Endika, Veterinario Interno: “Somos muy afortunados de poder disfrutar de un Hospital Clínico Veterinario nuevo”

Endika es veterinario interno del Hospital Clínico Veterinario de la CEU UCH

Nos hemos reunido con Endika, Veterinario Interno del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Procedente de Bilbao, nos habla de su experiencia en el hospital, qué le movió a decantarse por esta universidad y qué  momentos se llevará consigo de vuelta a casa.

¿Por qué decidiste estudiar Veterinaria en el CEU?

Una vez sales del instituto, te enfrentas a cientos de posibilidades entre las que elegir. En este sentido, creo que aquellos a los que nos gusta la veterinaria, lo tenemos claro. Pero la dificultad viene cuando ves la cantidad de universidades que ofertan estudiar grado de veterinaria y tienes que elegir una entre todas ellas.

Es una decisión muy importante, ya que te van a formar para el futuro laboral. Personalmente, decidí hacer un ranking de todas las universidades, saber qué era lo que aportaban y el nivel que me podían ofrecer. Esta era una de las que estaba por  encima y por ello, decidí venirme al Campus de Valencia.

‘Somos muy afortunados de poder disfrutar de un Hospital Clínico Veterinario nuevo, con unas instalaciones increíbles y con tecnología punta en cada uno de los departamentos que lo componen’

¿Qué es lo que más te ha gustado de tu estancia en la universidad?

Una de las cosas que más guardo, por supuesto, es la gente con la que he convivido. Además, disponemos de una simbiosis formada por unos excelentes profesionales y unos medios increíbles. Somos muy afortunados de poder disfrutar de un Hospital Clínico Veterinario nuevo, con unas instalaciones increíbles y con tecnología punta en cada uno de los departamentos que lo componen.

‘Una de las cosas que más guardo, por supuesto, es la gente con la que he convivido’

¿Qué destacarías del Hospital Clínico Veterinario?

Otra de las cosas que aportan mucho al trabajo de un veterinario son los casos. Tenemos una casuística enorme. Cada caso es distinto y te permite seguir creciendo como persona que, al final, es el objetivo último que nos hace estar aquí.

El hospital te habrá dejado alguna anécdota que contar…

Para bien o para mal, tengo un momento grabado en mi cabeza. No tuvo un final feliz, porque al final en la medicina no estás trabajando con un algo a lo que le puedes quitar las piezas rotas y cambiarlas por unas nuevas. Hay veces en las que el caso, lamentablemente, no acaba con una familia feliz en su casa.

‘Tenemos una casuística enorme. Cada caso es distinto y te permite seguir creciendo como persona que, al final, es el objetivo último que nos hace estar aquí’

Un día me vino una familia entera para traerme a su perrito, que estaba con un status epiléptico, estaba convulsionando. Estuvimos tiempo estabilizándolo, pero al final la cosa no fue bien. Cuando los dueños se iban a marchar, recuerdo que vinieron, me abrazaron y, aún con lágrimas en los ojos, me dieron las gracias. En ese momento, no supe cómo responder. Su mascota acababa de morir y, sin embargo, me estaban agradeciendo mi trabajo y reconociendo mi esfuerzo. Cada vez que lo recuerdo, se me pone la piel de gallina y me emociono.

Los compañeros del Hospital Clínico Veterinario se despiden de Endika

Muchas gracias Endika, ¡las puertas del Hospital Clínico Veterinario siempre estarán abiertas para ti!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.