Del diseño de producto al diseño de negocios.

Portada del proyecto de la alumna María Magán
Proyecto de la alumna María Magán

La actividad de los diseñadores ha ido evolucionando a lo largo de la historia y en función de las necesidades de mercado.

La Escuela de la Bauhaus, en Alemania (1919-1933), fue el inicio de la revolución del diseño orientado a la creación de productos que tuvieran un alto grado de funcionalidad, que cumplieran las exigencias de la producción industrial, que fueran asequibles y respondieran a las necesidades de la sociedad de la época.

Pero hoy en día el diseño plantea un amplio espectro en su aplicación y función.

La función de diseñador no sólo está orientada a los objetos, a su producción o a su comunicación gráfica. El diseño hoy, es una manera de pensar, una forma de proyectar, desde un objeto a un negocio.

La actividad del diseñador nunca ha sido tan ambigua y al mismo tiempo con tantas posibilidades de colaborar en mercados o sectores tan diversos; desde el diseño de un programa informático, hasta el diseño de una actividad turística, y no hablemos del diseño en la restauración.

Desde la formación en diseño hemos ido adaptándonos a los tiempos, a los mercados y a los cambios socio económicos que afectan a las empresas , a los productos y a los servicios.

Diapositiva1
Parte del Dossier de un nuevo modelo de negocio del alumno Diego Bernardreu

 

Los alumnos, que durante cuatro años han sido formados en las disciplinas del diseño y producción  industrial y han adquirido competencias  relacionadas con la cultura del proyecto, también adquieren competencias basadas en la estrategia, la gestión y la innovación.

El diseño de proyectos es la ola del futuro. Se trata de una revolución en los negocios, promovida en buena parte por los adelantos tecnológicos que permiten la resolución rápida de problemas y la búsqueda de alternativas sin realizar grandes inversiones en las compañías.

Diapositiva2
Marca creada por el alumno Andreas Figueres para su modelo de negocio

 

Los diseñadores trabajamos desde  una metodología que precisamente procura dar una mirada diferente a la realidad. El método busca re-enmarcar el abordaje de los problemas para liberar al tomador de decisiones de algunos supuestos convencionales que limitan su imaginación y, en última instancia, su creatividad para encontrar soluciones.

El pensamiento de diseño se basa en el razonamiento abductivo que pretende imaginar un mundo posible sin las restricciones del pensamiento lógico.

El pensamiento de diseño actúa a través de un arduo proceso creativo de descubrimiento centrado en las personas y seguido por ciclos interactivos de creación de prototipos, pruebas y perfeccionamiento. Este proceso no obedece a una dinámica lineal y ordenada en la cual se siguen unos pasos previamente determinados, sino que es un sistema de espacios en los que se desarrollan una serie de actividades relacionadas.

Esta manera de pensar proyecto a proyecto, sitúa al diseñador como eje central de la innovación de productos y servicios, y lo convierte en un candidato capaz de “reinventar la gestión empresarial” para hacer frente a la innovación.

Con estas competencias, los alumnos han sido capaces de desarrollar modelos empresariales innovadores consiguiendo  delimitar los problemas, formular las preguntas apropiadas, generar ideas y elegir las soluciones más adecuadas.

Diapositiva3
Parte del Dossier elaborado por la alumna Verónica Cano en su modelo de negocio

 

2 Comentarios

    • Gracias Héctor.
      Imagino que durante el tiempo que estás en la aventura de generar nuevos negocios a través del diseño habrás podido observar las distintas posibilidades que están en tus manos. Mucho ánimo y adelante!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.