriza los medicamentos a nivel europeo, luego cada país en concreto decide si los quiere comercializar. El farmacéutico tiene muchas salidas en este campo, también puede optar a los departamentos de farmacovigilancia o de calidad de medicamentos, por ejemplo.

–  Después de casi ocho años fuera de casa, ¿te has planteado regresar a España?

  •   Si, me gustaría regresar. Quiero vivir en España, pero hoy por hoy no tengo lugar. A pesar de mi experiencia, si quisiera trabajar en un hospital tendría que sacar el FIR, tendría que empezar desde cero. A día de hoy, no haría lo que se hace en un hospital en Inglaterra. Se está cambiando a mejor, pero aún tenemos que cambiar más.

– Hoy de regreso a las aulas del CEU, ¿cómo recuerdas tu paso por la Universidad?

  • Me lo pasé pipa. Mi promoción fue la primera del plan nuevo de Farmacia. Fue una promoción con nuevas asignaturas, temarios… Éramos muy activos y nos llevábamos muy bien. Nos fuimos a Cuba de viaje de fin de carrera y fue un viaje inolvidable.

– ¿Compañeros?

– Recuerdo con mucho cariño a Amparo Miragall, Montse Torrent, Paula Moratal, Paula Blanch, Ana Ribes, Julia Cedrillas, Patri Llorens, Vicky Montllor, Mar Conde, Enric Mocholí que ahora trabaja en Nueva York. Enric montaba unas fiestas famosas en su casa de verano… las “mochifiestas”. Jaja! Y sobre todo recuerdo a Fernando García, compartimos piso en Sheffield un tiempo, el vino a trabajar a una farmacia. Durante la carrera fue el delegado y juntos organizamos la fiesta de graduación, hicimos una fiesta temática, una “Boda real”.

– ¿Cómo?

– El año que nos graduamos se casaron Felipe y Letizia y montamos una “boda”. Nuestras invitaciones a la graduación eran como invitaciones de boda. El “príncipe” era el profesor de botánica Antonio Blanquer y la “princesa” Lucrecia. Jaja! Compramos velos, nombramos padrinos, reyes y los disfrazamos. Nuestros profesores eran los protagonistas del enlace y los alumnos los invitados. Fue una sorpresa, nos llevábamos tan bien con los profesores que se prestaron a la broma.

– Qué balance harías de estos años en la CEU-UCH?

–       Los recuerdo con mucho cariño, la gente, los profesores y su empeño porque aprendas, las practicas, fueron años muy buenos.

– Un mensaje para los jóvenes estudiantes que están hoy en las aulas de Farmacia

  • Quiero animar a los estudiantes que quieran salir al extranjero a que hagan las cosas bien, con cabeza. Lo principal es el nivel de Ingles y deben informarse bien, que busquen un máster, un curso de ingles, unas prácticas… Estar lejos de casa es duro, sientes lo que es ser un emigrante y es el inicio a la vida laboral que si ya de por si es difícil fuera de casa lo es más. Hay que ser fuerte y saber lo que quieres. Pero es una experiencia que recomiendo a todo el mundo. Todos deberían salir, aunque sea unos meses, vivir en otro país por la riqueza cultural que te aporta y porque te enseña a convivir con el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.