Nacho Muñoz de León en “Zona Hostil”

1378

Antiguo alumno trabaja en el rodaje de “Zona Hostil”

Nacho Muñoz de León tuvo la firme determinación de dedicarse al cine y participó en sus primeros rodajes cuando estaba terminando la carrera, desde entonces lleva más de cinco años en el mundo del cine y la publicidad, casi exclusivamente en el departamento de cámara. En esta entrevista nos habla de su último trabajo en la película “Zona Hostil” y de su recorrido en la profesión. Nacho, es un ejemplo de tesón y vocación, y alguien que sin buscar relumbrón ha tenido muy claro que disfruta con su oficio.

Cartel de Zona Hostil
Cartel de Zona Hostil

Me molesta mucho la gente que lo sabe todo, que creen estar preparados con sólo terminar los estudios, que carecen de humildad para seguir aprendiendo, que no luchan por lo que quieren, que se quejan de que no hay trabajo y que acaban conformándose con cualquier cosa por no moverse ni un poquito. No puedes pretender llegar a trabajar en la NASA y seguir viviendo con tus padres en Alginet

Con esta contundente declaración de intenciones se desayuna Nacho cuando le pregunto por su andadura en el mundo del cine y los rodajes.

¿Cuál ha sido tu trabajo en la peli?

En esta película, así como casi el resto de mis últimos 5 años, he trabajado como auxiliar de cámara. Siempre me he centrado en eso y no tengo prisa por dar el salto a foquista (Ayudante de cámara), que es el siguiente escalón. Tampoco aspiro a ser Director de Fotografía.

Creo que tanto en esta profesión como en el resto tienes que especializarte en una cosa. No puedes jugar al fútbol siendo portero y al año siguiente querer ser el mejor delantero.  Sencillamente “no” puedes. La gente no te va a tomar en serio.

Esta función es la más sufrida dentro del departamento de cámara. Eres el que más trabaja y el que menos cobra, pero es un trabajo precioso. Es muy bonito cuando lo tienes todo organizado y gracias a ello, el resto del trabajo fluye solo. Hasta que pasa esto tienes que haber pasado por muchos rodajes. Lo bonito no es fácil.

Nacho Muñoz en pleno rodaje
Nacho Muñoz en pleno rodaje

El trabajo abarca muchas tareas. Desde organizar todo el equipo, hasta hacer la claqueta. Comienzas antes de la película haciendo  la lista de fungibles, de todos los materiales necesarios para afrontar el rodaje. Con el chequeo de cámara empieza la acción. Se comprueba que todo el material funciona correctamente para no llevarte sorpresas más tarde. El auxiliar etiquetará y organizará cada maleta y el camión de cámara para saber donde está hasta el último cable. Una vez en el rodaje, te conviertes en el encargado de todo el material de cámara, de tenerlo todo a mano a demanda del director de foto y del foquista, marcar la posición de los actores durante el ensayo para tomar las marcas de foco, hacer la claqueta, rellenar el parte de cámara con cada toma, recoger todos los trastos, meterlos en el camión, irte al hotel y dormir las horas que puedas. No suena maravilloso, pero de verdad que cuando lo tienes controlado, empiezas a disfrutar mucho del rodaje.

¿Cómo surgió esta posibilidad?

Pues de una forma bastante inesperada. De hecho me llamaron un sábado a última hora de la tarde en el que estaba celebrando un cumpleaños, llevaba dos o tres cervezas y ni si quiera escuché el teléfono. En cuanto vi la llamada como a las 22:00, llamé corriendo sin darme cuenta de las horas. El productor en cuestión no contestó. Fue a la mañana siguiente cuando me despertó su llamada, me explicó que si podía estar ese mismo día en Almería. Por supuesto me tomé cuatro cafés, hice las maletas, metí mis trastos en el coche y llegué allí lo antes posible.

Yo había conocido a ese productor unos meses antes en otra película, “Que Dios nos perdone”, nos habíamos llevado bien y, al poco tiempo de acabar aquel rodaje le escribí y le dije que si tenía la oportunidad que me metiese en otro rodaje. Y así fue. Pero como he dicho antes, fue de forma inesperada: Primero porque la película ya estaba en marcha y no pensé que tendría la oportunidad; y segundo porque no suele ser el productor quien hace el equipo de cámara, sino el director de fotografía.

¿Alguna anécdota?

Recuerdo que tuvimos un parón de tres horas en el rodaje porque Alfredo Mayo, el director de fotografía, no quiso grabar porque la continuidad de luz era imposible de salvar y se plantó. Ni si quiera uno de los peces gordos de la productora o el director de la película le hicieron cambiar de opinión.

Durante el rodaje con helicópteros todo el equipo tuvo que vestirse de militar para las tomas de despegues y aterrizajes. porque al estar rodando en el desierto de Tabernas (Almería) los helicópteros no hacían más que escupir piedras y polvo del suelo, así que había que estar protegidos, incluso con chalecos antibalas.

De hecho, para proteger las ópticas de las cámaras utilizábamos los filtros “clear” y se rompieron como unos cuarenta de estos.

