Rebeca Martínez Bovi en la Universidad Nacional de Río Cuarto, en Argentina

2600

Hace unas semanas nuestra profesora Rebeca Martínez Bovi volvió de su estancia de investigación en Argentina. Hoy nos cuenta su experiencia:

¡Hola! Soy Licenciada en Veterinaria y Doctora por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Me licencié en 2007 y desde entonces, me he dedicado por completo a la clínica equina. Me inicié en el mundo de la investigación hace 4 años con el comienzo de mi tesis doctoral también en el campo de la reproducción equina.

Actualmente formo parte del grupo de investigación “Fisiopatología de la reproducción” y he realizado recientemente una estancia en la Universidad Nacional de Río Cuarto en Argentina, que cuenta con un importante laboratorio de producción equina de reconocido prestigio internacional.

En el Centro de Producción Equina de la Universidad de Río Cuarto

Los miembros del equipo, que está dirigido por Luis Losinno, tienen una amplia experiencia investigadora en el campo de la reproducción equina: Javier Aguilar Valenciano, Catalina Castañeira y Carolina Alonso. Todos ellos me acogieron con los brazos abiertos y me hicieron sentir como en casa.

El trabajo que he podido realizar en Argentina está directamente relacionado con el tema principal de mi tesis doctoral: los folículos hemorrágicos anovulatorios, principal patología anovulatoria que se da en yeguas. El trabajo diario consistía en la realización de ecografías transrectales, toma de muestras sanguíneas y realización de las punciones cuando las yeguas estuvieran en estro. Realizamos también inseminación artificial y diagnóstico de gestación.

El día que comencé mi estancia llegó Gitana, una yegua donante de raza cuarto de milla, de 3 años de edad y con una cojera. Pese a la gravedad de la lesión en su articulación carpiana, se observó una mejora muy evidente, gracias a los cuidados diarios que personalmente le procuré. En el primer flushing uterino que se le realizó a Gitana, justo el día en el que finalizaba mi estancia, se obtuvo un embrión. Así que si de este embrión nace una potra, ¡se llamará Rebe!

Rebeca junto a Gitana

Durante el mes de mi estancia en Argentina me alojé en la residencia universitaria y compartí  casa con Anna, estudiante brasileña, y Martina, estudiante argentina de la Universidad de La Plata; ambas estaban realizando una estancia en el laboratorio de reproducción equina. Fue una convivencia estupenda y me resultó muy gratificante conocer y conversar con estudiantes de otras nacionalidades, con las que compartía también el día a día en el trabajo.

Son muchos los beneficios que he obtenido de mi estancia: Conocer personalmente a los integrantes del equipo de investigación, participar y ayudar de forma activa en todas las tareas, conocer los protocolos y  la forma de trabajar de un laboratorio con tantos años de experiencia, etc. A nivel personal, me llevo la experiencia de vivir en un país diferente; conocer sus costumbres, su gastronomía, su forma de vida y también una parte de cada una de las personas que pude conocer y a las que seguro que vuelvo a ver dentro de poco.

Compartiendo momentos entre amigos, después del trabajo.

Quiero agradecer a mis anfitriones de la Universidad de Río Quarto su magnífica acogida; especialmente a Javier Aguilar por abrirme las puertas de este proyecto. Y gracias también a los estudiantes internos, residentes y pasantes del laboratorio de producción con los que he convivido; es increíble todo el trabajo que desempeñan siempre con una sonrisa.

¡Hasta pronto!

Si quieres leer más sobre la investigación realizada por Rebeca Martínez Bovi, consulta la noticia de Actualidad Científica aquí.

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.