Rodaje escenas helicópteros
Rodaje escenas helicópteros

También fueron curiosas dos tomas de una moto que saltaba por los aires. En la primera, la moto se fue directa a la cámara A (la mía). No pasó nada porque la cámara estaba protegida por una caja de madera. Pero en la segunda toma, además de estar ya todos a cubierto, la moto hizo un extraño en el aire, cayó con la rueda delantera y cambió por completo de dirección. Se vino hacia donde pensábamos que estábamos fuera del alcance y fue a pararse a menos de un metro de la cámara que no estaba protegida.

Por lo demás, muchísimo frío y viento por las noches. Los de producción tuvieron que conseguir gafas de ventisca para todos porque si no era imposible trabajar con la arena en los ojos.

¿Algo de tu trayectoria hasta llegar a trabajar en pelis como esta?

Mi trayectoria ha sido escribir, conducir, aceptar cualquier rodaje (muchas veces hasta en los que sé de antemano que es una tomadura de pelo), ofrecerme a todo en todos los sitios… La cosa es rodar todo lo posible.

Prefiero estar grabando aunque sea sin cobrar que quedarme en el sofá de mi casa,  nunca sabes a quién vas a conocer o de dónde te pueden venir nuevos contactos.

Mis dos primeros años fueron trabajando de aquí para allá prácticamente por puro amor al arte. Me gastaba mi dinero en gasolina y hasta alguna vez en hoteles.  ¡Hasta una vez me fui con mi coche hasta Dinamarca para trabajar en un corto gratis durante una semana!

Cuando estaba en quinto de carrera, Chiara (también alumna del CEU) me llamó por si quería ir al rodaje de una serie web.  Estábamos en plenos exámenes y aún así dije que sí.

Luego estuve en casi todas las recuperaciones… Pero fue lo mejor que hice. Conocí a Borja Soler, el director, y podríamos decir que fue como mi padrino en esto. Él me metió en mi primera película y mi primer rodaje en Madrid. Fue la película “Stockholm” y no puedo estar más contento y agradecido por ello.

Me fui metiendo en más rodajes de lo que fuese, pero siempre me encargaba de hacer saber que yo quería ser auxiliar de cámara, así que con el tiempo llegué a trabajar sólo de eso. También me metí en la publicidad. Es lo que casi todos quieren porque se gana más dinero, pero quería hacer películas.

Junto a cámara en "Zona Hostil"
Junto a cámara haciendo claqueta en “Zona Hostil”

Algo que no me gusta es que parece que la figura del aprendiz ha muerto. Antes no existían carreras de cine. Tenías que empezar desde abajo y con el paso de los años llegabas a operar las cámaras o a ser director de fotografía. Ahora hay muchos chavales que ya salen diciendo que son directores de fotografía…

Cada cosa lleva su tiempo, no te pienses que ya eres Emmanuel Lubezki. Me parece que mucha gente se preocupa más por aparentar que por esforzarse y ser un buen profesional.

También el papel de la tecnología se confunde un poco a veces, ven lo que iluminan por el monitor, el enfoque también y si hay problemas parece que  todo se arregla en pospro. Hoy día se acepta casi todo  se pierde un poco de vista el orgullo del trabajo bien hecho. No es fácil encontrar rodajes donde se cumpla un protocolo de trabajo adecuado.

¿Otras pelis en las que hayas trabajado?

La primera fue “Stockholm”. Una peli independiente y sin presupuesto que le gustó a la crítica y se hizo muy grande a base de premios.

Entre ellos 6 del Festival de cine de Málaga, un Feroz a la mejor película dramática y hasta un Goya… !!  Después hice “Que Dios nos perdone”, de la que estoy muy contento porque la sufrí mucho, fue muy dura de grabar pero me parece un peliculón. Luego participé en otra como foquista se llama “Nosotros”.  Y por último “Zona hostil”, que de hecho le han cambiado el nombre. Se iba a llamar “En zona hostil”, y un día ya no era así.

Rodando "Que Dios nos Perdone"
Rodando “Que Dios nos Perdone”

¿Algo clave que te haya aportado la Uni para tu carrera profesional?

Una universidad te da los conocimientos básicos para que luego tú te vayas por una rama u otra, apenas sabía cuando terminé la carrera que hay una persona al lado de la cámara enfocando constantemente la imagen (y ahora resulta que eso es lo que quiero ser de mayor). En mis tiempos con el antiguo plan de estudios, estaba más orientada a televisión, o radio, o estudio de música p.ej, aunque creo que eso con el plan de estudios actual ha cambiado y ha mejorado en favor del cine y de los nuevos medios. La carrera me abrió los ojos y vi lo que “no” quería hacer.

Cierto es que si tienes ganas, la universidad la puedes aprovechar muchísimo, Y un punto muy a favor del CEU es que las clases no están abarrotadas de estudiantes y el trato es mucho más personal.

Si quieres puedes preguntar todo lo que se te pase por la cabeza y utilizar todo el material que es más que suficiente y bueno como para romper mano y hacer tus primeros proyectos.

Haciendo claqueta
Haciendo claqueta en escena de vehículo blindado

La universidad me dio muchas tablas, muchas relaciones sociales, muchísimos y muy buenos amigos que aún mantengo y después de la primera práctica con cámaras que consistía en copiar una escena de “Tesis” y editarla, decidí que eso es lo que quería hacer. Quería (poner mi granito de arena) trabajar en contar historias desde detrás de las cámaras. Todo lo que hice después fue con el objetivo de dedicarme al cine.

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.